Escribe aquí tu destino
Compartir
¿Te gusta Ciudad del Vaticano?
Compártelo con el mundo
Experiencia
Entrar con Google +
+398
Vaticano Dirección

86 opiniones sobre El Vaticano

En mi último viaje a Roma, estuve sólo d...

En mi último viaje a Roma, estuve sólo dos días de paso para Grecia, por lo que no pude recorrerla de la manera que se merece, por falta de tiempo. Así que decidí para tener un vistazo general en poco tiempo tomar uno de esos ómnibus Hop adn Off, como los que existen en la mayoría de las grandes ciudades del mundo, en los que por un precio bastante acomodado tienes derecho a andar durante 24 hs. Subiendo y bajando las veces que quieras, pues tienen una frecuencia aproximada de 10 minutos , y paradas en los principales sitios de interés turístico. Esta vez tomé uno que patrocinaba el Estado del Vaticano, aunque hay otros, pues tenía un precio promocional de Euros 13 contra 20 o 25 de las otras compañías.

Leer más
+8

La

Excelente

Al Vaticano es fácil de acceder en metro (parada Ottaviano).
He de reconocer que lo primero que me llamó la atención nada más entrar a la plaza de San Pedro fue la majestuosidad del lugar, yo esperaba encontrarme con algo mucho más sencillo, y lejos queda éste lugar de la sencillez. Parte de ello podemos confirmarlo nada más entrar a la Basílica de San Pedro.
Como sitio curioso en la plaza: el centro del Colonnato, entre el obelisco y cada una de las fuentes se encuentra un pequeño disco de mármol con centro de granito, si te paras justo en este punto, verás que las cuatro filas de columnas se funden en una sola.

Leer más
+2

No sólo es religión

Mi entrada al Vaticano la puse en duda, no lo voy a negar. Hacer todo un día de cola para ir a "una iglesia de estructura increíble" no era una opción. De todas formas no la hice, hay muchos tours que te ofrecen a un precio estándar y realmente valen la pena. La parte religiosa poco me interesa, pero cuando entré entendí que no se trata sólo de religión. Es sin duda mucho más que eso: es historia, cultura, arte y geografía.

Por un lado, el hecho de que es otro Estado: tiene sus habitantes, sus gobernantes, sus locales, su plaza, sus museos, su propia moneda e incluso sus propios medicamentos. Sí, hay productos que sólo se consiguen en el Vaticano. Con respecto a la moneda, para los que no lo saben, cambia depende del Papa de turno. En el caso de que no haya uno, la moneda queda vacía, es decir, sin cara. No, no tienen su propia birra, ya lo averigüe. Flojos con eso.

Leer más
+3
¿Conoces este lugar?
Ayuda a otros viajeros a descubrir con tu experiencia y tus fotos