Disfruta más de tus viajes
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
Entrar con Google +
Empezar a colaborar
¿Te gusta Hotel Motherland inn2?
Compártelo con el mundo
¿Dónde quieres ir?

Hotel Motherland inn2

info
reservar
guardar
Guardado

Buscando el mejor precio para tus fechas. Enseguida te mostraremos las ofertas más interesantes

Entrada
Salida
2 huéspedes
  • 1 huésped
  • 2 huéspedes
  • 3 huéspedes
  • 4 huéspedes
  • 5 huéspedes
  • 6 huéspedes
  • 7 huéspedes
  • 8 huéspedes
  • 9 huéspedes
  • 10 huéspedes
Ver ofertas
Buscando el mejor precio para tus fechas. Enseguida te mostraremos las ofertas más interesantes

2 opiniones sobre Hotel Motherland inn2

1
Ver fotos de Carlos Olmo
1 foto

El mejor hostel de la ciudad

Probablemente el único hostel específicamente dirigido a mochileros, ya que el resto de alojamientos baratos suelen ser hoteles chinos sin ningún ambiente. El MI2 está un poco alejado del centro pero a cambio ofrece transporte gratuito a y desde el aeropuerto, que está a casi 45 de la ciudad, así que te ahorrar un dinero en taxi.

El desayuno es el mejor que he tomado en Myanmar, y era mi último día en el país, con pan de molde bueno, café real, y autoservicio!!.

Como saben que muchos viajeros llegan a horas intempestivas por el demencial sistema de transporte en Myanmar, si llegas, como yo, a las 4am y tu habitación no está libre, te dejan dormir en el dormitorio común hasta las 9, y luego te dan tu habitación.

Mi habitación, la 19, 13$ con baño compartido, es quizás una de las mejores, ya q está en la segunda planta, menos ruidosa, y es esquina, con dos ventanales enormes,

La única pega que se le puede poner es que abusan en el cambio si quieres pagar en Kyatt, ya que aunque el cambio en la calle es 1$=800, ellos lo valoran a 1000 porque prefieren que pagues en dólares, así que recomiendo no dejar Kyatt para pagar el alojamiento
Carlos Olmo
3
Ver fotos de Chiara Basso
3 fotos

Come a casa

El Inn Patria 2, Yangon, es un pequeño hostal justo fuera del centro. Muy limpio, dirigido por un grupo de chicas decidieron actitud, suelos de madera, cuarto de baño con ducha habitual que vierte el agua en el suelo, ventanas grandes con vistas a un patio interior. Lo más importante es que no existe un generador de electricidad y por lo tanto 24h24. En frente de la casa de huéspedes separada de la acera por grandes macetas de plantas tropicales, cuatro mesas. Las sillas, como descubrir más tarde a ser la norma en este país son muy bajos en comparación con la altura de las mesas. Usted se sienta y se tiene la impresión de que no está sentado, sino que se está enfrentando la mesa. En este país, donde las personas se sientan en el suelo o en pequeños taburetes de plástico de color, nadie tiene una idea clara de la ergonomía. Veo un grupo de monachelli que pasa por delante de la casa de huéspedes para llenar la bolsa con arroz que los poseedores no tienen cabida en un recipiente grande en la entrada. Observe los coches que pasan raras. Coches birmanos son casi todos de marca japonesa, casi todos los días con saliva, clavado, parcheado, con moretones. Difícil de definir coches. Simulacros coche en su lugar. Todos, sin excepción, tienen el volante a la derecha, a pesar de la circulación respeta la misma dirección que existe aquí. Parece que el general Ne Win, quien hasta su muerte, hace años, dirigió el país inviolable desde el edificio donde vivía, rodeado de magos, videntes y astrólogos tomó la decisión, en el día a día, para acabar con la LHD de herencia anglosajona. Parece que esta decisión fue tomada por sugerencia de uno de sus astrólogos que había prometido la paz y la prosperidad al país si las vidas de las personas, en la vida cotidiana, en todos los aspectos de la vida, había sido favorecido el lado correcto de las cosas. Afirmó que el astrólogo, un poco como algunos políticos hacen hoy en día, que la izquierda estaba mal y el bien derecha. A partir de la decisión de la general y la consiguiente incapacidad de los pobres para hacer cualquier adelantamiento birmano conductores sin poner en riesgo su vida como un juego de ruleta rusa. Sólo tienes que ir por las calles de Birmania sigue siendo un juego de ruleta rusa. Las carreteras, salvo los que cruzan la capital, son virtualmente inexistentes. Las tiras de asfalto, o más bien los parches de asfalto, luna baches, barro, inundaciones, obras viales que van a cada monzón significa que para cubrir cincuenta kilometros a veces puede tardar cinco o seis horas, incluyendo paradas para colmattare en el agujero para empujar el vehículo averiado, para cambiar las ruedas parches más allá de la creencia, para fijar las correas deshilachadas con deshilachados como nylons.

Il Motherland Inn 2, a Yangon, è una piccola guesthouse appena fuori dal centro. Pulitissima, gestita da un gruppetto di ragazze dall'atteggiamento deciso, pavimenti in legno, il solito bagno con la doccia che riversa l'acqua sul pavimento, grandi finestre che danno su un cortile interno. La cosa più importante è che c’è il generatore e dunque elettricità 24h24.
Davanti alla guesthouse separati dal marciapiede da grandi vasi di piante tropicali, quattro tavoli. Le sedie, come scoprirò in seguito essere la regola in questo paese, sono molto basse rispetto all'altezza dei tavoli. Ti siedi e hai l'impressione di non essere seduta ma piuttosto di essere affacciata al tavolo. In questo paese, dove la gente siede per terra o su minuscoli sgabellini colorati di plastica, nessuno possiede una chiara idea dell'ergonomia.
Osservo un gruppo di monachelli che sfila davanti alla guesthouse per riempire la bisaccia col riso che i tenutari hanno posto in una grande ciotola all’ingresso.
Osservo le rare automobili che passano. Le automobili birmane sono quasi tutte di marca giapponese, quasi tutte tenute su con lo sputo, inchiodate, rappezzate, ammaccate. Difficile definirle automobili. Dei simulacri di automobile, piuttosto. Tutte, indistintamente, hanno il volante a destra, nonostante la circolazione rispetti lo stesso senso di marcia che esiste qui da noi. Pare che il generale Ne Win, che fino alla sua morte, anni fa, diresse il paese dal palazzo inviolabile in cui abitava, circondato da maghe, veggenti e astrologi, prese la decisione, da un giorno all'altro, di farla finita con la guida a sinistra di eredità anglosassone. Pare che questa decisione venne presa su suggerimento di uno dei suoi astrologi il quale aveva promesso pace e prosperità al paese se nella vita della gente, nella vita quotidiana, in tutti i versanti della vita quotidiana, fosse stato privilegiato il lato destro delle cose. Sosteneva l'astrologo, un poco come fanno oggi certi politici, che la sinistra era il male e la destra il bene. Da cui la decisione del generale e la conseguente impossibilità per i poveri autisti birmani di effettuare un qualunque sorpasso senza rischiare la propria vita come in una roulette russa. Resta che circolare per le strade birmane è comunque una roulette russa. Le strade, ad esclusione di quelle che attraversano la capitale, sono praticamente inesistenti. Strisce di asfalto, o meglio chiazze di asfalto, buche lunari, fango, inondazioni, pezzi di strada che se ne vanno ad ogni monsone fanno sì che per coprire cinquanta chilometri a volte possano volerci cinque, sei ore, comprese le relative fermate per colmattare le buche, per spingere il veicolo in panne, per cambiare ruote rappezzate all'inverosimile, per sistemare sfilacciate cinghie di trasmissione con altrettanto sfilacciate calze di nylon.
Chiara Basso
Traducir
Ver original
Listo

Información Hotel Motherland inn2

Teléfono de Hotel Motherland inn2
(951)291343 (951)290348
(951)291343 (951)290348
Dirección de Hotel Motherland inn2
No 433, Lower Pazundaung Road,
No 433, Lower Pazundaung Road,
Web de Hotel Motherland inn2
http://myanmarmotherlandinn.com/
ver más