Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Ålesund?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Jardines en Ålesund

jardines en Ålesund

Jardines en Ålesund
Storhaugen park
La mayoría de los visitantes que llegan a Alesund ya sea en la escala de un crucero o como punto de visita de un circuito en coche o en autobús, se desviven por subir al mirador del monte Aksla, que como hemos visto es espectacular y no puede dejar de visitarse, pero tan sólo unos pocos se deciden a aventurarse al otro lado de la ciudad, aquel que mira hacia el oeste. Y es una pena, porque si bien el objetivo sería acercarse al pequeño parque de Storhaugen y subir la pequeña colina que se eleva en su centro para ver la panorámica de 360 grados que aunque menos impresionante es deliciosa, el recorrido hasta que llegamos a él no desmerece para nada al resto de la ciudad. Es fácil llegar hasta él partiendo de la la conocida farmacia del centro y tomando la calle Kirkegata. Durante el recorrido salen a nuestro encuentro valiosos ejemplos de esa arquitectura, la Jugendstil, por la que es tan famosa la ciudad. Edificios de viviendas, que bajo sus ventanas y balcones cerrados albergan tiendas, salas de arte, librerías o pequeños restaurantes. Al llegar al cruce con Aspegata debemos tomar a nuestra derecha, y el desvío no tiene pérdida, ya que nos encontraremos de frente con otra de las preciosas atracciones de Alesund, su iglesia. Se remonta a 1909 y por dentro es una joya llena de frescos y vidrieras que hacen alusión a la navegación, la pesca y la vida en el Mar del Norte. Los jardines llenos de hermosos tulipanes contrastan con el color ocre de la piedra, y le restan frialdad y seriedad a un edificio que también refleja la dureza de la vida en estos pagos noruegos a principios del siglo pasado. Y por fin, al llegar a lo más alto de la calle y tomar a la izquierda la estrecha Markvegen encontramos el parque. Un último trecho de empinado sendero y llegamos a a cima. Desde ella podemos observar una panorámica diferente de la ciudad y sobre todo de las tierras emergidas de Godøya, Valderøya y Ellingsøya. Vale la pena acercarse hasta aquí para escapar de las rutas habituales y conocer la tranquila vida de la hermosa Alesund.