MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta La Rioja?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Abadías en La Rioja

3 abadías en La Rioja

Abadías en Cañas
Abadia Cisterciense de Cañas
(3)
A veces, cuando viajamos dejamos pasar pequeños lugares dejándonos sobrecoger por otros más conocidos, más relatados o simplemente por desconocimiento. Descubrir esta impresionante abadía cisterciense en mi viaje por La Rioja ha sido toda una gratificación. En la carretera entre Logroño y San Millán te encuentras con un letrero que pone "Abadia cisterciense de Cañas", en mi caso el hecho de que mi compañero tenga como primer apellido "Cañas" hizo que el letrero llamara nuestra atención y decidimos visitarla. Con el sobrenombre de "El monasterio de la luz", la abadía enamora desde el primer contacto. La sencillez y sobriedad del cister más auténtico sobrecoge. Tres son los lugares por los que esta desconocida abadía merecería algún reconocimiento más: La Iglesia del más puro gótico-cisterciense con unos ventanales que dejan entrar la luz blanca más pura que he sentido nunca; La Sala Capitular donde se encuentra el sepulcro de la abadesa más reconocida de la Abadía (Doña Urraca), conjunto escultórico sin igual en el arte español y el museo con una sala de reliquias. Mención especial a la guia que nos acompañó durante el recorrido. Una curiosidad, Santo Domingo de Silos nació en el municipio de Cañas.
Abadías en Nalda
Ermita de Villavieja
(2)
Una Ermita bonita y original por su ubicación en lo alto de un cerro, con unas vistas inigualables tanto a los montes de Nalda, a las Peñas de Islallana o a al Valle del Iregua. Quién no ha pasado alguna jornada de su infancia en la casa de Convivencias? Unos jardines y zonas verdes espectaculares. Asadores para poder pasar un día estupendo en un lugar para el recuerdo. A 1 km de la zona urbana de Nalda, el paseo del Camino de la Ermita es uno de los más transitados y tradicionales de la localidad.
Abadías en Cervera del Río Alhama
Ermita de San Antonio de Padua
En el centro de Cervera de Alhama e incrustada entre las viviendas del barrio frente a la gran peña que se levanta en el corazón de esta villa, se encuentra la ermita de San Antonio de Padua. Una fachada de 1882 esconde en su interior un pequeño retablo con más historia aún si cabe, ya que es incluso anterior a la propia ermita: de finales del XVII.