MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Comarca de Santo Domingo de la Calzada?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Monumentos Históricos en Comarca de Santo Domingo de la Calzada

Los destinos más populares

4 monumentos históricos en Comarca de Santo Domingo de la Calzada

Monumentos Históricos en Santo Domingo de la Calzada
Ayuntamiento
(2)
Ubicado en la plaza de España, ocupa parte de la muralla.
Monumentos Históricos en Santo Domingo de la Calzada
Murallas medievales de Santo Domingo de la Calzada
Santo Domingo de la Calzada fue en el pasado una ciudad amurallada. Pedro I de Castilla mandó construirlas en 1367 para protegerse de los envites en las reyertas con su hermanastro Enrique II de Trastamara. 1670 metros de muro y dos metros y medio de espesor fueron la protección de la que dispuso la ciudad. Además, hasta 38 torres de 12 metros de altura y 7 puertas de entrada a la ciudadela completaban la estructura. Siendo este el mayor recinto amurallado que se conserva en toda La Rioja, en la actualidad ya solo quedan unos pocos fragmentos de ésta en diversas zonas de la ciudad. La de la Avenida de Burgos es la zona más extensa de muro que se puede contemplar. Es por lo tanto una muy buena opción dar un paseo por esta zona para entrar al casco antiguo por una zona distinta a la habitual y ver así un ejemplo de esta muralla.
Monumentos Históricos en Santo Domingo de la Calzada
Casa de los Salcedo
Es un palacio barroco del siglo XVIII con tres balcones volados y dos escudos en su fachada, corresponden a las familias Salcedo y Somodevilla, el que está situado a la izquierda, es el del Marqués de la Ensenada. En realidad, aquí no vivió el Marqués, sino su hermana casada con José Antonio de Salcedo y Salcedo, un noble terrateniente, que mandó construir este palacio.
Monumentos Históricos en Santo Domingo de la Calzada
Casa de Lorenzo de Tejada
Es conocida como la casa de los Señores de Cirujeda, ya que durante casi dos siglos se ubicó aquí la farmacia que regentaba la saga de los Cirujeda. Destaca por su gran blasón en la fachada y el alero de madera finamente trabajado. Lástima no poder acceder a su interior, ya que dicen posee una bella escalera decorada con yeserías sobre la que luce una cúpula con frescos.