Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta El Port de la Selva?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Iglesias en El Port de la Selva

3 iglesias en El Port de la Selva

Iglesias en El Port de la Selva
Monasterio Sant Pere de Rodes
(13)
Emplazado sobre una sierra desde donde se ve el mar y el pueblo marinero de El Port de la Selva, el Monasterio Benedictino de Sant Pere de Rodes está considerado piedra fundamental de la arquitectura románica catalana. Los orígenes del monasterio se pierden en el tiempo y se confunden con leyendas, aunque hay indicios que remontan su existencia al siglo I. Lo cierto es que Sant Pere de Rodes aparece documentado por primera vez en 878, y durante su larga vida tuvo momentos de esplendor y grandes períodos de abandono. El cenobio es de una innegable belleza, acrecentada por la infinita paz que destila su entorno y su impresionante emplazamiento. Nada como mirar el atardecer desde sus torres: A lo lejos se ve el mar, la silueta oscura y torturada del Cap de Creus, y los pequeños pueblos costeros que como espejos reflejan los últimos rayos del sol.
Iglesias en El Port de la Selva
Iglesia de Santa María de les Neus
(1)
La iglesia de Santa María de les Neus, de época barroca, posee una escultura gótica proveniente del Monasterio de Sant Pere de Rodes. La fachada es parca en decoraciones, blanca y con una torre campanario con reloj. Está muy cerca de la playa.
Iglesias en El Port de la Selva
Iglesia de Santa Elena
(1)
Saliendo del monasterio tomamos el camino hacia el pueblo-aldea de Santa Creu de Rodes. La iglesia es prerrománica, conocida también con el nombre de Santa Cruz de Rodes, su primera construcción puede ser del siglo IX. En el siglo XVI perdió la condición de parroquia y fue en este momento que se puso bajo la advocación de Santa Helena. A finales del siglo XIX se abandonó y estuvo sometida al expolio, como el monasterio. El edificio es uno de los mejores ejemplares del prerrománico catalán. La primera edificación podría ser del siglo IX y estaba formada por un única nave cubierta con envigado de madera. Detrás la cabecera se levantaba un campanario de torre de tres plantas. A mitades del siglo X se construyó un ábside trapezoidal a continuación de la torre, que se tuvo que agujerear. Este ábside está cubierto con bóveda de cañón. También se construyeron dos absidiolas en los muros norte y sur. En el ábside principal encontramos una ventana que exteriormente está decorada con baldosas de color rojo. En el interior de las absidiolas, en cambio, encontramos restos de pinturas murales que formaban una cuadrícula de cuadros blancos y rojos. La reforma más importante tuvo lugar en los siglos XVI y XVII. Se añadieron dos naves laterales y se cubrió todo el templo con nuevas bóvedas, siendo de cañón la principal y de cuarto de círculo las laterales. La torre es el elemento más característico de la edificación. Tiene dos plantas.