¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Orense?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

hoteles con encanto en Ourense

webs+30
    Buscar
    Habitación Huéspedes
    Noche precio por noche
    Filtrar ()
    ordenar
    huéspedes
    mapa
    Ordenar
    Listo
    OFF ON
    Ver precio total

    hoteles romanticos en Orense

    Hoteles en Orense
    Hotel Eurostars Auriense
    La verdad es que cuesta creer que este magnífico hotelazo de 4 estrellas fuera la opción más económica que encontré para alojarme en la ciudad de Ourense en pleno Agosto, pero así fue, y la habitación sólo me costó 52€, incluyendo un extraordinario buffet de desayuno. Lo malo es que se encuentra a las afueras de la ciudad (nos costó encontrarlo, a pesar de que una vez en el centro está señalizado): Para llegar hay que tomar la Rúa de Progreso en dirección a Madrid, y seguir todo recto, pasando un par de pueblitos en los que se encuentran los polígonos industriales. Sólo hay unos 8 Km pero la carretera es bastante mala, con muchas curvas bastante cerradas. Una vez allí, encontramos un edificio grande y moderno, con una fachada combinada de piedra y cristal, rodeado de jardines y de un amplio aparcamiento exterior. El hall era enorme, con múltiples sofás donde sentarse, y hasta un piano; me pareció que estaba decorado con mucho gusto. Junto al lobby había una gran sala, también con sofás, para fumadores; tenía un techo transparente y acristalado, a donde daban algunas de las habitaciones. Los ascensores son panorámicos, con vistas hacia este salón. Tiene piscina exterior, de uso gratuito para los clientes del hotel, con servicio de toallas (también gratuitas), rodeada de césped y con socorrista; uno de los días estuvimos un rato en la piscina y genial, con la solana y el calor que hacía lo agradecimos muchísimo. También había gimnasio, aunque no lo usamos. Habíamos hecho la reserva por internet, así que el chekin fue rápido, y la recepcionista muy amable nos facilitó un callejero de la ciudad y nos explicó un poco dónde estaba la zona para salir a cenar y a tomar algo, e incluso dónde aparcar (el centro es todo peatonal). La habitación era individual, así que era un poco más pequeña de lo normal, pero perfecta. Había el típico mobiliario: Una cama de matrimonio con sus mesitas, el armario empotrado con caja fuerte, una mesa escritorio con la tele y el minibar. Todo muy bonito, en madera oscura. La ropa de cama era un edredón nórdico finito (era Agosto) y las sábanas extremadamente suaves. El baño también pequeño pero funcional, y sobre todo, muy luminoso; tenía su bañera con mampara, lavabo e inodoro, y un surtido completo de amenities, así como secador de pelo (de los buenos). Todo perfecto y súper limpio. Los desayunos (buffet), espectaculares, tanto por la enorme variedad de productos como por la calidad de los mismos y su presentación. Había de todo: Bollería de distintas clases (parecía casera), fiambres y quesos, fruta variada, yogures, zumos (el de naranja era natural), todo tipo de cereales, pastas, distintos tipos de pan... Una de las cosas que me gustaron mucho fue que había máquina de café (tipo Nespresso), así que el café te lo hacías en el momento, y no era de esos malos y aguados que suelen tener algunos hoteles. Genial, nos poníamos las botas! Un hotel más que recomendable, al que volvería seguro, a pesar de tener que estar pendiente del coche para ir al centro ciudad.
    36