Logo minube.
TIPS - actualidad

Los 10 mejores cafés en Viena

cafe landsman Viena los 10 mejores cafés en Viena
Cafe Landtmann, por Simonetta Di Zanutto
Minube

Los cafés en Viena no solo son una manera de pasar el tiempo, sino que son un atractivo más y parte de la cultura de la ciudad. Por eso si buscas que ver en Viena no te puedes perder estos cafés en Viena que harán que quieras volver.

Descubre las cafeterías en Viena

Los cafés en la capital austríaca han formado parte de la cultura y de la identidad de los habitantes durante los últimos siglos, tanto es así, que desde 2011 las cafeterías vienesas son patrimonio inmaterial de la humanidad. Las cafeterías en Viena son pequeños oasis en la ciudad donde habitantes y turistas disfrutan no solo de un agradable momento, sino de toda una experiencia. Por ello, para exprimir al máximo tu viaje a Viena no puedes volver a casa sin disfrutar de un exquisito café acompañado de una deliciosa porción de tarta en alguno de estos cafés que harán que entiendas a la perfección porque son el corazón de la ciudad.

"Llena tus ojos de asombro, vive como si fueras a morir en diez segundos. Mira el mundo. Es más fantástico que cualquier sueño hecho o comprado en en una fábrica" Ray Bradbury

1. Cafe Sacher

El café Sacher, incluido en la lista de lo mejor de Viena, es uno de los rincones que no te puedes perder en la ciudad. Fue fundado en 1876 por Eduard Sacher, quien completó la receta de la famosísima tarta Sacher concebida por su padre, Franz Sacher. En esta cafetería se cuida hasta el más mínimo detalle para que puedas vivir como un miembro más de la clase alta del siglo XIX. Además de su tradicional café, no puedes irte sin probar su tarta Sacher, que compite con otros famosos establecimientos vieneses por ser la mejor de la ciudad. Si buscas donde dormir en Viena tienes que saber que el café Sacher no es solo una cafetería, sino un reconocido hotel.

2. Café Central

El café Central se encuentra en el conocido Palais Ferstel. En la antigüedad fue un importante escenario de la ciudad, ya que acogía a celebridades del calibre de Freud, Trotsky o Altenberg mientras disfrutaban de elocuentes conversaciones y de interminables partidas de ajedrez. Hoy en día no podrás ver el salón original, ya que tras la II Guerra Mundial el café cerró y en su reapertura en 1975 se trasladó a otra estancia del edificio neorrenacentista, pero eso no hace que deje de ser una visita obligatoria en tus vacaciones en Viena. Además de probar su café y de su variedad de tartas, es más que recomendable degustar alguno de los platos de su menú, que son, sin duda alguna, una delicatesen.

3. Café Oper Wien

En el edificio de la Ópera Estatal de Viena encontrarás el café Oper Wien, otra cafetería icónica de la ciudad, que hace de la fusión de la música y su fantástico café una experiencia única. Aquí sus clientes suelen pedir el típico wiener melange, un café típico de Viena bastante parecido al capuchino, ideal para entrar en calor en los fríos días vieneses. Si quieres disfrutar de un momento tranquilo mientras tomas un café y una porción de pastel, es recomendable que evites las horas previas a las actuaciones, ya que suele estar muy concurrido. También es muy alabado por su carta de comidas, en la que encontrarás platos tradicionales vieneses.

4. Pasteleria Demel

Los orígenes de la pastelería Demel se remonta al año 1786, cuando Ludwig Dehne fundó una confitería que rápidamente se vio frecuentada por aristócratas y burgueses que se deleitaban con su café y su gran selección de tartas y sándwich. Años después, Anna Demel adquirió la pastelería, y antes de su muerte, se aseguró de que todo siguiera tal y como había sido hasta entonces. A pesar de que hayan cambiado de dueños, los deseos de Anna Medel se siguen cumpliendo y todo sigue igual que antes de su muerte hace ya casi 70 años. Esta pastelería es una parada imprescindible para los amantes de la tarta Sacher y es que hay quien dice que es la mejor de Viena, estando en una eterna competición con la del café Sacher.

5. Café Landtmann

Si buscas un café famoso en Viena, tines que ir al café Landtmann, inaugurado en 1873 por Franz Landtmann. Es llamado “el café más elegante de Viena” y no es para menos, ya que su interior está declarado patrimonio artístico protegido, lo que no hace que deje de ser un local totalmente acogedor y en el que el servicio al cliente es excelente. En café Landtmann dicen que son un punto de encuentro entre personalidades de diferentes mundos, lo que hace que sea un entorno muy enriquecedor para todos aquellos que quieran visitarlos. Su gran selección de cafés y sus tradicionales tartas son famosas en la ciudad, por lo que es más que aconsejable probar algo de su deliciosa carta, ya sea en su establecimiento y disfrutando de su maravilloso ambiente o usando su servicio de delivery.

6. Café Schwarzenberg

Fueron el señor y la señora Hochleitner quienes abrieron el café Schwarzenberg en 1861, a la par que muchos otros cafés en Viena. A diferencia de otras cafeterías, en Schwarzenberg no se reunían escritores o pintores, sino que era el punto de encuentro de famosos economistas. Tras estar bajo control del Ejército Rojo, y más tarde de la Oficina de Turismo Austriaca, hoy en día está dirigido por Vivatis Grupe, pero sigue manteniendo la esencia de los cafés vieneses. Una de las curiosidades de este café es que, en temporada de baile, ofrece desayunos a partir de las cuatro de la madrugada, conocidos como “desayunos de resaca”. Además, el café Schwarzenberg ofrece a sus clientes diferentes eventos durante todo el año.

7. Alt Wien Kaffee

El Alt Wien Kaffee es uno de los más modernos de la lista, ya que su apertura tuvo lugar poco antes de la II Guerra Mundial, concretamente en 1936 por lo que cuando llegues no encontrarás esa ambientación aristócrata como en el resto de las cafeterías. Lejos de lo que seguramente te esperes, el Alt Wien Kaffee no es famoso por sus cafés y sus pasteles, sino que es conocido en toda la ciudad por hacer el mejor Gulash de Viena. El Gulash es una especie de guiso elaborado con carne, hortalizas y varias especias típico de Europa Central. Sus clientes también destacan que su carta es más económica que en otros cafés de la ciudad. Todo esto hace que sea una muy buena opción a la hora de elegir una café típico de Viena.

8. Cafe Hawelka

Si solo dispones de una jornada en la capital austríaca, en la lista Viena en un día podrás ver que el Hawelka es un rincón indispensable para visitar, aunque entre sus clientes hay muchos más vieneses que turistas. Se inauguró a final de los años 30, por Leopold Hawelka, quien antes había dirigido el Alt Wien Kaffee. Tras su cierre durante la II Guerra Mundial, el Hawelka permaneció abierto hasta hoy. Al igual que otros cafés de la época, hasta la cafetería se acercaban muchos artistas para disfrutar de sus momentos de ocio. Si decides acercarte hasta aquí, tienes que probar la especialidad de la casa conocida en toda Austria, el buchteln, una especie de bizcoche relleno de mermelada y espolvoreados con azúcar glas.

 

9. Bäckerei Schwarz pastelería

Leopold Schwarz fundó esta pastelería en 1903, y fue pasando de generación en generación. Hoy en día puedes encontrar 18 pastelerías repartidas por toda Viena, donde, a pesar de su expansión, siguen ofreciendo productos de alta calidad y muy aclamados por los vieneses. Uno de los favoritos de sus clientes habituales es su nussbrot, un delicioso pan con nueces. Además de una variedad de excelentes panes, podrás disfrutar de comida típica elaborada por algunos de los mejores cocineros de la zona. Cabe destacar el hincapié que hace la clientela en su insuperable servicio, recalcando la amabilidad de todos sus empleados, lo que hace que sea un café en Viena perfecto para pasar un rato maravilloso.

10. Café Savoy

El café Savoy fue instalado en un precioso edificio diseñado por Franz von Neumann en 1896, el Palais Wernburg. En él, además de un selecto café, podrás degustar sus riquísimos platos típicos que elaboran con productos de primera calidad. Podrás disfrutar de una maravillosa decoración barroca, donde los grandes espejos y las pinturas en los altísimos techos son algunos de sus protagonistas y que harán que te transportes al siglo XIX. Se conoce por ser un café gayfriendly y que acoge numerosas reuniones de la comunidad. El exquisito café, la calidad del servicio y el ambiente distendido y acogedor que crean todos sus empleados y clientes de este café harán que desees volver nada más irte.

Sin duda los cafés en Viena son un must que visitar en la ciudad. Échale un vistazo a la lista Ruta del arte en Viena: Art Nouveau y Modernismo para hacer que tu viaje a Viena sea inolvidable.

puente de las cadenas praga,viena y budapest

Europa

Praga, Viena y Budapest

hallstat nutria los pueblos mas bonitos de austria

Austria

Los pueblos más bonitos de Austria