Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Komárno?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Monumentos Históricos en Komárno

2 monumentos históricos en Komárno

Monumentos Históricos en Komárno
Rác kert
El Parque “Rác Kert” se encuentra en la zona norte de la ciudad de Komárno, en Eslovaquia. Se trata de uno de los parques públicos más populares de la ciudad, y en su interior se encuentra la famosa “Torre del Agua” que con el paso del tiempo se ha convertido en un símbolo de la región. Construida en el año de 1902, la Torre del Agua de Komárno (“Komáromi Víztorony” en idioma húngaro) es considerada como el punto más alto de la ciudad. Antes de su inauguración, el agua consumida por los habitantes tanto de Komárom en Hungría como de Komárno en Eslovaquia, era proporcionada exclusivamente por el Rio Danubio. Fue el alcalde János Dományi quien trabajó para hacerle frente a la creciente demanda acuífera y ordenó la construcción de una torre en el centro de la ciudad. Hoy en día, la torre puede ser visitada por turistas. Si bien los horarios de apertura no están indicados en la entrada, es posible subir hasta el punto más alto y ver tanto el casco histórico de la ciudad como el Danubio, y Hungría al otro lado del río.
Monumentos Históricos en Komárno
Dostojnícky Pavilon
El Dôstojnícky Pavilon (“Pabellón Oficial” en idioma eslovaco) se encuentra en el casco histórico de la ciudad de Komárno, al sur de Eslovaquia. Su construcción se llevó a cabo entre los años 1858 y 1863 siguiendo los cánones del estilo neogótico. Se trata de un edificio de dos pisos con una terraza al aire libre en el centro. Originalmente, el sitio era utilizado por los oficiales del Ejército Imperial, quienes vivían en el lugar junto con sus familias. En la parte central de la explanada se encuentra un pequeño puente que simboliza la hermandad que existe entre la ciudad de Komárno, en Eslovaquia y la de Komárom, en Hungría. En la actualidad, los antiguos edificios son utilizados como oficinas gubernamentales, aunque el piso inferior está abierto al público en general. Si bien no es considerado un atractivo turístico, el pabellón merece la pena ser visitado tanto por su riqueza arquitectónica como por su simbolismo. Además, su ubicación a apenas pasos tanto de la orilla del Danubio como de la plaza central de la ciudad hacen que no sea demasiado complicado añadirlo a la lista de sitios por ver en un paseo por la ciudad.
Destinos cercanos más populares