Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Nuweiba?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Playas en Nuweiba

playas en Nuweiba

Playas en Nuweiba
Playa de Nuweiba
(1)
Desde el puerto, a unos tres kilómetros al sur, costeando la playaza de Nuweiba, está el humilde barrio de Al Mazena. Barrio por llamarlo de algún modo, en 2005 era un conjunto de cabañitas de caña, muchas de las cuales se alquilaban, en plan camp-site, a los pocos viajeros que llegábamos por allí. El mayor atractivo de este tramo de playa es la posibilidad de nadar con Oleen y/o Mapsutta (Olín y Massut-ta, los llaman los locales). Dos delfines, madre e hija, que habitaban este trocito del mar Rojo. Todo comenzó a principios de los 90 (aunque hay varias versiones), cuando Abdallah, pescador sordomudo, hizo amistad con Oleen, hembra de delfín despistada de su familia. El beduino le llevaba comida y nadaba con ella. Al contrario de los que algunos podáis pensar, Oleen siempre fue libre, independiente y capaz de cubrir sus propias necesidades. De hecho, cuando en temporada, sus congéneres pasaban por la zona, ella se unía al grupo y se daba una vuelta por alta mar. Pero Oleen siempre regresó a su rinconcito cerca de Abdallah. Esto dió lugar a que, durante algún tiempo, se pudiera disfrutar en la costa de Nuweiba de Oleen y su bebé hembra, Mapsutta, la cual todavía sigue por allí. Según algunos Abdallah y Ollen fallecieron, pero Massut-ta sigue por allí deleitando a los afortunados viajeros. En 2005, yo no encontré a ningún Abdallah, y a ningún sordomudo (tampoco busqué demasiado). Pero sí que había dos delfines, que los beduinos se encargan de alimentar y los llaman Massut-ta y Olin two. Y también de encargan de "vender" la papeleta al viajero. Yo, como una "romántica" decidí "tragármela". Estába abierto de 7:00 a 17:00, y el precio 10 LE (1,40 €), como digo en 2005. Les alimentan a las 8 y a las 13 h. Y, a priori, estos son los mejores momentos para observarlos. Aunque yo diría que, para asegurarse, es mejor estar un poco antes, ya que vienen antes intuyendo el horario. Y, por si alguien se anima, unos consejillos. Lo ideal sería entrar al agua solo, o como mucho dos personas, aunque admiten grupos hasta de 8. Es interesante llevar indumentaria colorida para llamar su atención. Imprescindibles gafas y aletas (a mi el tubo me sobraba). Nada de cámaras subacuáticas con flash, se asustan. Y ponerse a jugar en el agua, es decir, hacer un montón de piruetas, pero nunca violentas, esto despierta su interés lúdico y se acercan para jugar. Yo nunca había nadado con delfines, y menos así en libertad, y puedo asegurar que son enormes y al principio impresiona bastante cuando se acercan y quieren "tocarte". Pasado ese primer instante de "toma de confianza" se pasa un rato de lo más divertido, porque son muy juguetones. Podías estar con ellos en el agua todo el tiempo que ellos quisieran quedarse allí, porque cuando les viene en gana se largan y punto.