Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Dahab?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Playas en Dahab

5 Playas en Dahab

Playas en Dahab
Mar Rojo
(3)
You should check where you'd like to go in order to find a town according to your style.
1 actividad
Playas en Dahab
Blue Hole
(3)
El Blue Hole es una pequeña zona de la costa de la Reserva Natural Ras Abu Galum, en la península del Sinaí. Forma una C y, por su relativo fácil acceso, la han comercializado instalando restaurantes y chiringuitos en plan "chill out" moruno. Hay una plataforma flotante para entrar al mar, dado que la costa está festoneada por afilados corales. Todos los restaurantes alquilan material de buceo y snorkel. Y también todos se hacen cargo de tu bici (si llegas en bici). Está a unos 15 minutos en coche, desde Dahab, o una hora (más o menos) en bicicleta. Atención a los ciclistas, el último tramo es de arena y piedras y se puede hacer pelín complicado. Lo más destacable de este "agujero azul" es su flora y fauna subacuáticas. Me pasé allí horas y horas haciendo snorkel, porque además la temperatura del agua, en Septiembre, era ideal.
1 actividad
Playas en Dahab
Playa de Dahab
Dahab es un pequeño pueblo mochilero de la costa este de Egipto, que da sobre el mar rojo. Es un lugar con muchos hoteles baratos y un ambiente relajado, pero lamentablemente no ha tenido una política de desarrollo muy respectuosa de la costa. Es decir que en el pueblo, hay pocos lugares donde te puedes bañar, y que no son restaurantes o "playas privadas". Si quieres estar en un café, en general la terraza da hacia el mar. Pero si quieres arena, tendrás que salir del pueblo, caminar casi una hora en cualquier dirección, para llegar a una playa digna de este nombre. Hay una parte de playa privada donde alquilan sillas y sombrillas, que es perfecta para los niños, con un mar tranquilo, y está limpia la playa también.
1 actividad
Playas en Dahab
Paseo marítimo
El paseo marítimo recorre toda la ciudad de Dahab, y es peatonal. Hay algunos chicos que van en bici, pero los coches se tienen que desvíar. Abundan los bares, cafés, restaurantes en este lugar. Todos pegados, tienen más o menos los mismos precios, algunos hacen más actividades que otros. No hay muchas partes de playa, porque estos cafés ocupan la parte de la costa, y te presentan su terraza como una playa privada. Son cafés muy agradables, con cojines, hamacas, parecen lounges de playas a la moda. Puedes dar un paseo de casi una hora y de vuelta a tu hotel. Por la noche es lo que hacen la mayoría de los turistas, pasando de un bar a otro. Los chicos en frente de los restaurantes pueden llegar a ser pesados para que vayas a comer en su lugar.
Playas en Dahab
Playa del Cañón
Esta "playa" se sitúa a poco más de 2km al norte del conocido Blue Hole, en la costa egipcia del Golfo de Aqaba. Pertenece a la Reserva Natural Ras Abu Galum. Entrecomillo lo de playa porque en realidad, lo que se introduce en el mar Rojo, es roca repleta de coral, con lo que el calzado protector del pie se hace casi imprescindible, si no quieres dejarte el pellejo, literalmente hablando, para pasto de peces multicolor. Solo es accesible a pie, en dromedario, o vía marítima. A pie se puede acceder, desde algún punto inconcreto y por supuesto sin señalizar, de la carretera costera que une Dahab con Nweiba, o bien, lo que se suele hacer, desde el Blue Hole, en hora larga de caminata costera entre rocas y arena. Los dromedarios tardan lo mismo o más que uno caminando, y hay que contratarlos, podrás hacerlo en cualquiera de los restaurantes del Blue Hole. Yo elegí caminar, tardamos poco más de una hora en llegar, pero fue todo un acierto. En 2005 todavía no iba nadie por allí, tenía que llevarte un local. En la playa hay una pequeña aldea de la tribu beduina Mizena, formada por unas chozas de cañas. Tenían algún dromedario, ovejas y algunas cabras. En una de las chozas que miran al mar, tipo porche, nos "instalamos" para irnos a nadar entre millones de peces de todas las formas y colores. El snorkel y el buceo aquí, son realmente impresionantes (tienes que traer el equipo, aquí no hay nada). Un mizena habló con mi amigo (todavía no controlo el árabe) y tras la conversación el hombre agarra una caña de la choza, le ata un cordel, se acerca a la orilla y, cuando quise darme cuenta tenía un cubo lleno de peces de colorines. Así que ese día me comí a toda la familia de Nemo cocinada en unas piedras sobre la arena. Lo cierto es que da un poco de yu-yu saber que te estás comiendo los peces de una reserva natural, pero está permitido, porque es uno de los poquísimos recursos que les quedan a estas tribus, y la pesca forma prácticamente la base de su alimentación.