Palermo
Experiencias de los viajeros en Hotel Villa Higeia
Serviajera

Yo creo que no hace falta que el Etna...

Yo creo que no hace falta que el Etna (aunque está en la otra punta de Sicilia) entre en erupción para que todo Palermo se venga abajo. Tal es el deterioro de la fascinante ciudad que si al ‘scirocco’ o al tramontana les da por soplar muy fuerte, la desarman como un castillo de naipes. Todo se tambalea, el barroco, el gótico, el normando (sí, dije bien: Normando), y hasta el sólido aragonés. Atiborrada de palazzi y de iglesias, Palermo debe haber sido grandiosa; hace unas décadas, La Kalsa, uno de sus barrios más típicos, habitado por marineros e inmigrantes, era tan mísero que la Madre Teresa asentó allí una misión. De todas maneras la ciudad es una absoluta pasada y arde de vida. La gente llena las calles, los mercados invaden las plazas y las veredas, y si te descuidas, las ‘vespa’, las bicicletas y hasta algún Fiat con varias décadas en su haber te pasan por encima. Ciudad de la mafia, de inmigrantes de todos los colores, lenguas y religiones, Palermo es como uno de esos espectaculares mosaicos que vi hace menos de dos días en el Museo del Bardo, cuando todavía no había volado sobre el transparente Mediterráneo hacia Sicilia y estaba en la cercana Túnez.
A propósito de este detalle, debo decir que recién durante el vuelo de menos de 1 hora tomé plena conciencia de que el mundo aquí se aprieta: África y Sicilia casi se tocan; Pantelleria, una de las cuatro islas Egadi, aunque italiana, está más cerca de Túnez que de Italia.
Anerol

Palermo es para los viajeros que ven ...

Palermo es para los viajeros que ven más alla de lo que ven sus ojos, si consigues mirar por encima del desorden, de la suciedad de sus calles, de sus perros vagabundos, de esa atmósfera de caos reinante, de ese tráfico sin normas, de sus destartaladas fachadas... Veras una esplendorosa ciudad llena de tesoros, como su genial catedral (una de las más bonitas que he visto en mi vida), su curioso mercado de pulgas, su teatro Massimo, y un sin fin de lugares que apareceran de repente, como olvidados en un rincón... Para mi callejear por sus estrechas calles fue toda una experiencia...
Miguelito

Palermo, capital de Sicilia

Una ciudad con encanto para visitar si viajas al sur de Italia. Culturalmente no es muy rica pero es interesante sus plazas, el teatro, la catedral, el jardín botánico, sus calles, su gastronomía...Etc. Si te gusta el fútbol puedes ir a ver el Palermo, los precios son baratos. Yo vi Palermo-Inter por 30 € y estaba a pie de campo en el gol norte. También tiene unas buenas playas. Desde allí puedes ir a Agrigento, al Etna...Etc.
Teresa Sanz

Hotel villa Higeia :envejecido pero b...

Roberto Gonzalez
Comparte tu experiencia Tus opiniones y experiencias sobre Hotel Villa Higeia ayudarán a otros.
3,50 sobre 5 (6 votos)
RECOMENDABLE