MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
Entrar con Google +

Qué ver en Prilep

5 colaboradores
Los destinos más populares

2 cosas que hacer en Prilep

Ciudades en Prilep
Prilep
(1)
Prilep es una ciudad pequeña en la región de Pelagonia, al sur de Macedonia, con una población de unas 80.000 personas. En el centro de la ciudad podemos encontrar la gran torre del reloj, construida en 1858 con dos fuentes en su base, una moderna y otra antigua que servían para lavarse los pies para antes de acceder a la mezquita de la ciudad, ahora en ruinas que se puede encontrar al lado de dicha torre. El minarete de dicha mezquita está muy roto pero todavía se puede encontrar en pie. Podemos encontrar también una estatua de Alejandro III en la ciudad. La ciudad es pequeña pero sorprende. Lo que más me gustó de mi vista fue el mercado que encontramos con fruta y verduras entre otras cosas. Es muy bonito. Y si el tiempo acompaña puedes tomarte algo en alguna de sus encantadoras terrazas.
Iglesias en Prilep
Monasterio de Treskavec
El desvío para llegar al Monasterio de Treskavec está justo antes de llegar a Prilep y viene perfectamente señalizado con su nombre en arábigo. La carretera final de subida es de aúpa con muchísimas horquillas cerradas y es que el monasterio está situado en lo alto de una montaña que es visible desde muchos kilómetros a la redonda. Lo mejor es que la carretera la acaban de asfaltar por lo que aunque compleja no se tarda mucho en llegar. No quiero ni imaginar como sería el camino antes. Al llegar hay un parking en que no hay ningún coche aparcado, pero vemos que la verja de acceso está abierta. Subimos el último tramo a pie. Es increíble la ubicación que tiene el monasterio, es un lugar que parece mágico construido entre rocas enormes, que tienen incluso inscripciones y cincelados. Está claro que estamos ante un enclave histórico de primer orden. Subimos y observamos dos camionetas fuera aparcadas y dos hombres que resultaron ser los restauradores. La puerta estaba abierta y entramos. La sensación que da la iglesia al verla es que no se ha tocado desde que se construyo y ya dentro la solería, los muros y la escasa luz eléctrica y los frescos del s. XV contribuyen a ello. Una auténtica pasada. Antes de entrar en la Iglesia decidimos bordearla. Había dos mastines enormes encerrados en una jaula que lanzaron unos ladridos al vernos que por poco tiro la cámara del susto. Todo tiene un encantó especial, salvo el monasterio que circunda la Iglesia que está totalmente en ruinas. En esto apareció un famoso monje del que había leído en otros foros. Es el único que tiene el monasterio, el único que vive ahí. Y ya nos pusimos ha hablar con él en inglés. En temporada hace de guía a las personas que visitan el monasterio e interactúan con el. Nos contó que el Monasterio ardió en el 2013. Las causas no se saben, pero la propagación se debió a una mala reconstrucción que se hizo en los años 90, y en la que se emplearon materiales muy inflamables, el peor nos comentó que fue la pintura. El Monasterio era usado por personas que peregrinan al lugar y se alojaban en las dependencias, por lo que ya no es posible hospedarse porque ardió entero. A ello contribuyó la dificultad de los habitantes de Prilep para acceder al lugar y contribuir a apagar las llamas. Este es el principal motivo por el que han asfaltado el camino antiguo. Nos contó que la idea es hacer un Museo una vez rehabiliten el lugar, aunque va para largo porque las obras van lentas y están haciendo prospecciones arqueológicas. En este lugar hay un asentamiento desde hace 3.000 años. Tuvo una fortaleza el rey Filipo II de Macedonia, y los muros de la misma se pueden ver en la cocina del Monasterio, a la que le han quitado toda la solería. Hubo una ciudad romana después, habiéndose descubierto ruinas del templo de Apolo. Y desde los alrededores del S. X, hay una comunidad de monjes viviendo aquí, aunque ahora poca comunidad hay. Nos indicaba que vivía en un lugar habitado desde hace 3.000 años y en el que había monjes desde hacía 1.000. El lleva habitando el monasterio como único monje diez años. También nos indicaba que el invierno es duro pero es la época que mas disfruta porque el camino está bloqueado por la nieve y disfruta mas de su vida ascética y ermitaña. Toda una explicación guiada que me hizo disfrutar aún mas del lugar. Tras esto hice un recorrido por los alrededores. Cultura, naturaleza y magia en estado puro es lo que transmite este lugar!! Si podéis, id a verlo.