Disfruta más de tus viajes
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
Entrar con Google +
Empezar a colaborar
¿Te gusta Monte Cinto?
Compártelo con el mundo
¿Dónde quieres ir?

Monte Cinto

info
guardar
Guardado

1 opinión sobre Monte Cinto

8
Ver fotos de mmozamiz
8 fotos

Hay una cosa de la que me siento espe...

Hay una cosa de la que me siento especialmente orgullosa de mi viaje a Córcega y es haber subido al monte Cinto. Se trata del monte más alto de la isla, con una altura de 2.710 metros. Puede parecer poco si se compara con montes de la misma altura que hay en otros lugares, pero os puedo asegurar que debido a las condiciones meteorológicas que había y a la época del año en la que lo hice, para mi por lo menos, fue una auténtica proeza y me sirvió para descubrir que lo de escalar puede ser muy interesante (lo del montañismo ya sabía que lo era porque lo he practicado más veces).
Fuimos a Córcega 11 días y nuestro principal reto era poder realizar un tramo de la GR-20 y sobre todo, subir al monte Cinto. El problema fue que todos los días daban mal tiempo, con unas rachas de viento impresionantes y con una alta probabilidad de lluvia. Así que tuvimos que ir retrasando nuestro objetivo hasta el último día, que decidimos intentarlo antes de quedarnos con las ganas.
hay dos formas de subir al monte Cinto, una por Calacuccia, que se trata de una ascensión de unas seis horas aproximadamente desde Lozzi, un lugar que se encuentra justo encima de Calacuccia. Esta ruta es bastante larga pero no tiene mucha complicación, sobre todo si se realiza en verano, Nosotros, no me digáis porqué no decantamos por la otra ruta, que comienza en Asco, en la estación de esquí que hay, y que posee más dificultad ya que en el ascenso se sube una altitud de más de 1.400 metros. La duración de esta ruta también es de unas seis horas como mínimo, así que hay que levantarse muy pronto. A las cinco de la mañana ya estábamos con el ojo abierto para poder alcanzar nuestro objetivo. Sabíamos que al hacer esta ruta en Abril no íbamos a encontrar con algo de nieve, pero lo que no imaginábamos era que iba a estar totalmente cubierto de nieve y sobre todo de hielo desde el principio. Al ir muy pronto, el problema que nos encontramos fue que había muchísimas placas de hielo que había que atravesar con sumo cuidado. Esto nos retrasó bastante, pero finalmente conseguimos atravesar esta parte. (Por cierto, aprovecho para dar las gracias a Laura y a Josep, dos cuchilleros de cuidado que nos ayudaron a hacer la ruta y cuya ayuda fue fundamental para nosotros).
Una vez atravesado el hielo comenzamos a ver la auténtica subida. Se trata de una pala muy vertical repleta de nieve y hielo y que en la época en la que fuimos era imposible hacerla sin ayuda de crampones y piolets. Afortunadamente íbamos equipados y aquí puede estrenarme en eso del piolet, ya que nunca lo había hecho. Me encantó la experiencia por cierto.
Cuando creímos haber llegado a la cumbre nos dimos cuenta de que todavía nos faltaba continuar un tramo más por la cresta para poder llegar al pico más alto, así que finalmente tardamos en llegar algo más de lo que pensábamos y tuvimos que agilizar la vuelta.
Fue una experiencia fantástica que no olvidará. Es algo dura por el hielo con el que te encuentras y es imposible de realizar si no se va equipado, pero merece la pena el esfuerzo cuando llegas arriba, ya que las vistas que se pueden contemplar no tienen palabras, son maravillosas.
En verano el monte cinto es más asequible y puede ser realizado por todos aquellos que tengan una buena forma física, la única condición es ir algo equipados y si se quiere hacer en un solo día levantarse muy pronto, porque son muchas horas de pateo.
mmozamiz
Listo