¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Maspalomas?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

hoteles 5 estrellas en Maspalomas

webs+30
    Buscar
    Habitación Huéspedes
    Noche precio por noche
    Filtrar ()
    ordenar
    huéspedes
    mapa
    Ordenar
    Listo
    OFF ON
    Ver precio total

    5 hoteles 5 estrellas en Maspalomas

    Hoteles en Maspalomas
    Sheraton Gran Canaria Salobre Golf Resort
    La duda me abruma. No se si ver el hotel Sheraton Salobre como una obra maestra de la arquitectura integrada en el paisaje o como el magnífico hotel al que nos tiene acostumbrados la cadena Starwood, lleno de comodidades, originales espacios y capaz de proporcionar una estancia única e incomparable. Tuve la inmensa fortuna de visitar el hotel gracias a la invitación de Gran Canaria Wellness, que reúne bajo una misma marca a los mejores centros pertenecientes al área de Bienestar, compuesta por trece centros de Spa y Talasoterapia integrados en establecimientos hoteleros de primerísima calidad y un centro de Talasoterapia. El Sheraton Salobre es sin duda el más original de los hoteles de la zona y si lo pienso bien podría decir que de Canarias. El enclave es sin duda uno de los dos secretos, árido, de suave relieve y con unas vistas expectaculares, que recuerdan mucho al paisaje del los desiertos americanos y que sin duda inspiró a los arquitectos del hotel. Y ese es el segundo secreto, la arquitectura. Encomendado el diseño a los prestigiosos Allen+Philp, de Arizona ( http://allenphilp.com/index2.html ) tuvo como condición única e indiscutible el respeto por el medio ambiente y la total integración por el paisaje. El resultado no puede haber sido mejor. Constantemente nos viene a la mente la imagen y estructura de los preciosos hoteles de montaña de Norteamérica que se alternan con el de las haciendas de Nuevo México y Arizona, creando un ambiente cálido y lleno de luz. Esta imagen está reforzada por el uso de una piedra autóctona del Valle de Ayagaures. Los grandes ventanales que miran directamente a las zonas verdes y a los dos campos de golf, los espacios abiertos y de altos techos, la casi inexistencia de pasillos y sobre todo la decoración clara y exquisitamente planificada representan un giro de 360 grados en el diseño de los hoteles actuales. Y es que la decoración, encargada a la prestigiosa interiorista Marta Sanjuan Garcia-Triviño, destaca por la combinación de colores tierra con metales y piedra, no dejando de lado materiales más atrevidos como el plexiglass o la rusticidad de un sencillo pasillo hecho con varas de madera. Todo está estudiado para proporcionar al huésped un entorno lleno de comodidad y sin estridencias que puedan romper la sensación de calma y relax. Y eso se percibe también en las habitaciones, donde las maderas de tonos oscuros contrastan con la blanca lencería o las enormes bañeras con vistas de las suites en un conjunto de lo más armónico. O en el maravilloso y único Sunset Bar, un espacio aparte dentro del hotel donde lo que prima es relajarse bajo el sol canario mientras se toma un snack o una bebida fría en una comodísima cama balinesa. Después de recorrer el precioso hotel, debemos tomar un respiro y alimentar también el cuerpo, por lo que vamos a La Palmera a disfrutar de unas exquisitas croquetas, un fabuloso queso de Valsequillo y un tierno y jugoso solomillo a la parrilla. Para terminar la jornada, el personal del Aloe Spa nos recibe con una cálida sonrisa y tras mostrarnos las instalaciones nos invita a disfrutarlas. Una vez dentro, podremos decidirnos por las duchas heladas revitalizantes, el jacuzzi gigante, el baño de vapor o lo más impactante, la piscina exterior climatizada con un estilo y un diseño único basado en las infinity pools de los resorts de playa, pero con el valor añadido de grandes chorros para masaje y camas con jacuzzi. Para acabar, nada más relajante y sencillo que saborear unas manzanas frescas tumbados en las camas del solarium, mientras nos preparamos para abandonar, no sin gran pena, este oasis de buen gusto y bienestar.
    127,33
    Hoteles en Maspalomas
    Hotel Seaside Palm Beach
    En muchas ocasiones se habla muy a la ligera de cómo la cercanía al cliente es capaz de generar adicción, de qué se debe y qué no se debe hacer, de dónde está el límite, la confianza…He visitado ya sea por placer o por trabajo muchos hoteles en el mundo, y puedo asegurar que en pocos he encontrado la perfección en ese equilibrio entre la familiaridad y el respeto. Y es en Seaside Hotel Palm Beach en Maspalomas, Gran Canaria, donde no sólo podemos hallar ese trato exquisito y formal, cercano pero respetuoso, profesional y continuamente mejorado. No hay que ir mas lejos para percibir un ejemplo de cómo se hacen las cosas a conciencia; como ver a la directora del hotel, que supervisa que cada cosa esté en su sitio, que cuida cada detalle hasta convertirlo en un regalo para ese cliente que cada año vuelve a visitar el hotel porque sabe que cada céntimo de su dinero vale oro en Seaside Palm Beach. Ejemplo que siguen todos y cada uno de sus empleados, desde el amable maletero que viene a nuestro encuentro al llegar al hotel, pasando por el personal de recepción, amable, simpático y de lo más eficiente, hasta la numerosísima plantilla que atiende todos y cada uno de nuestros deseos en los restaurantes y las preciosas zonas de piscina. Pero la perfección no acaba ahí. Continúa con otros detalles igual de importantes y merecedores de todo tipo de elogios. Y vaya si los merece la gastronomía. Un desayuno que no lo mejora ni la mesa del mas grande de los reyes, con un infinito surtido de quesos ( mi pasión), frutas frescas de todo tipo presentada como joyas en una vitrina, un interminable y colorido desfile de zumos recién hechos y mezclados de manera magistral, para deleitar el paladar con su sabor y aroma. Y que decir de las tortitas recién hechas o la tortilla hecha al gusto y delante de nuestros ojos, o un experto cortador de jamón de bellota que en pequeñas lonchas nos regala un pedazo de cielo.. Y claro, sabiendo que muchos huéspedes gustan de probar alimentos del lugar que visitan, el hotel ofrece exquisiteces como la mermelada de plátano e higo, el queso tierno de Guía o la riquísima miel de la isla. El almuerzo en el bar de la piscina supera incluso el desayuno. Primero por su altísima calidad y segundo por la rapidez y eficiencia del servicio. Platos tan suculentos como la sabrosa crema de langosta o las tiernas gambas al ajillo, la sencilla pero exquisita ensalada Cesar o el crujiente de patatas con salmón y pepinillo, unas carnes hechas al punto y que de delicadas se deshacen en la boca, para acabar con una carta de postres en las que las dulces y refinadas tartas son la estrella que ponen punto y aparte a una espectacular comida a orillas de la transparente piscina. Y continúa el altísimo nivel de perfección con un punto que completa el trío de ases de Seaside Hotel Palm Beach. Su privilegiada situación. Recordemos, que el hotel está situado en uno de los más bellos parajes del sur de Gran Canaria, muy cerca de las dunas de la playa de Maspalomas y de la charca que tantas horas y posibilidades para observar y admirar su fauna y flora nos pueden brindar ya que conforman la Reserva Natural Especial de Maspalomas. A un paseo de la playa de apenas 50 metros, ha sido desde su edificación en 1975 y mucho más después de su total y absoluta renovación en años posteriores uno de los referentes del turismo de la isla. Fue un placer conocer las instalaciones de este espectacular hotel y todos sus entresijos con Ulla Isasi, la Sales & Marketing Manager del hotel. Ulla es una persona cercana, amable y sobre todo una profesional que sabe perfectamente hacernos sentir en casa ( al igual que toda la plantilla del hotel). Con ella recorrimos cada rincón de las instalaciones del Seaside Hotel Palm Beach. Como la luminosa recepción, decorada con colores muy llamativos pero perfectamente combinados, muebles de diseño que recuerdan a los años 60 y 70- tal vez en un guiño a los orígenes del hotel y que en principio chocó a los clientes fieles, pero acabaron adorándolo), o la espectacular zona de piscinas, con la impagable sombra del Palmeral de Maspalomas, que engloba una piscina común, y otra exclusiva para adultos, mas una zona nudista, con sauna y solárium, y un gimnasio…..al aire libre! Una idea sencillamente genial. Cerca tiene un espacio reservado a los más pequeños, con guardería y parque de juegos, anexo al restaurante principal cuyo diseño vuelve a retornarnos a los años 60 y 70. Y para acabar encontramos dos puntos clave: las habitaciones y el Spa & Wellness Center. Las habitaciones son puro diseño. Un diseño bien estudiado, combinado y sin estridencias. Pero que enamora desde que traspasamos la puerta. Aquellos muebles que inspiraron los actuales parecen revivir en una suave mezcla de tonos cálidos y luminosos, cabeceros acolchados de líneas curvas que enmarcan unas camas que invitan al descanso. Amplios armarios y aparadores donde guardar todas las ilusiones que llevamos en nuestros viajes y un cuarto de baño donde nos sentiremos como en el mejor de los spas. Las vistas a la piscina y el palmeral o a la estupenda playa de Maspalomas añaden ese valor adicional que tanto valora el cliente del hotel Y con esto saltamos al SPA & Wellness. Aquí encontramos otro equipo de profesionales que nos invitan a ponernos en sus manos para recibir los cuidados, mimos y masajes que sólo ellos son capaces de darnos. Como el Pantai Luar, un masaje muy relajante que nos viene desde el este de Asia usando compactas bolsitas rellenas a base de hierbas con un fragante olor a frutas calentadas en un aceite caliente ( unos 140 ° C ) y una técnica especial de masaje Pantai Luar. El tratamiento influye en los termorreceptores de la piel para activar el mecanismo de auto-reparación del cuerpo, lo que lleva a una renovación celular potente y una gran revitalización que es un efectivo relajante de las tensiones musculares. La liberación de los ácidos de la fruta de los sellos se relaja y se desprenden escamas y células muertas de la piel. Por ello, ésta se vuelve inmediatamente más dispuesta a absorber el aceite, extractos y especias de fruta / hierba de las plantas que están en el sello. Los tejidos de conexión se hacen más firmes y a la piel se le da un cuidado extraordinario con sustancias ricas y valiosas. El Pantai Luar puede ser ofrecido como un masaje de cuerpo completo o sólo de de espalda y cuello. Yo tuve la suerte de que la gran profesional que me lo realizó me dejó todo el cuerpo como nuevo. Para finalizar unas cómodas tumbonas de relax y un té que ponen punto y aparte a un relajante día en el SPA del Seaside Hotel Palm Beach. Podría estar horas hablando de las excelencias del hotel, de cómo el cliente se siente entre algodones, como si todos fuéramos miembros de un club especial de élite, de cómo cada rincón del hotel tiene su encanto especial y único, de su relajada y tranquila ubicación o de su preciosista decoración. Pero creo que lo más acertado es decir que el nombre del establecimiento le viene perfecto: un oasis de lujo entre el gran palmeral y la maravillosa playa de Maspalomas. Simplemente inolvidable pero absolutamente repetible. Seguro que nos vemos allí...
    128
    Hoteles en Maspalomas
    Seaside Grand Hotel Residencia - Gran Lujo
    Como si de un precioso secreto se tratara, el Seaside Grand Hotel Residencia de la cadena Seaside Hoteles parece estar escondido tras los muros de piedra, a salvo de miradas indiscretas, preservando la intimidad de los afortunados huéspedes que lo han elegido como un oasis de tranquilidad y lujo en la Costa de Gran Canaria. De la mano de la encantadora Ulla, del Departamento de Sales & Marketing de Seaside Hotels, entramos en el recinto y lo primero que vemos es un vano de piedra, sencillo pero elegante, con el nombre del hotel que será durante unos días nuestro particular paraíso en la isla. Miembro del prestigioso grupo The Leading Hotels, la discreta entrada apenas puede esconder las maravillas que estamos a punto de descubrir. Nada más entrar nos sumergimos en el mundo del lujo y la elegancia que sólo Seaside es capaz de ofrecer. La recepción, pequeña y exclusiva, ya nos da a entender que no se trata de un hotel masificado, muy al contrario, sólo lo selecto, lo especial y las personas que pueden y quieren disfrutarlo tienen cabida aquí. Un amabilísimo personal de recepción nos sonríe y nos da la bienvenida para hacernos sentir parte esencial del estilo de vacaciones y placer que el Grand Hotel Residencia nos tiene preparado. Justo enfrente se abre un espacio único, iluminado por un techo de cristal que deja pasar la cantidad de luz justa para que quien lo desee pueda sentarse en los cómodos sillones a charlar, leer un buen libro o disfrutar del sonido del agua en la fuente. A su alrededor varias tiendas de artículos selectos nos invitan a hacer algunas compras para completar nuestro equipaje de vuelta. A continuación, y ya entrando al corazón del hotel, varios salones, elegantemente decorados en lujoso " English Country Style", con cómodos sofás, sillones y muebles forrados en exquisitas telas, mesas de nobles maderas y pequeños detalles de muy buen gusto que salpican las grandes estancias y las pequeñas salas de juego y biblioteca (con acceso a Internet). Arriba encontramos el gran comedor con una terraza que da a la piscina y donde ya, desde lejos, el aroma de la cocina captura nuestros sentidos, haciendo que irremediablemente encaminemos nuestros pasos hacia el sencillo y elegante espacio. Tal y como ocurrió en el Seaside Palm Beach, quedamos absolutamente prendados de una cocina delicada y llena de infinitos y sutiles sabores. De aquí pasamos a las habitaciones. Por un lado las dobles, con un acertadísimo diseño de Alberto Pinto que conjuga el buen gusto con los muebles de la más alta calidad, un enorme televisor de pantalla plana Loewe, un lector de cd y dvd, los siempre agradecidos detalles de la fruta, el agua y el periódico diarios, y las amenities del baño de la prestigiosa marca L'Occitane. Por otro las suites, masters y Presidencial, con las mismas características pero esta vez con la marca Bulgari como referencia en el baño y con una estupenda bañera de hidromasaje. El Wellness Center es otro mundo. Un mundo de elegancia superior, de tranquilidad y armonía, no sólo por la paz que se respira, por la luz matizada y evidentemente los tratamientos de belleza y lujo que ofrece (los productos son de Natura Bissé), sino también por la decoración, que nos regala un viaje por los lugares más exóticos del mundo. Desde las cabinas de hidromasaje de clara influencia africana, pasando por el refinamiento oriental con aires árabes de los baños de vapor o la sencillez del más puro estilo minimalista europeo con una predominancia de colores muy cálidos y de maderas nobles. En él podemos disfrutar de tratamientos como el baño turco en el Hamam para una limpieza profunda de la piel y, después, un masaje relajante con aceite de sésamo para su cuidado, o el Diamond Magnetic, una piel brillante por medio de un peeling de polvo de diamantes y una fantástica terapia magnética con masaje revitalizante o quizá prefiramos un tratamiento de recuperación y cuidado, compuesto de un Rasul Oriental, envoltura con crema de Caviar, Shiatsu, tratamiento facial “Hydro-Power” para acabar con el Pantai-Luar. Cuenta con una piscina salada y climatizada a 30 C°, sauna de vapor, sauna, cueva de sal, fuente de hielo y una ducha de sensaciones. Sin duda es la guinda que corona el riquísimo pastel del Seaside Grand Hotel Residencia. Pero eso no es todo. Antes de acabar citar otras dos cartas ganadoras: Una es la enorme y preciosa piscina que es el centro del pequeño y exclusivo complejo, de forma sinuosa y atractiva, cruzada por puentes y con fácil acceso para todos los huéspedes, rodeada de amplias zonas de tumbonas y un bar donde encontrar un poco de sombra mientras tomamos un delicioso combinado o una copa de su excelente vino o el delicado champán que guarda el hotel para disfrute de sus clientes. La otra carta de oro es la cantidad de zonas verdes y arboladas que dan frescura y privacidad a los espacios comunes y sobre todo los pequeños y exclusivos edificios de estilo canario que componen el hotel. Creo que poco más queda por decir. Es tan especial que hay que visitarlo y vivir su experiencia de lujo. Allí nos vemos..
    243
    Hoteles en Maspalomas
    Hotel Melia Tamarindos
    Magnífico hotel a pie de la Playa de San Agustín, en Gran Canaria. El excelente y lujoso Hotel Meliá Tamarindos es idóneo para disfrutar de unos días de descanso en pareja o en familia. Situado en un lugar paradisíaco, el Hotel Meliá Tamarindos cuenta con preciosas habitaciones completas con terrazas con vistas al mar. Además disponen de una enorme y carismática piscina donde refrescarte del sol canario. Para las parejas, el hotel cuenta con el Servicio Real, con el que te mimarán y cuidarán, para que os deleitéis con servicios exclusivos como el solarium, el spa o la terraza con hidromasaje. Lugares que visitar: Dunas de Maspalomas o el Yacimiento Arqueológico de Punta Mujeres.
    88,54
    Hoteles en Maspalomas
    Hotel Palm Beach
    El hotel Seaside Palm Beach se encuentra a 100 metros de la playa de Maspalomas en Gran Canaria. El hotel cuenta con piscina estilo laguna, spa y jardines tropicales. Todas las habitaciones son elegantes y disponen de balcón y conexión Wi-Fi gratuita. Los vistosos interiores retro del hotel fueron diseñados por Alberto Pinto. Además, todas las habitaciones presentan una decoración moderna con uno de los 4 esquemas de colores distintos y disponen de aire acondicionado, TV vía satélite y minibar. Los huéspedes podrán practicar yoga, tenis y aquagym de forma gratuita. Además, el spa cuenta con saunas, una bañera de hidromasaje de agua salada y una piscina climatizada también de agua salada. El complejo también dispone de bar junto a la piscina y salón de cócteles. El Seaside Palm Beach está situado junto a las dunas de arena de Maspalomas y se encuentra a menos de 3 km del campo de golf de Maspalomas. El animado centro de Playa del Inglés está a 4 km.