MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Dongola?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +
¿Dónde quieres ir?

De interés cultural en Dongola

2 de interés cultural en Dongola

De interés cultural en Dongola
Gente de Dongola
Dongola es una de las ciuades más grandes del norte de Sudán y en ella habitan varias tribus, pero la más importante en la de los nubios (es normal porque es una ciudad que se encuentra en las orillas del Nilo, el lugar de residencia de estas tribus). Una de las cosas que más sorprende de esta gente es que están acostumbrados a vivir sin apenas recursos. No te haces una idea de las gigantescas oportunidades que tenemos en los países occidentales hasta que conoces la realidad de pueblos como este. Aquí la gente no suele tener unas grandes ambiciones, se conforman normalmente con poder tener algo que comer cada día, y cuando consiguen alguna cosa a mayores (por ejemplo, cuando a los niños les regalas una camiseta o un caramelo) lo ven como un auténtico milagro, algo impresionante. Esto hace que sean personas super agradecidas. Además, sorprende muchísimo que a pesar de que no tienen casi ni para comer, te ofrecen todo lo que hay, compartir para ellos es una obligación y un placer al mismo tiempo. El momento en el que más de cerca pudimos conocer el carácter y la forma de vida de estas personas fue en el hospital. Nos acercamos hasta este lugar dos días y allí encontramos todo tipo de personas. Es un lugar donde se viven sensaciones muy fuertes, porque, ves como va gente con enfermedades relativamente fáciles de curar y nadie puede hacer nada por ellos porque no tienen medios. Como sólo hay un médico para toda la ciudad, la gente tiene que esperar a que el toque el turno y lo hace en el exterior del edificio, donde se han instalado camas y sillas. El médico es el mismo para todos, tanto para los niños como para los ancianos o las embarazadas, y si te quedas aquí puedes ver situaciones bastante duras. Por ejemplo, el niño que aparece en la foto estaba muy malito, creo que tenía malaria, y nadie podía hacer nada, ni la madre ni el médico. Es algo bastante duro. Eso sí, aquí se toman las cosas con una resignación impresionante y saben aceptar todas las desgracias. Es increíble, de verdad, hay que vivirlo. Para llevar mejor estos momentos, la gente que está esperando se dedica a hacer tés para todos y a charlar de todo un poco. Es una experiencia impresionante que jamás olvidaré.
De interés cultural en Dongola
Encuentro en medio del desierto
Uno de los momentos más especiales que viví en Sudán fue fruto de la casualidad, ya que lo que menos nos esperábamos cuando salimos de Dongola hacia el sur y nos adentramos en el desierto, era encontrarnos con alguien. Pero así son las cosas, cuando estábamos recorriendo los caminos repletos de arena nos topamos con un camión pequeño que se había estropeado. Nada más verlo nos paramos y nos dimos cuenta de que no era un camión normal, estaba pintado con muchos colores que reperesentaban flores. En el camión viajaban varias mujeres, un niño y por supuesto un varón (las mujeres nunca van solas a ninguna parte). Nos dijeros que iban a una boda cuando se les había ponchado una rueda, así que mientras que los chicos que iban conmigo ayudaban al hombre a arreglar el pinchazo (aquí lo de las ruedas de repuesto no existe) yo me dediqué a hablar con las mujeres. Iban vestidas con unos trajes espectaculares llenos de colorido. Para ellos las bodas son uno de los acontecimientos más importantes y todo el mundo se pone los mejores trajes. Además, también se ponen todas las joyas que poseen, normalmente se trata de joyas que han heredado que poseen más valor sentimental que material. Pero lo que más llama la atención son los tatuajes que se ponen las mujeres en algunas partes del cuerpo como las manos. Son tatuajes hechos de hena, por lo tanto de color marrón oscuro, que representan normalmente flores y dibujos geométricos. Son unos dibujos preciosos y les da un toque de femineidad muy grande. Este grupo de personas con las que nos encontramos eran encantadores, no estaban acostumbrados a ver a "blanquitos" y para ellos era todo un acontecimiento. Además, en este tipo de situaciones es donde puedes conocer mucho mejor las costumbres y el carácter de esta gente. A pesar de que estaban solos con nosotros, las mujeres nunca levantaban la mirada y siempre se mostraban tímidas. Son impresionantes las diferencias culturales que encuentras en estos países.
Destinos cercanos más populares