MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Ólvega?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Fiestas en Ólvega

fiestas en Ólvega

Fiestas en Ólvega
Fiestas del Cristo de de la Cruz a Cuestas
(1)
Las Fiestas del Cristo de la Cruz a Cuestas de la localidad de Ólvega(Soria) comienzan el 13 de septiembre, se realiza el pregón a cargo de alguna persona querida y apreciada por los olvegueños. Es este primer acto se corona a la Reina y Damas de Fiestas, tradición recuperada hace algunos años. Las fiestas quedan inauguradas tras el chupinazo. Todos los habitantes congregados en la Plaza de España, salen junto con la charanga, peñas, quintos de fiestas, corporación municipal, Reina y Damas de fiestas, gigantes y cabezudos para realizar el recorrido por los terrizos. Destaca el colorido de todas y cada una de las peñas por su particular vestimenta, blusones, chalecos, pañuelos, fajines y pancartas. Continúa este primer día de fiestas con charanga y baile. De madrugada los gaiteros recorren las calles y al amanecer tiene lugar la primera Diana floreada, despertando a los dormilones para tomar moscatel y pastas y luego ir a correr las vaquillas en el esperado primer encierro. Estos actos matinales se repiten a los largo de toda la celebración. El día 14, tiene lugar la procesión, acompañada de la Banda de Música, y la solemne Misa Mayor en honor al Santísimo Cristo de la Cruz a Cuestas. El resto de los días destacan, como siempre, los festejos taurinos y los encierros, pero cada mañana tiene connotaciones distintas. Tras la diversión y el cansancio acumulado de cuatro días de fiesta llega el último. Aquí tiene lugar la tradicional Comida de Hermandad. Es todo un espectáculo ver como más de 2000 comensales se reúnen en la Plaza de España y calle adyacentes para en armonía disfrutar del menú: judías y toro guisado, regado con vino; y para terminar fruta, café, helado y copa. El adiós definitivo a las fiestas se realiza a media noche y la despedida es con bengalas. La Plaza de España es una compacta estrella luminosa, en la que todos los vecinos y forasteros entrelazando sus manos entonan el "Pobre de mí. Hasta las próximas fiestas del Cristo.