MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Santiago de Cuba?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Museos en Santiago de Cuba

Los destinos más populares

2 museos en Santiago de Cuba

Museos en Santiago
Casa de Diego Velázquez
(1)
Esta casa de 1522, la más antigua de Cuba, fue la residencia oficial del primer gobernador de la Isla. Restaurada a finales de la década de los 60, su fachada de estilo andaluz fue inaugurada en 1970 como Museo de Ambiente Histórico Cubano. La planta baja solía albergar una cámara de comercio y una fundición de oro, y la parte de arriba era donde vivía Velázquez. Hoy día, las distintas estancias exhiben mobiliario y elementos decorativos que datan de entre los siglos XVI y XIX. Los visitantes del museo también pueden ver la casa del siglo XIX de estilo neoclásico.
Museos en Santiago
Museo de la Guerra Hispano-Cubana-Norteamericana
Museo de la Guerra Hispano-Cubana-Norteamericana Este Museo se encuentra a unos 13 kilómetros de Santiago de Cuba, en un paraje conocido como la Granjita Siboney. El Museo contiene utensilios que se emplearon en aquella guerra, armamento recuperado, trajes, obuses, cañones, estadísticas, gráficos. Todo ello que permite tener una amplia visión de lo que fue aquella guerra. Fotografías del buque Maine que en 1898 fue misteriosamente saboteado en la Bahía de La Habana y que sirvió de excusa para que Norteamérica entrara también en guerra con España. Amplia información de las dos contiendas que determinaron el fin de la Guerra y la Capitulación de España. La Batalla de la Loma de San Juan y sobre todo la batalla naval en la Bahía de Santiago de Cuba. La Bahía de Santiago, con su islote en su mitad es una bahía muy cerrada,.El Almirante Cervera con sus buques atracados en el Puerto de Santiago ordenó que éstos salieron a mar abierto, allí esperaba la armada norteamericana y de una manera muy fácil pudo hundir a los barcos españoles que se encontraban en una verdadera encerrona. El Almirante perdió 6 buques, solo se salvó uno, hubo 371 bajas y cayeron 1670 prisioneros. Definitivamente supuso el final de la guerra y la pérdida de Cuba. El Museo es interesante y el encargado hace a la vez de guía dando extensas explicaciones del tema. Al igual que en la Loma de San Juan, lo más interesante es la carga histórica que supone. Una concesión personal, nuestro abuelo fue un sobreviviente de la Guerra de Cuba.