Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Hamburgo?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Restaurantes alemanes en Hamburgo

6 colaboradores

3 restaurantes alemanes en Hamburgo

Restaurantes en Hamburgo
Vivet
(2)
En plena Spitalerstraß una de las calles más concurridas de Hamburgo por su carácter comercial encontramos este interesante restaurante que ofrece cocina sobre todo Alemana. Parto de la base de que bajo mi punto de vista de Alemania hacia arriba no se come muy allá, así que no esperes de este local grandes platos ni sabores nuevos, normalmente las carnes son normalillas y las patatas congeladas, si le dan gran importancia a las ensaladas y los productos con que las hacen están bastante bien, casi más que en España, es un sitio de precio medio ideal para comer si estás conociendo los monumentos más representativos de la ciudad, el personal es amable, aceptan tarjeta de crédito y disponen de carta en alemán e inglés.
Restaurantes en Hamburgo
Fillet of Soul
Este es un ambiente muy agradable y muy elegante. Se encuentra en una edificio aparentemente rústico. A tiro de piedra de la galería de arte fotográfico. Cuenta con una gran selección de platos variados. Durante la semana esta lleno
Restaurantes en Hamburgo
Thämer's
El Thämers es un restaurante con toda la esencia alemana sin ser el típico lugar de codillo y goulash. Eso si, la cerveza no falta. Está situado en una plaza muy bonita, Grossneumarkt, con unos cuantos restaurantes y tiendas pintorescas, bancos y, como toda plaza en Hamburgo, un par de estatuas curiosas. Vinimos aquí para hacer tiempo antes de ir al club de jazz Cotton Club, a un par de manzanas y fue todo un acierto. También está cerca de la iglesia de Santk Asgar (el primer católico venido de Roma para convertir a las tribus locales) y de la iglesia de San Miguel, por si te quieres dar una vuelta por la zona. El interior está todo revestido de madera y pintado de colores oscuros, mesas un poco apretadas pero con ventanales grandes que dan mucha luz y amplitud. La comida estaba riquísima. Nada de comida típica ni de comida de otros países, o al menos no muy exagerado. Cada plato que pasaba tenía muy buena pinta y creo que cualquier cosa que hubiera pedido habría estado tan rico como lo que pedí. La hamburguesa tenía una pinta irresistible. Y no defraudó. En vez de estar hecha con carne picada llevaba un buen filete dentro, una salsa riquísima y servida en un plato de madera, original desde luego. Uno de esos rincones que no esperas encontrar y al que merecería la pena volver.