MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
Entrar con Google +

Qué ver en Kirguizistán

124 colaboradores
Lagos en Song-Kul
Lago Song Kol
(3)
Lagos en Osh
Lago Issyk-Kul
(2)
Lagos en Issyk Kul
Lagos en Song-Kul
Lagos en Narin

48 cosas que hacer en Kirguizistán

Lagos en Song-Kul
Lago Song Kol
(3)
El lago Song Kol o Song Köl está en el centro de Kyrguizstan y es un lugar perdido, inmenso, tranquilo, habitable sólo en los meses de primavera, verano y principios de otoño. El lago es inmenso, y las escasas familias seminómadas se asientan en estos meses con sus yurtas y sus ganados (la famosa oveja de Marco Polo, entre otras), dispersos a su alrededor, con sitio de sobra.... Precisamente algunas de estas familias han habilitado unos pequeños campamentos de yurtas donde los viajeros pueden hospedarse unas noches, como fue nuestro caso. Las yurtas son muy sencillas y todas tienen una estufa de leña dentro... Os aseguro que hace mucho frío, no en vano estamos a más de 3000 m. De altura. Uno se puede preguntar qué hacer en un sitio como éste, rodeado de lomas suaves con hierba rala, altas montañas en el horizonte, y un lago al que no te puedes acercar mucho a la orilla, porque el terreno se vuelve mojado e inestable mucho antes de llegar... Pues además de disfrutar del paisaje, en el campamento o subiendo a las lomas cercanas, además los kirguises te dejan montar sus caballos por un precio razonable. Era la segunda vez en mi vida que montaba a caballo, y agradecida de que estos caballos, similares a los que montan los mongoles, sean algo más bajitos :-)... La experiencia fue preciosa, una vez aprendí cómo hablar a mi montura para indicarle que corriera o que parara, algo básico y no tan fácil... Fue preciosa porque, sin darte cuenta, aunque vayas con un grupito de gente, a nada que te adelantas te das cuenta que tienes toda una extensión abierta para ti, para trotar, correr, andar... La sensación de libertad era grandiosa, preciosa... Puedes oír y sentir a tu caballo, porque además allí no se estilan las sofisticadas sillas de montar de aquí, sino un par de mantitas y poco más... Y el silencio que te rodea, el aire frío y el sol que te permite "estar", son maravillosos. Después, nuestros anfitriones nos demostraron sus habilidades montando, con un juego: Poner billetes en el suelo, y a tan sólo 100 metros, salen a gran velocidad con su caballo, se agachan y cogen el billete! (que además es su premio, claro). Un lugar para no perderse, en el que perderse, aunque es un poquito difícil llegar, merece la pena.
Monumentos Históricos en jivia
Las murallas de Khiva
(1)
Las murallas de Itchan-Kala, el barrio del antiguo oasis de Khiva, alcanzan los 12 metros de altura. Parece increíble, porque parece un "castillo de arena" de suaves pendientes irregulares. Al atardecer, lo mejor es encaminarse por el ancho paseo que recorre buena parte de su exterior. Allí te puedes encontrar con niños amables, que posan encantados para una fotografía... con lugareños matando un cordero ritualmente, o desembocar en el bazar moderno, cuyos puestos de cebollas, sandías, pimientos, tomates, etc., se extienden al pie de la muralla. Entrando en Itchan-Kala, una escena de gran contraste: una boda, con la novia vestida de blanco a la manera occidental, sin despegar los ojos del suelo en un alarde de timidez o quizá de tristeza o de miedo... se recorta en el color ocre de las murallas. La puesta de sol desde las alturas de estas murallas es soberbia, no hay que perdérsela. Desde allí se domina toda la ciudad, el oasis de palmeras circundante, el desierto, y la muralla en sí misma, siempre la muralla.
Valles en Karakol
Karakol Valley
(2)
El Valle de Karakol como el resto del país de Kirguistán no es muy conocido por los viajeros occidentales. Sin embargo, es un lugar que empieza a tener nombre para gente del mundo del Trekking y la montaña. El valle de Karakol se encuentra a escasa media hora en coche de la extraña villa de Karakol. Se puede hacer una excursión de ida y vuelta en el mismo día o un trekking de varios días para llegar a los lagos. La entrada es de pago, unos 5 euros creo recordar. Paisajes espectaculares, verde intenso y ríos con aguas claras, todo ello rodeado muchas veces de caballos y de gentes del campo . Un lugar espectacular.
Lagos en Osh
Lago Issyk-Kul
(2)
El lago Issyk-Kul es uno de los grandes atractivos turísticos de Kirguistán. Se trata del segundo lago de montaña más grande del mundo. Ocupa una superficie muy extensa y desde la mayor parte del lago puedes divisar impresionantes montañas ( muchas veces con sus picos nevados). Como en el resto del país la mejor forma de llegar es en taxi compartido o en bus compartido, desde Biskek salen la mayoría, y dependiendo de donde quieres quedarte te llevara entre 3- 4 horas por ejemplo a Cholpon ata. En temporada de verano ejerce como la " playa de Asia Central", no nos olvidemos que estamos ante la zona del mundo más alejada del mar. Turistass yzbekos, kazajos y kirguizos abundan en esta zona. Es posibl bañarte en verano, pudiendo gozar de un baño rodeado de preciosas montañas a lo lejos.
Jardines en Osh
Parque de Osh en la ribera del AK-Buura
(1)
Una de las atracciones si has llegado a Osh puede ser ver pasar la tarde en el parque, ver como viven los ciudadanos y se divierten acudiendo a las atracciones de feria que se mantienen. El río fluye paralelo y en verano son muchos los niños que aprovechan para bañarse allí y pegarse chapuzones. Del parque lo que llama poderosamente la atención y sorprende a cualquiera es ver a un avión en mitad de todo, se trata de un viejo Yak 40 que muestra parte de la decadencia de lo que fue la poderosa URSS
Monumentos Históricos en Osh
Solomon's Throne, Trono de Salomón
(1)
El trono de Salomón es un lugar de Osh que te permiite tener unas vistas generales de toda la ciudad. Se trata de un pequeño templo que se localiza en la parte superior de una ligera colina, para llegar debes subir durante varios minutos por unas inclinadas escaleras, la entrada al lugar es de pago pero simbólica. Ha sido desde hace siglos un lugar de peregrinaje para los musulmanes.
Estatuas en Osh
Estatua de Lenin
En Asia Central aún quedan reminiscencias de la antigua URSS. Aunque en muchas de las antiguas Repúblicas Soviéticas se han ido eliminando poco a poco estatuas y otros signos, y probablemente seguirán haciéndolo, todavía es posible encontrar alguna gigantesca estatua como esta de Lenin en la ciudad fronteriza de Osh. El día que pasamos por allí, además, se estaban preparando los bailes para celebrar el Día de la Independencia de este país, precisamente bajo la "sombra" de este símbolo. Un poco contradictorio ¿no? :-)
Museos en Karakol
Memorial Przewalski
(1)
Los caminos de la Ruta de la Seda son uno de los grandes lugares que ha visto pasar a exploradores, aventureros, comerciantes y hombres con grandes pasiones por eso del viajar. Sin duda entre ellos hay que nombrar a Nikolai Przhevalski, explorador ruso que hizo varias expediciones por SIberia y Asia Central. En las afueras de Karakol se localiza el museo que le rinde homenaje, el quería que fuera enterrado frente al lago . Hay que destacar que fue la primera persona en catalogar una clase de caballos salvajes ( que ahora llevan su nombre). Para llegar al museo lo mejor es hacerlo en taxi, entrada de pago ( pero simbólica ). En el interior del museo se describen sus viajes, sus exploraciones y sus descubrimientos. Un lugar destacable para aquellos viajeros apasionados que les gusta conocer parte de la Historia y de los grandes exploradores y viajeros que nos precedieron.
Calles en Bishkek
Avenidas del centro Biskek
(1)
La primera impresión que tienes en muchas ciudades de herencia soviética es una frialdad innata que a las primeras de cambio se hagan sitios realmente impersonales. Por alguna razón Biskek puede ser todo lo contrario, o al menos esas fueron mis sensaciones. Es una capital que tiene aires de pequeña ciudad de provincias, sus calles son bastante manejables y sus avenidas gozan de árboles que en muchos casos invitan a pasear y a dejarse llevar por el vagabundeo sin rumbo fijo. Sin duda que no tiene nada que ver con una Osh de la que venía. Un lugar en el que estuve varios días y que me resultó agradable. Paseando tranquilamente puede llegar a algunas agradables calles, rincones, parques, iglesias...
Lagos en Osh
Espectaculares paisajes en la carretera Osh-Biskek
(3)
Si has llegado a Osh y tienes que ir a Biskek es muy probable que lo tengas que hacer en un taxi compartido y con uno de sus alocados taxistas, la otra opción es que vayas en bicicleta y que seas uno de los aventureros cicloturistas recorriendo la Ruta de la Seda. Si lo haces en coche vas a tener un viaje de unas diez horas aproximadamente ( sin contar con los incidentes que casi siempre ocurren en estas carreteras). El trayecto tiene lugar en una carretera que atraviesa algunos de los paisajes mas majestuosos, bellos y remotos que he visto en mi vida: lagos, cumbres nevadas, montañas, nómadas a caballo,yurtas y un largo etc de emociones, momentos, paisajes y lugares memorables. Todo ello a miles de metros de altura y teniendo lugar en un país casi desconocido para el turista occidental. Algunos paisajes de carretera me recordaron a Nueva Zelanda, pero obviamente en un estado mucho mas virginal y alejado del turismo. Un espectáculo fascinante que vas a recordar, al igual que la demencial carretera y forma de conducir de los kirguizos.
Monumentos Históricos en Torugart
Caravasar de Tash Rabat
Tash Rabat es uno de esos sitios perdidos, remotos, y sorprendemente con mucha historia. Se cree que fue construido en el s.XV en la antigua ruta comercial entre Asia Central y China, y fue lugar de descanso para los comerciantes, embajadores, viajeros y peregrinos. No es fácil llegar hasta allí... al final de un angosto valle, a 3.500 m. de altura, cerca de la frontera china de Torugat y al pie de las laderas de las estribaciones de la cordillera del Tian Shan, encontramos esta construcción. Dicen que es la más grande, construida en piedra, de esta época, en toda Asica Central. Sólida, muy simétrica, con una gran sala coronada en cúpula, y aún restos de estucos y decoración que recuerdan a las mezquitas persas. También restos de alguna fiesta de los jóvenes nómadas que por allí campan... Hay un par de campamentos de yurtas para los viajeros, donde pasar una o (mejor) dos noches. Uno de ellos, al pie mismo del caravanserai, aunque nosotros estuvimos en uno regentado por una pareja de rusos y su hijo adolescente, muy agradables, que está después de la siguiente curva, saliendo del valle (no tiene pérdida :-)). El campamento constaba de unas 6 yurtas con capacidad para 8 personas, con tarimas para dormir y estufa para las noches, una de ellas comedor... y aparte una caravana antigua donde ellos duermen y tienen la cocina. De hecho, puedes alojarte con "pensión completa" y la comida estaba muy buena. Además, y es un gran aliciente, justo al lado del río tienen una sauna rusa casera... tened en cuenta que por aquí no hay ningún tipo de baño, sólo el río, y esta es una excelente opción!!! Con una especie de chabola, dividida dentro en una antesala para desnudarte, y la sauna en cuestión, manteniendo el fuego y las piedras calientes, te "azotas" con unas ramas aromáticas, los poros se abren... una delicia, !!! y los valientes, por supuesto, pueden salir corriendo en pelotas a bañarse en el río, para volver y conseguir ese contraste de temperaturas que por lo visto es muy sano (no, yo fui cobarde). Recuerdo que coincidimos con un grupo de franceses... el más joven tenía 70 y pico años, y el mayor algunos más de 80. Sí, hasta allí llegaron, a esa altura. Está claro, no hay edad para viajar :-) En fin que fueron unos días muy agradables, y que el sitio merece mucho la pena por el paisaje, la tranquilidad, lo silencioso..
Plazas en Bishkek
Plaza Ala-Too
(1)
La Plaza Ala-Too, en pleno centro de la capital de Kirguizstan, Bishkek, es la antigua Plaza de Lenin, y aun conserva una estatua de este, señalando con el dedo hacia quién sabe qué... La verdad es que en Asia Central aún quedan muchas reminiscencias de su pasado como Repúblicas de la URSS, teniendo en cuenta que por ejemplo Kirguizstan no lleva más de 2 décadas de recorrido como país independiente. Aquí se ubica el Museo de Historia, antaño el museo de Lenin, un bloque cuadrado con poca gracia. No obstante, alrededor hay unos canales de agua donde el turismo local se refresca en los días calurosos de verano, y sentarte a observar un rato cómo juegan los niños y cómo los padres y abuelos están pendientes de ellos, siempre puede ser placentero. Justo al lado de esta plaza está el Parque de Panfilov, que con este nombre... un sitio plácido donde cobijarse del calor y tomarse un refresco en una de sus terrazas. No os perdáis el cambio de guardia ante la bandera, justo enfrente del museo. Los soldaditos, con su bien estudiado paso de... ¿la Oca? hacen a la perfección su papel. La bandera de Kirguizstan, como ya he contado en algún otro rincón, es roja y con un dibujo que representa el centro del techo de las yurtas, allí donde las varas que componen su estructura se cruzan, y que está siempre al descubierto, para dejar pasar la luz y el humo de las estufas... han querido representar la esencia nómada de este pueblo, no está mal.
Tiendas en Bishkek
Tumar Art Salon
(1)
Tumar en kirguís significa amuleto, y este nombre al parecer le ha dado suerte a esta preciosa tienda que se encuentra en el centro de Bishkek. Con un diseño muy cuidado que llama la atención desde la calle, al entrar en Tumar uno cree estar en algún otro sitio, no en Asia Central. Sus productos, la disposición de estos, la originalidad del lugar, no son muy "estilo kirguís" a pesar de que todos los artículos que en hay en la tienda son hechos de manera artesanal en Kirguistán. Muñecos de fieltro, preciosos shirdaks, elaboradísimos cubrecamas, pulseras, anillos, ropa hecha a mano en talleres kirguisos, cuencos de cerámica, son algunas de las cosas que puedes encontrar en este increíble lugar. Los precios son un poco altos, pero en muchos casos vale la pena pues tiene mucho mérito el proyecto que han realizado para sacar a flote la producción artesanal de Kirguistán. Se puede pagar con tarjetas de crédito.
Mercados en Osh
Jayma Bazaar
(2)
Pasear por los mercados es sin duda una de las grandes experiencias de viajar. Ver la vida y el comercio de la población local es una experiencia vital en cualquier parte del planeta. Los mercados y bazares de Asia Central no se quedan a la zaga y son parte fundamental del viaje por la zona. Osh es un lugar complicado, un cruce de caminos y ciudad fronteriza donde convergen las rivalidades religiosas y étnicas de esta parte del mundo. En los pasados años en esta ciudad ha tenido diversas revueltas populares y enfrentamientos entre las poblaciones uzbeka y kirguiza. Su mercado es de esos lugares fundamentales a visitar en la visita, un mercado humilde en los que te encuentras prácticamente de todo, desde productos alimentarios a productos textiles o casi cualquier cosa para el hogar o la escuela.
Mercados en Osh
Mercado de Oro
El mercado de Osh, ciudad kirguis que está muy cerca de la frontera con Uzbekistán, hay un mercado que se divide en sectores de mercancías. Uno de lo que más me llamó la atención fue el "mercado del oro"... Aquí las mujeres que venden se confuden con las que compran, porque sí, es un mercado fundamentalmente femenino... Las vendedoras llevan las "joyas" (es un oro bajo y muy amarillo, con diseños algo rococó, con perlitas y piedras -falsas?-) colgadas encima, alrededor del cuello y en la mano, y parlotean la mercancía y los precios de salida en voz alta, sentadas aquí y allá, muchas veces en grupos. Las compradoras se pasean, miran, eligen y se sientan, se prueban y comienza el regateo!! Fueron además muy simpáticas y acogedoras con nosotros, y no nos agobiaron intentando vendernos sus joyas. En realidad, estaban bastante concentradas en sus clientas, mujeres de la ciudad y mujeres del campo que se acercan a comprar los días de mercado desde sus campamentos o pueblos.
Mercados en Karakol
Lago Issyk Kul
No tuvimos mucho tiempo para parar, ya que teníamos que volver a la capital, Bishkek, de donde partiríamos rumbo a casa, el final del viaje, pero sí pudimos parar en el mercadillo de pescado de la población más cercana al lago... Efectivamente, esta es una de las riquezas de este lago: hay varias especies endémicas y que están en peligro de extinción por la sobreexplotación. Lo que pudimos ver en el mercado era principalmente la Trucha Sevan, una especie de trucha asalmonada originaria de Armenia y que fue introducida aquí en los años 70. La venden ahumada o seca, y la mayoría de los vehículos que pasaban por allí paraban para comprar unas piezas...
Mercados en Bishkek
Osh Bazar
(2)
El bazar se compone de dos secciones principales, cada una a un lado de la calle Chui. La zona de perecederos queda a la izquierda. Allí se encuentra la carne, verduras, frutas, panes, quesos. Es interesante buscar el salón de bingo, donde los hombres juegan a este juego con granos de maíz señalando sus cartones. En el lado derecho, está el de otros productos, sobre todo para el hogar: cunas para bebés, telas, ferretería, objetos turísticos, material militar y cosas para caballos. En esta zona vale la pena buscar (junto a los zapateros y costureros) las mujeres que echan las tabas para adivinar el futuro.
Senderismo en Sary Tash
Campo Base Pico Lenin
Desde la aldea de Sary Tash, donde dormimos en una casa particular entre alfombras y baúles, un frío amanecer nos saluda. En realidad, el frío nos deja dormir muy poco, así que aprovechamos para salir y admirar el macizo del Pamir, que la noche no nos había dejado ver... Este fue uno de los lugares más fascinantes, uno de los momentos "cumbre" del viaje de la Ruta de la Seda. Desde allí nos encaminamos al Campo Base del Pico Lenin, de 7.134 m de altura, para mi toda una aventura ya que nunca había estado a tanta altura, ni había visitado un "campo base", como los de los documentales del Himalaya y demás... Llegamos hasta allí en el antiguo camión del ejército ruso con el que nos movíamos (y nos movíamos, porque el tema amortiguadores había quedado en el olvido :D). El Pico Lenin es el más alto de la Cresta del Zaaly, en el macizo del Pamir, situado entre Kyrgyzstan y Tadjykistan, y dicen que es la más fácil de escalar, aunque no por eso dejan de ser más de 7000 m y de tener sus complicaciones. La montaña está llena de historias de expediciones fallidas, y de muertes también... En 1974 pereció el equipo ruso femenino, con 8 alpinistas. No llegaron a tiempo a su rescate, a pesar de que estaban conectadas por radio (avisaron ellas mismas), y a través de la cual se oyeron sus últimas lágrimas y palabras de despedida. La mayor tragedia ocurrió en Julio de 1990, cuando un gran terremoto provocó un gran alud, y el campo 2, situado a unos 5300 m fue sepultado por completo. Aquella noche, murieron 45 personas que integraban varios equipos de diferentes países y que se preparaban para salir al campo 3. En septiembre de 2008 (sí, 18 años después), se encontraron casi todos los cuerpos de los desaparecidos. Bueno, pues allí estábamos... el campo base se trasladó hace unos años a un lugar más lejano que el original, para preservar una especie de "cebollas" que crecen en la explanada que hay justo al pie del comienzo a la ascensión, donde una placa y un mojón de piedras con una cruz conmemoran dichas muertes. Allí me quedé, a los pies del Lenin, porque me sentía bastante mareada (subimos sin aclimatarnos, algo común en Kyrguizstan... o vas con mucho tiempo por delante, o subes y bajas alturas con demasiada rapidez), mientras algunos compañeros ascendieron hasta el primer glaciar que hay que atravesar en la escalada de este pico, hasta llegar a los 4000 m. También lo disfruté, no os creáis... el paisaje es soberbio, con los rastros de los grandes glaciares que han retrocedido demasiado rápido en las últimas décadas, aunque siguen colgando de las faldas de estas montañas. El suelo tapizado de hierba corta, además está lleno de las famosas Edelweiss, que ya escasean en los Pirineos. No estaba sola, y decidimos volver sobre nuestros pasos, caminando tranquilamente, hacia el campamento base. Por el camino saludamos a nómadas kirguises que acampan con sus yurtas allí, con su ganado, para pasar el verano. En el campamento base puedes quedarte a comer un plato caliente en la "tienda-restaurante", avisando del número de personas que sois, ellos indicarán cuál es vuestro turno. Las bebidas y demás son un poco caras para los estándares del país, pero ¿quién mira el precio en un lugar donde no hay competencia? :-)