MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Navarra?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Ruinas en Navarra

7 ruinas en Navarra

Ruinas en Villamayor de Monjardín
Castillo Villamayor de Monjardín
(2)
Las ruinas del castillo de Monjardín, antiguamente llamado castillo de San Esteban de Deyo, se encuentra en la localidad de Villamayor de Monjardín, localidad al paso del Camino de Santiago, en lo alto de una montaña a 894m. Desde la cumbre las vistas son realmente espectaculares, especialmente en un día de niebla, sobresaliendo sobre un mar de nubes la sierra de Loquiz y Montejurra. Este castillo data del siglo X, perteneció a la familia musulmana Banu Qasi y fue conquistado por el rey pamplonés Sancho Garcés I, que fue enterrado bajo la iglesia del castillo.
Ruinas en Santacara
Ruinas romanas de Santacara
La antigua vía romana que enlazaba Zaragoza y Pamplona pasaba por el desaparecido núcleo de Cara, en cuyos restos se descubrieron algunos miliarios, partes de casas, lienzos de la muralla y alguna calle. Lo que hoy puedes ver apenas te da una idea de la importancia que alcanzó esta ciudad en el pasado. Casas rurales Navarra http://www.Toprural.Com/navarra/casas-rurales-navarra_bd-es-31.htm
Ruinas en Eugi
Ruinas Fabrica de Armas Quinto Real ( Eugi)
(2)
A su paso por el río esta fábrica se ha convertido en un hermoso lugar de verdes sobre piedra y el sonido del agua pasar.
Ruinas en Lodosa
Acueducto de Lodosa
(1)
Vestigios de culturas pasadas.
Ruinas en Mendigorría
Andelos
(1)
La ciudad romana de Andelos tuvo su esplendor en los siglos I y II D.C. Previamente existía un asentamiento de la Edad del Hierro y cuando vinieron los romanos se establecieron allí debido a que estaba en un puntu muy bueno, debido a la cercanía de agua y las fértiles tierras para la agricultura. En la Edad Media se reutilizó la zona y con las piedras se construyó un poblado que finalmente fue abandonado en el siglo XIV, muy probablemente debido a la peste que asoló Europa en aquella época. La ciudad ha sufrido un fuerte expolio en toda su historia, tanto en forma de piedras para construcciones cercanas como de todo lo de valor que estuviera enterrado, además de que se ha utilizado para la agricultura en los últimos siglos. Sin embargo, se puede observar perfectamente toda la estructura principal de la ciudad así como multitud de edificios, calles con aceras, termas, canalizaciones de agua etc. Incluso se encontró un valioso mosaico que se encuentra actualmente en el Museo de Navarra en Pamplona. Junto a la ciudad romana existe casi completo un gran depósito de agua al aire libre y más lejos, a unos 3 km una presa que los romanos construyeron para abastecer a la ciudad. Se trata de una pequeña joya que sorprende por ser en general desconocido para la mayoría de los visitantes. Nosotros lo descubrimos al ver una señalización en la villa de Puente la Reina. La ciudad romana dispone de un pequeño museo con maquetas, objetos y vídeo explicativo y se cobra una entrada de 2 Euros. Merece la pena darse una vuelta y conocer de cerca un lugar con tanta historia!
Ruinas en Liédena
Ruinas romanas
A las afueras de Liédena, junto a la carretera que conduce a Lumbier, se encuentran estas ruinas romanas de los siglos I a IV d.C. Desde aquí, se puede disfrutar de unas vistas a la Foz de Lumbier y a los restos del Puente del Diablo que pasa por encima del río Irati.
Ruinas en Lerga
Abáiz
Para llegar a las ruinas medievales e iglesia de Abáiz, nos dirijimos hacia el frontón de Lerga. Un panel indicativo nos muestra una ruta de 2h30 (9.5km) que podemos hacer en bici. Descendiendo la carretera que pasa junto al frontón, llegamos al primer cruce. Para realizar la ruta propuesta, habría que tomar la pista de la derecha. Nosotros nos decantamos por ir directamente a las ruinas, y nos dirijimos a la izquierda. Enseguida divisamos las ruinas de la iglesia. En el siguiente cruce, tomamos la pista de la derecha, que desciende para luego ascender y enseguida llegamos a las ruinas. Las vistas desde lo alto son una maravilla, Sangüesa al fondo, Eslava de frente, molinos de viento al otro lado y monte por todas partes donde viven jabalíes o corzos. Con mucho cuidado nos adentramos dentro de las ruinas de la iglesia, donde los arcos dejan pasar por completo la luz del sol. Al exterior de lo que queda de iglesia, unas escaleras que descienden a las ruinas del poblado. En la actualidad el cura y el pueblo de Lerga luchan por la propiedad de la iglesia del despoblado de Abaiz. Sea cual sea el veredicto final, esperemos que hagan lo posible por mantener el lugar en condiciones para su visita.