Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Corea del Sur?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Barrios en Corea del Sur

Los destinos más populares

2 barrios en Corea del Sur

Barrios en Seoul
Itaewon-dong
Si hay un lugar cosmopolita en Seúl, ese el el barrio de Itaewon. Lo que comenzó siendo el barrio en el que residían los soldados americanos tras la independencia de Corea del Sur es ahora un barrio en el que cruzarse con chinos, japoneses, turcos, europeos y habitantes de todo el mundo. La razón de que este barrio sea un imán para turistas y expatriados son la cantidad de comercios que hay en él. A sus calles se abren una tras otra tiendas de moda, de antiguedades, de objetos para la casa. Y entre unas y otras, restaurantes turcos, americanos, balineses... Uno puede recorrer el mundo sin salir de Itaewon. La arteria principal es Itaewon-dong. Hasta ella se puede llegar en metro sin problema pues este medio de transporte tiene varias paradas en la avenida. Uno puede dejar la calle para curiosear por las estrechas calles que salen de ella en busca de otras tiendas, de la mezquita principal de Seúl o de bares donde tomar algo. Pero lo que no hay que dejar de hacer es mirar al suelo de la avenida. Sobre ella, cada pocos metros, una placa metálica saluda al viandante en el idioma de un país diferente. Una forma estupenda de aprende a decir hola en un montón de lenguas.
Barrios en Gyeongju
Gyochon Hanok Village
Encontramos este lugar casi por casualidad. Habíamos alquilado unas bicicletas para recorrer Gyeongju y con ellas habíamos llegado al observatorio Cheomsongdae y nos dirigíamos al estanque Anapji cuando este conjunto de hanok se cruzó en nuestro camino. Dejamos las bicis aparcadas junto a otro montón de ellas y nos fuimos caminando a descubrir que encerraba aquel lugar. Lo primero que nos llamó la atención fue la cantidad de jóvenes que iban vestidos con el hanbok, el traje típico coreano, y se hacían fotos acá y allá. Con sus vestidos llenaban las calles de ese bonito barrio de color. Son una puñado las casas que se han restaurado en esta zona. Algunas se han convertido en tiendas, otras son cafés y alguna permanece como ha estado siempre e incluso son varias las generaciones que la han habitado. Aunque no es un gran barrio, si es un agradable conjunto de hanok que se pueden visitar y que dan la posibilidad de conocer la forma de vida tradicional de este país.