Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Tzintzuntzán?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Templos en Tzintzuntzán

3 templos en Tzintzuntzán

Templos en Tzintzuntzán
Templo San Francisco
Es el templo franciscano antiguo de Michoacán. Forma parte del conjunto conventual fundado en 1538 a iniciativa de Don Vasco de Quiroga, cuando tomó posesiones de su cargo como Primer Obispo de la región, el Templo, todavía en funciones, junto con el ex convento, la Iglesia de la Soledad, el tempo abierto y el hospital, constituye el principal punto de peregrinación y atracción turística de este pueblo que se encuentra a a orilla del Lago de Pátzcuaro.
Templos en Tzintzuntzán
Templo abierto Tzintzuntzan
Había leído acerca de los "templos abiertos" pero nunca había estado en uno que tuviera todos los elementos que dejan en claro el inicio de la evangelización de los naturales. Al inicio de su labor, los frailes instruían a los indígenas en espacios abiertos, ya que estaban acostumbrados a estos, así que se construyeron "templos abiertos " donde se impartían los sacramentos al aire libre. Este es el primer vestigio de cristianización de los franciscanos en Michoacán; aún pueden verse piedras originales del portal; el edificio hospital que servía de albergue a los catecumenos, la pila bautismal y la Cruz característica de esta orden en los atrios.
Templos en Tzintzuntzán
Templo de la Soledad
Dedicada a la Virgen de la Soledad, este templo forma por un lado, parte del Conjunto conventual franciscano de Santa Ana, y por otro, del formado por el Hospital de Indios y templo abierto. Para llegar a esta construcción que data del siglo XVII, es necesario ingresar al atrio del exconvento y dirigirse a un costado del templo de San Francisco, rumbo al templo abierto. El diseño de la iglesia corresponde al borroco; el cielo está decorado con motivos de "plumas" lo que lo entiendes perfectamente por estar construida para los naturales. Dentro se encuentra la imagen de un Cristo hecho de pasta de caña, que originalmente tenía la rodillas flexionadas sobre un cojin, y al quitarlo da la impresión de que ¨le han crecido", por lo que el pueblo le llama "El Cristo que crece"; también hay algunas pinturas religiosas.