Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Asenovgrad?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Monumentos Históricos en Asenovgrad

monumentos históricos en Asenovgrad

Monumentos Históricos en Asenovgrad
Fortaleza de Assen
Una fortaleza no demasiado conocida que encierra en su interior una joya como lo es la preciosa iglesia de Santa María de Petrich. Al pie de los montes Ródopes, guardando el paso del estrecho desfiladero que se abre camino entre la ciudad de Asenovgrad y el monasterio de Bachkovo, se yergue esta fortaleza encaramada y construida sobre un enorme farallón rocoso, al que se accede por una carretera revirada en cuestión de 2-3 kilómetros. Los restos arqueológicos señalan al siglo IX como fecha de construcción de la fortaleza, fortaleza que se erigió bajo el mandato del imperio bizantino, con la idea de proteger este importante paso hacia el Egeo, así como vigilar las antiguas fronteras del imperio bizantino. Después de diversas reconstrucciones para fortalecer, valga la redundancia, la fortaleza, llevadas a cabo por el zar Ivan Assen II (de ahí el nombre), la construcción cogió unas dimensiones considerables, llegando a ocupar hasta las 1,2 hectáreas del escarpado macizo rocoso sobre la que se encarama, y lució todo su esplendor y fue ocupada hasta 1410. Entre los restos de la fortaleza, destacar la iglesia de Santa María de Petrich, una joya del siglo XII que tras diversas restauraciones ha quedado magnífica. Es recomendable acceder en coche hasta la base del farallón rocoso, pagar la entrada a la fortaleza (ni 2€) y por un sendero esculpido entre las rocas (cuidado que están desgastadas y resbalan bastante), llegar hasta la iglesia, son menos de 5 minutos. Desde allí, con la mirada puesta en la bandera búlgara que corona lo que en su día fue la espendorosa fortaleza de Assen, sólo quedar subir unas cuantas escaleras para llegar al punto más alto de las ruinas. Desde allí, impresiona la vista sobre Asenograv, sobre la propia iglesia convenientemente resguardada detrás de la mole rocosa principal y la frondosidad del desfiladero que se adentras entre los montes Ródopes, repletos de bosques llenos de distintos tonos de verdes. A mano derecha antes de empezar el sendero hacia la fortaleza de Assen, hay un sendero que en 15 minutos desciende hasta una ermita sobre un promontorio rocoso, sinceramente, a no ser que te apetezca mucho andar, su visita no merece mucho la pena. Aconsejable también llevar agua, el día 15 de Agosto sufrimos un calor insoportable, y eso que en lo alto de la fortaleza corría viento, pero entre subir, bajar, etc., la sudada fue de campeonato, y debido a la arboleda y plantas, había bastantes insectos en la zona. Fue nuestro plan alternativo a la visita al monasterio de Bachkovo, que el día 15 de Agosto estaba impracticable por ser festivo nacional en Bulgaria (no pudimos ni aparcar el coche en la carretera), y sinceramente, tanto la fortaleza como la peculiar iglesia, que son Monumento Nacional de Cultura, fueron un pequeño gran descubrimiento que nunca olvidaremos.