Disfruta más de tus viajes
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
Entrar con Google +
Empezar a colaborar
¿Te gusta Liubliana?
Compártelo con el mundo
¿Dónde quieres ir?

Liubliana

info
guardar
Guardado

26 opiniones sobre Liubliana

4
Ver fotos de Rodamons
4 fotos

Un encanto de ciudad

LJUBLJANA

La capital de Eslovenia, no llega a los 300.000 habitantes. Es una capital tranquila, lo cruza el río Ljubljana que da el nombre a la ciudad.

Algunos de los edificios destacan por la arquitectura elegante de Joze Pleznik, estilo Art Nouveau.
Cuenta con edificios y esculturas de relieve.

Las dos orillas del río están unidas por artísticos puentes, el Puente de los Dragones es el más famoso.
El río está canalizado y todo el ambiente de la ciudad se concentra en la Plaza Preseren y en ambas orillas del río que están repletas de bares y terrazas que al anochecer se llenan al completo.

Es interesante coger el “Treneto” tren turístico que sube hasta el Castillo de Ljubljana y que permite ver varias edificaciones y monumentos a lo largo de su recorrido.

El Puente de los Dragones es el icono de la ciudad, se construyó para substituir al anterior viejo puente de madera, el puente es de hormigón armado y es de arquitectura modernista, destacable las originales lámparas de la balaustrada.

Iglesia Franciscana de la Anunciación, en la Plaza Preseren. Es de estílo gótico y junto a la basílica está la biblioteca franciscana, importante con sus 70.000 volúmenes, algunos incunables.

La sensación que da la ciudad es muy apacible, extremadamente limpia. Incluso en las horas de la noche cuando hay más ambiente la música de las terrazas están a medio volumen, se habla en general quedamente, sin gritar.

Es una constante que encontramos en toda Eslovenia, es conocida como la pequeña Suiza, no solo por sus paisajes.
' http://www.rodamons.net'
Rodamons
5
Ver fotos de joaquim cubarsi
5 fotos

Alrededor de ljubljanica en su paso p...

Alrededor de Ljubljanica en su paso por el centro peatonal de la ciudad se encuentran los comercios, los bares y las cafeterías de moda de la ciudad.
A las 12 del mediodía los restaurantes van acabando de dejar listas sus terrazas y a las tres lo hacen las cafeterías y los bares de copas que esperan sus primeros tragos alrededor de las 4. Todo ante el tranquilo discurrir del Ljubljanica con las barcas de turistas que recorren su tramo urbano.

Al lado del río también hay quien pasea bajo la columnata clásica diseñada por Plecnik, en Ljubljana todos los monumentos del siglo XX están relacionados con este arquitecto,

Y los dragones (símbolo de la ciudad), no podían faltar los dragones; en sus puentes y en las barandas del río.
joaquim cubarsi
7
Ver fotos de Mano
7 fotos

Ljubljana, encantadora de día y preciosa de noche

Ljubljana es la típica ciudad que durante la mañana vas de un sitio para otro, visitando el mercado, castillo, puentes (puente triple, puente de los dragones, etc), pero sin embargo gana muchísimo más de noche, cuando el sol se oculta y la iluminación de sus calles escasea.
Es encantador recorrer cualquiera de las dos orillas del río, con una iluminación pública insuficiente, y ayudándote de los bares que recorren todo el río con sus velas.

Nota: Al contrario que en España, allí es más barato pedir un taxi por teléfono que cogerlo por la calle (diferencias de 10 euros).
Mano
10
Ver fotos de Agusti Carmona
10 fotos

Ljubljana

Si Eslovenia es un país encantador y tiene muchos rincones que enamoran, Ljubljana no podía ser menos. No me cansaría de pasear por sus calles, visitar su castillo, cruzar sus puentes y tomar sus helados. Si bien sus calles incitan a callejear, salir por la noche a visitar la ciudad es una verdadera delicia.
Tranquila y bella, Ljubljana es la capital ideal para un país enclavado entre los Alpes y el Adriático.
Agusti Carmona
Leer 10 más
Listo
8
Ver fotos de SerViajera
8 fotos

Muchos viajeros se detienen en ljublj...

Muchos viajeros se detienen en Ljubljana en su camino hacia Europa Central o hacia la Europa de los Balcanes sin saber lo que la capital de Eslovenia les depara. La sorpresa que se llevan –¡que yo también me llevé!- es mayúscula. La preciosa y antiquísima ciudad es pequeña, lo que la hace totalmente abarcable e ideal para recorrer a pie. Emplazada sobre el río Ljubljanica, los viejos puentes que lo atraviesan en el casco histórico deparan vistas y rincones inolvidables. Con sus calles empedradas, sus músicos callejeros, sus plazas estrechas y largas, y las terracitas de sus cafés siempre llenas de gente de todas las edades, Ljubljana tiene un aire de varias ciudades que uno ya ha visto. Un poco a Praga, otro poco a Viena, y otro de Salzburgo. Hurgando en la historia de su arquitectura uno entiende el porqué. Como Viena, está salpicada de edificios construidos durante el imperio austriaco de los Habsburgo, de Salzburgo heredó los colores pasteles de sus iglesias, y con Praga la une su pasado medieval. Además de esto, fueron decisivas en la actual urbanización de Ljubljana las obras de Plecnik, un arquitecto esloveno fallecido en 1957 famoso por aportar lo mejor de los estilos de las capitales checa y austríaca.
Como dije, Ljubljana invita a caminar y nada mejor que comenzar por sus mercados. Su Mercado Central o Trznica aúna la arquitectura palaciega y elegante del edificio con el bullicio y colorido popular típico de los mercados. Otro lugar ineludible es la Plaza Vodnikov, emplazada sobre el río, donde diariamente se venden verduras y frutas frescas recién cosechadas.
La ciudad está salpicada de museos interesantes e iglesias de diferentes estilos. La Catedral de Ljubljana, reformada por Plecnik, vale una visita, lo mismo que la Catedral de San Nicolás, un templo construido en el siglo XIII, cuya puerta principal, de bronce, representa los 1250 años del cristianismo esloveno.
Una manera fascinante de descubrir la ciudad es en barco. Las embarcaciones zarpan de la plaza Prasernov, en el corazón del casco antiguo, navegan hacia el precioso barrio medieval de Krakovo, para luego dirigirse hacia Trnovo, donde se levanta parte de la muralla romana del siglo I a.C.
Otro rincón precioso y sugestivo es el castillo medieval que domina la ciudad. El paseo que lleva hacia el promontorio donde está emplazado es bellísimo, sombreado por árboles centenarios y salpicado de flores.
Con este entorno fabuloso, Ljubljana tiene todo para que uno quede encantado. Lo mejor, sin duda, es la vida que late en sus calles.
SerViajera
5
Ver fotos de mmozamiz
5 fotos

La capital de eslovenia, liubliana, e...

La capital de Eslovenia, Liubliana, es una auténtica maravilla tanto por los alrededores que posee como por la ciudad en sí. Se encuentra situada entre los Alpes y el mar Mediterráneo y está bañada por dos ríos, el Ljubljanica y el Sava.
Está muy bien distribuida y nunca da sensación de aglomeración. Arquitectónicamente, Liublina posee una gran mezcla de estilos. Por un lado tiene una gran influencia austriaca que se hace patente sobre todo en la arquitectura alpina de algunos de sus barrios. Otro elemento que destaca es la modernidad de los grandes sectores de la ciudad, que fueron construídos después de la segunda guerra mundial y el encargado de diseñarlos fue el arquitecto esloveno Jože Plečnik.
Pero lo que más llama la atención sin duda es la limpieza que hay por todas partes y el orden que reina en la ciudad. Es algo impensable encontrar un papel por el suelo y parece que todo se ha construido con sumo cuidado. Es una de esas ciudades por las que da gusto pasear.
Una de las partes más bonitas de la ciudad es la ribera del río Ljubljanica. Pasa por el centro de Liubliana y posee varios puentes preciosos que parecen salidos de un cuento infantil. En la ribera podemos encontrar además multitud de restaurantes y bares que están decorados con un gran estilo y ponen terrazas en cuanto sale el sol.
En Liubliana también vamos a poder encontrar muchísimas plazas. Todas están super cuidadas y suelen tener preciosas fuentes en el medio.
Liubliana es una ciudad muy acogedora y sobre todo muy tranquila. Además, la gente es super hospitalaria y siempre está intentado ayudarte. Eso sí, os recomiendo que llevéis calzado cómodo porque tiene muchísimas cuestas.
mmozamiz
11
Ver fotos de Juan Manuel Sole
11 fotos

Ljubljana es una maravilla de ciudad,...

Ljubljana es una maravilla de ciudad, con su inconmensurable castillo culminando su verde, inconmensurable verde, paisaje, con su dragón, símbolo de la capital de Eslovenia, por todas partes… Y con su equipo de fútbol, el mejor conjunto esloveno, el más importante, luchando por volver a recuperar su sitio en el fútbol de ese pequeño y avanzadísimo país.

Pasear por Ljubljana fuera del casco urbano es encontrarte con múltiples y diversas pintadas que reivindican el nombre del Olimpia, equipo dominador del fútbol esloveno hasta hace una década y en los últimos tiempos en horas bajas. Fundado en 1911, el Olimpia fue durante el periodo yugoslavo un asiduo de la primera división, el conjunto que más veces militó en aquella máxima categoría ya extinguida. Con la caída del muro, fue el claro dominador de la naciente liga eslovena, pero el paso de los años le fue debilitando en el plano económico y en 2005 la UEFA, debido a sus graves problemas financieros, le retiró su licencia. Fue el final de un grande que algunos se negaron a aceptar.
Situado en el barrio de Bezigrad, el Olimpia es un orgullo para los ciudadanos de Ljubljana, un símbolo de pertenencia. Por eso cuando desapareció el club, un grupo de valientes luchó por su supervivencia, creando un nuevo equipo, el NK Bezigrad, que comenzó a competir en tercera. En 2007 recuperó su nombre original después de múltiples gestiones y en la anterior campaña consiguió ascender a segunda. Ahora está segundo y se perfila como un claro candidato al ascenso.

Es cierto que el Maribor le ha robado mucho protagonismo en los últimos años, ganando hasta siete ligas consecutivas entre 1997 y 2003. Pero ni aún así se ha debilitado el orgullo de los hinchas del Olimpia. Maribor está a poco más de cien kilómetros de Ljubljana. Entre ambas ciudades se desata una auténtica y radical enemistad que se cristaliza en el fútbol. Por eso para los ciudadanos de Ljubljana es tan importante volver a la elite y competir de nuevo con su eterno rival. Ahora el Olimpia suma cuatro ligas y es el segundo club más laureado; anhela volver a la cima.

Pero sería injusto no mirar al pasado, cuando el Olimpia estuvo en la primera división yugoslava casi veinte años, cuando se convirtió en uno de los mejores equipos del viejo país comunista, cuando incluso llegó a jugar finales de copa, cuando abrigó en sus divisiones inferiores y catapultó al estrellato a futbolistas de la talla de Branko Oblak, un sensacional centrocampista que llegó a ser una pieza básica en la selección yugoslava de los setenta e incluso ganó títulos en un grande continental como el Bayern de Munich.

La historia del Olimpia es mucho más densa que la del Maribor salvo en la última década. La situación actual de los dragones vuelve a esperanzar, porque el equipo está en clara línea ascendente, para decepción del Interblock, un conjunto de reciente creación, procedente de otro que tenía poco peso en la capital, que ha intentado sin éxito suplir el vacío dejado por el histórico conjunto de Ljubljana.

El Interblock, regido por un empresario esloveno de indudable éxito, Joc Pececnik, que ha logrado crear una multinacional líder en creación de máquinas electrónicas para el juego en casinos, se ha convertido en una especie de nuevo rico que ficha a los mejores jugadores del campeonato esloveno. Por ejemplo, en los últimos tres años ha desvalijado al Domzale, ganador de las dos últimas ligas. El croata Dario Zahora, máximo goleador la anterior temporada, el veterano Ermin Rakovic, el extremo zurdo Zeljkovic o una de las piezas básicas del Domzale en la 06/07, el mediocentro defensivo Dejan Gabric encarnan este saqueo de futbolistas procedentes del actual campeón. Y ahí no queda la cosa, porque incluso ha fichado jugadores de relativo nivel que jugaban en ligas bastante superiores como la belga o la rusa.

Sin embargo, el ambicioso Pececnik no se sale con la suya. Por el momento no ha podido conquistar la liga y en esta campaña no es que le vaya excesivamente bien, pues marcha a diez puntos del liderato que ostenta el Maribor. En el plano social tampoco ha logrado desplazar al Olimpia que, cierto es, se ha mantenido muy vivo también por el equipo de baloncesto, que es el deporte nacional de Eslovenia junto al esquí. El dinero puede comprar jugadores pero no el éxito ni el apoyo de una ciudad que sigue rindiendo culto al conjunto que durante muchos años representó con éxito el verde de su ciudad.
Juan Manuel Sole
1
Ver fotos de Bárbara Garelly Lašič
1 foto

Ljubljana, la capital de eslovenia, es una ciudad pequeñita que se visita en muy poco tiempo

Ljubljana, la capital de Eslovenia, es una ciudad pequeñita que se visita en muy poco tiempo. Se puede ir andando a todos lados. A las orillas del río Ljubljanica encontrarás varios restaurantes. Los bares de copas están en la orilla este y hay mucho ambiente en verano en las terrazas
Bárbara Garelly Lašič

No me lo esperaba

Una ciudad preciosa, el castillo, el casco viejo, el mercado...... Todo!!!! La gente muy amable, los precios no son caros. Se ve en un día, eso si, sin entrar a museos. Recomendable 100 x 1000. Tomarse una cerveza o un ice cream en las terrazas de al lado del rio puede ser una buena experiencia en esta acogedora ciudad.
gotzin
2
Ver fotos de martinez
2 fotos
martinez
5
Ver fotos de Robin Bouvier
5 fotos
Robin Bouvier
4
Ver fotos de Mariana Vozone
4 fotos
Mariana Vozone
1
Ver fotos de leelootwo
1 foto
leelootwo
4
Ver fotos de Cristina Favento
4 fotos
Cristina Favento
18
Ver fotos de laurie camous
18 fotos
laurie camous
Listo
Leer 10 más

Información Liubliana