Rosario
Experiencias de los viajeros en Le Gulá
--
Cargando...
Marta Pilar

Ubicado en un exclusivo espacio del ...

Ubicado en un exclusivo espacio del Casino City Center , Le Gulá nos recibió una noche entre Navidad y Fin de Año, en un ambiente elegante y sobrio, con sillones, butacas, mesas y cortinados en tonos marrones y visón. Varios floreros con varas de Lilium blancos arreglaban el lugar dándole calidez e intimidad, acompañando con luces tenues apenas insinuadas sobre mesas y rincones. Un mozo totalmente vestido de negro se acerco con las cartas menú y de vinos y cuando hubimos hecho nuestra elección se acerco el Somelier con una botella de Trumpeter Malbec de Bodegas Rutini. Pedimos como entrada una tabla de ahumados de la Patagonia y mientras la esperábamos nos trajeron a las señoras un trago preparado con wisky, jugo de manzanas y rosso que estaba muy rico y a los señores, en copa de Martini, un trago preparado con vodka, jugo de naranja y otra bebida cuyo nombre no recuerdo, cortando el borde de la copa con una cereza, un platito para cada uno con una milhojas de camarones con crema de hierbas y semillas de lino, adornado con flores de albahaca y una cinta de cibulet. Cuando terminamos esa exquisitez nos alcanzaron la tabla de ahumados que tenía, ciervo, jamón crudo, salame, queso en fetas y salmón, adornado con lechuga morada y almendras. Las salsas para acompañar estaban en vasos semi altos y tenían pasta de garbanzos, crema de berenjenas y tomate criollo, cubiertas con una fina rodaja de Baghete crocante. Como plato principal comimos la sugerencia del Chef que consistía en pato al oporto con una cocción de 16 horas, acompañado con un rectángulo de milhojas rellena de crema de ciruelas, un pincho de brochete clavado con un trozo de manzana rebozada en la milhojas de manzana y jamón cubierta con la salsa de oporto que estaba riquísima pero me fue imposible terminar, si bien di buena cuenta del pato que era una manteca. La otra señora que nos acompañaba comió sorrentinos rellenos de calabaza con almendras cubiertos con crema y almendras fileteadas. El postre consistió en dos cremas de quinotos con raíces de ruibarbo (es una raíz de origen patagónico que se usa para hacer dulces ácidos) un arroz con leche gourmet y una pirámide de crema de limón con dos tejas de chocolate amargo y culi de frutillas y chocolate. El café lo trajeron acompañado de excelentes bombones de chocolate negro y blanco.
El lugar tiene una capacidad para 110 cubiertos y estaba preparado para recibir mesas con numerosas personas, la cava de vinos, con más de 200 etiquetas, son de bodegas argentinas en un 80% en tanto que el 20% restante se divide entre las de Chile y Uruguay. Las 3 horas y media que estuvimos pasaron en un abrir y cerrar de ojos con la atención atenta y pertinente de su personal. Los baños o servicios son iguales en todos los espacios del Casino. Este Restaurante se encuentra abierto de domingo a jueves de 19.30 1; viernes y sábados de 19.30 a 2 de la mañana. En otro lugar del mega edificio pero comunicado con el Casino se encuentra le Hotel Pullman5*
Comparte tu experiencia Tus opiniones y experiencias sobre Le Gulá ayudarán a otros.
5,00 sobre 5 (1 votos)
IMPRESCINDIBLE
Si eres el propietario de Le Gulá, esto te interesa