Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Kâmpôt?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Templos en Kompot

templos en Kâmpôt

Templos en Kâmpôt
La Costa de la Pimienta
(1)
La carretera que une la capital Phnom Penh con el sur de Camboya es lo que ellos consideran una highway pero que en realidad resulta una línea de asfalto sembrada de agujeros donde cabrían varias bicicletas. La circulación era escasa, vacas y campesinos que regresaban de sus campos, algunos niños con unformes blancos y auzles que volvían del colegio en sus bicicletas y camiones que levantaban una enorme polvareda a su paso. El viejo taxi circulaba esquivando baches y retumbando en cada acelerón camino de Kampot. A mi lado dos señoras con vistosos trajes de colores que bromeaban sin parar con el conductor. Casi encima de mi rodilla derecha tenía sentado a un adolescente que volvía a su pueblo, con cara seria y un peinado que ya lo quisieran para sí los últimos modernos de Tokio. La mujer de mi derecha no paraba de hablar y contaba fajos de billetes mientras reía a carcajadas. "Le han ido bien los negocios" se dirigió a mi en inglés el pasajero que ocupaba el asiento de copiloto "ha vendido toda la cosecha y vuelve a casa con su familia" ... Marc vivía cerca de allí, había recuperado una de las viejas fincas de pimienta, la famosa pimienta de Kampot de la que se exportaban a comienzos del siglo XX unas 8.000 toneladas y que generó una auténtica "Fiebre de la Piminenta". Cientos de colones franceses, compañías de exportación, comerciantes chinos, todo el mundo quería entrar en el negocio. Miles de hectáreas dedicadas a esta especia que se había convertido en una auténtica joya de la cocina de todo el mudo, tanto que en Francia todos los chefs trabajaban con "Kampot Poivre". ... En una cena con Marc descubrí uno de los platos más suculentos del mundo. Los cangrejos de Kep son algo parecido a la centolla aunque más pequeños, con una carne blanca y sabrosa aderezada con la mejor pimienta que nunca había probado. Antonio Cordero - La Tortuga de Luang Prabang Salud!