MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Poo de Llanes?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Playas en Poo de Llanes

2 playas en Poo de Llanes

Playas en Poo de Llanes
Playa de Poo
(11)
En nuestro recorrido por el oriente asturiano decidimos pasar el día en alguna playa donde las aguas bravas del Cantábrico no estropearan el bonito día de verano que había salido. Nos aconsejaron la Playa de Poo, un lugar ideal para visitarlo con niños y para disfrutar sacando instantáneas. Cómo la Playa de Poo está a dos kilómetros escasos del pueblo de Llanes nos pareció que era ideal para visitarla y pasar el día en ella. Simplemente hay que tomar la A-8 en dirección a Oviedo hasta la salida 307. Allí, nos encontramos con una rotonda que hay que dejar en dirección Celorio-Llanes. Simplemente hay que mantener la atención y no pasarse la entrada a la Playa de Poo que tiene su cartel indicador. Cuando llegamos a la playa pudimos ver que existía un recinto privado con firme de tierra para aparcar el coche. Nosotros tuvimos la suerte de poder dejarlo un poco más alejado entre las casas que miran hacia el mar. La vista panorámica que hay desde arriba es impresionante y ya nos hizo pensar que esta iba a ser una de las playas de Asturias que más nos gustara. Resulta un rincón muy especial ya que está muy cobijada. Tiene forma alargada donde se ve como un pequeño riachuelo corretea por el barranco y se mezcla con el agua salada. Para los que procedemos del Mediterráneo es un lugar muy curioso ya que según donde te coloques podrás ver en el horizonte el mar o los peñascos cubiertos de vegetación. La playa de Poo es un lugar perfecto para ir con los niños y muy segura ya que no tiene oleaje ni desniveles bruscos cuando está la marea alta. Es una gran piscina natural de aguas tranquilas y transparentes y rodeadas de naturaleza. No solo puedes adentrarte hacia el mar o chapotear en los pequeños charcos que se quedan en la arena cuando la marea está baja si no que puedes pasear por el riachuelo hacia dentro del barranco. Los niños disfrutan mucho en esta playa con sus palas y cubos por todas las pequeñas piscinas naturales que se han ido quedando al retirarse del agua del mar. La primera vez que la visitamos, cómo desconocíamos que ocurría con la marea, nos tocó recoger rápidamente todas nuestras cosas ya que veíamos como el agua se acercaba “amenazadora” hacia nosotros. Volvimos a esta playa de Poo tres veces más, aunque ya nos colocamos refugiados en uno de los peñascos donde habíamos observado que el agua del mar no llegaba hasta allí. Un lugar muy especial que os recomiendo tanto si viajáis con niños como si queréis realizar unas bellas fotografías del entorno.
Playas en Poo de Llanes
Poo de Llanes
No hay nada más bonito