Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Szentendre?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Jardines en Szentendre

2 jardines en Szentendre

Jardines en Szentendre
Parque Szobor
Con más de 3000 metros cuadrados de extensión, el parque Szorbor de Szentendre es uno de los más grandes de la región húngara de Pecs. Se ubica justo en el famoso “Danube Bend” o (“curvatura del Danubio”), y fue construido para albergar las esculturas realizadas por el escultor Dezső Mészáros. Nacido en Szentendre en el año de 1923, Mészáros creció en el seno de una familia húngara pobre; su carrera como artista comenzó con pinturas que realizaba desde que era niño. Durante su época universitaria, se inclinó más hacia la escultura, que siguió practicando hasta el día de su muerte. Al principio de su carrera como escultor, Mészáros intentó llevar a cabo su trabajo en la Unión Soviética, donde fue rechazado inmediatamente, lo que le causó una gran decepción. Sin embargo, poco después consiguió una beca para estudiar en Roma, donde finalmente se estableció y creó buena parte de su obra. Con el tiempo comenzó a ganar fama fuera de Italia, y su trabajo finalmente fue reconocido en su natal Hungría. Hoy en día, sus esculturas pueden visitarse en varios rincones del país, donde el Parque Szorbor resalta por su tamaño y por haber sido dedicado enteramente al artista.
Jardines en Szentendre
Parque Postás
El Parque Postás se encuentra a orillas del río Danubio, cerca de la ciudad húngara de Szentendre. Es uno de los espacios naturales más bonitos de la región, y durante el verano se convierte en una especie de “playa” tanto para los habitantes del pueblo como para los residentes de Budapest que viajan unos kilómetros al norte para disfrutar de Szentendre y su vida tranquila y relajada. El sitio se encuentra a unos diez minutos de caminata desde la plaza principal de la ciudad. Si vienes en tren desde Budapest, lo único que tienes que hacer es caminar hacia la derecha desde la salida de la estación y en menos de cinco minutos habrás llegado al parque. Dentro del sitio (que es administrado por la autoridad municipal) hay duchas gratuitas y un espacio de estacionamiento. Si bien durante la mayor parte del año el Danubio es bastante frío, el Parque Postás merece una visita aunque sea para pasear y hacer fotografías de los alrededores. Generalmente no hay demasiados turistas en el área (la mayoría visita solamente el casco histórico de la ciudad), por lo que es un buen escape cuando el centro se pone bullicioso, especialmente los fines de semana.