Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Piamonte?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Restaurantes en Piamonte

535 colaboradores

214 lugares donde comer en Piamonte

Cafeterías en Turín
Baratti & Milano
(1)
Ferdinando Baratti y Edoardo Milano abrieron en 1858 una pequeña tienda en la Via de Dora Grossa (hoy Garibaldi) que, por el extraordinario éxito de sus productos, se convirtió en una confitería en la galería Subalpina en1875 y luego, durante la Exposición Universal de 1911, se amplió a un café debajo de las arcadas de la Piazza Castello, donde todavía se encuentra. Restaurado en 2003, ha conservado su estilo Art Nouveau, obra del arquitecto Casanova. Las especialidades de la casa son el chocolate caliente con crema y el "cremino", concebido en 1934: son deliciosos placeres que hacen perder la noción del tiempo, recordando las rimas compuestas por Guido Gozzano: "Yo estoy enamorado de todas las señoras / que comen los pasteles en la confitería / Señoras y señoritas / dedos sin guantes / eligen los pasteles. Cuánto / niñas vuelvan!
Restaurantes en Turín
Roma Già Talmone
(1)
Una de las zonas con más encanto de Turin son los arcos de la via Roma, que es una de las calles principales de la ciudad y una de las más bonitas. Queríamos pararnos a descansar un poco de tanta caminata y tomar un café en algún sitio especial y andando por los arcos, vimos a través del cristal el restaurante-heladeria "Roma Già Talmone". Las tartas tenian todas una pinta impresionante!! Yo me pedí un "Cafe latte" y me pareció super curioso que me sirvieron solo la leche y añadieron luego el cafe ya en la mesa, así que la leche fue cogiendo el color progresivamente, me pareció llamativo e hice una secuencia de fotos.
Restaurantes en Turín
Eataly Torino Lingotto
(5)
Eataly es un complejo de supermercado y restaurantes creado en una antigua fabrica de martini. Es un autentico placer para los sentidos, donde podremos comprar autenticas delicias y comer en sus diferentes restaurantes, de pasta, de carne, de pescado, de verduras, de pizza, o en su vinoteca o en la cervecería. Para mi es como dice mi titulo. Espero que os guste
Restaurantes en Turín
Caffè Al Bicerin
(2)
El local debe su nombre a la célebre y famosa bebida, convertida en una verdadera institución para los turistas y lugareños. El más pequeño y más antiguo Caffè de Italia, de 1763, da a una plaza preciosa y su suelo ha sido pisoteado por grandes nombres como el patriota Silvio Pellico, el compositor Giacomo Puccini, el filósofo Nietzsche, el ministro Cavour, el poeta Gozzano, los escritores Dumas, Calvino y Soldati, y la reina del teatro de revista Wanda Osiris. Aunque en tiempos pasados ​​era indecoroso que las mujeres frecuentaran estos locales públicos, la bondad del Bicerin ayudo a vencer esta resistencia social. Por otra parte, desde mediados del siglo XIX, el restaurante homónimo es propiedad y está operado por mujeres, que han logrado conservar el aspecto original, consagrándose como un punto de referencia de la torinesità. Entrar aquí equivale a sumergirse en el pasado, porque poco han cambiado los paneles de madera, la madera sólida del mostrador es la misma de siempre y también los espejos que muestran signos de oxidación típico de la época Las dimensiones de la sala son igualmente minúsculas, ocho mesas de mármol están flanqueadas con bancos tapizados a lo largo de las paredes, con una suave luz irradiada desde la ventana. Esta popular bebida aún se sirve en vasos transparentes y sin asas para mostrar las capas de lo que está hecho: la densa parte superior de blanca crema de leche flota en el líquido de café caliente que a su vez se posa sobre una base de chocolate. No te lo esperas cuando te lo llevas a la boca, la primera capa es fresca y refresca la boca antes de entrar en la mezcla caliente. Recomendación: NUNCA mezcle los ingredientes de la Bicerin: ¡deben mezclarse en la boca!
Restaurantes en Turín
(3)
Restaurantes en Turín
Gelateria Grom
(5)
GROM: ​​cuatro letras para nombrar a la institución del helado en una ciudad que, en materia de golosinas, especialmente en los dulces, se desempeña como un maestro. Desde 2003, fecha de la apertura de la primera tienda en Turín, esta legendaria heladería de calle lo ha conseguido, teniendo ahora docenas de tiendas en todo el país (una sola en Turín), así como otras tiendas en Malibu, Nueva York, Osaka, París y Tokio . ¿La filosofía detrás de este éxito? Es muy simple: el uso de materias primas de alta calidad, buscadas en todos los rincones del país y del planeta: está el caso del helado de limón Sfusato de Amalfi, de avellana Tonda Gentile Trilobata delle Langhe, de café de Guatemala Genuino Antigua, de melocotón de Leonforte, de pistacho de Bronte, de chocolate de Venezuela, y la mítica "nata como la de antes", como mi abuela la hubiera hecho: los mejores huevos, la crema fresca con un poco de ralladura de limón de Amalfi. Las palabras sobran entre tanta delicia: sólo falta que lo pruebe por sí mismo. ¿Dónde? En la ciudad hay cinco heladerías, tres de ellas en el centro: -Piazza Paleocapa, 1 / D, - cerca de la estación de tren de Porta Nuova, -Via Academia de Ciencias, 4 , entre la Plaza del Castillo y el Museo Egipcio -Via Garibaldi 11
Cafeterías en Turín
Caffè Torino
(1)
El mejor mármol, medallones pintados, la larga barra de madera y mármol, la escalera suntuosa y armoniosa, los espejos dorados: todo ello fue concebido en 1903 en un estilo que a día de hoy aún está lleno de buen gusto. En su día, el local se convirtió inmediatamente en un lugar ideal para la reunión de las figuras culturales del siglo XX, desde Pavese a Einaudi, a De Gasperi. Pero el glamour de los personajes de los años 50 también se pasó por aquí, desde James Stewart, a Ava Gardner (en el momento de su amor con Walter Chiari), a la inquietante Brigitte Bardot. Los muebles siguen siendo los originales y los escaparates son un festín para los ojos, sobre todo en Navidad y Pascua ofreciendo verdaderas obras de arte de la pastelería. El símbolo es, por supuesto, el Toro: la placa de bronce colocada frente a la entrada, que tiene la forma taurina, se dice que es para la buena suerte: hay que estar frente a ella con precisión y despreocupación, calculando bien el ritmo sin parar, como un verdadero turinense.
Interés Gastronómico en Turín
Gelateria La Romana
(5)
Cualquier motivo es bueno para comer helado en La Romana, negocio originario de Rímini que obtiene sin trabajo el primer lugar entre las verdaderas instituciones de Turín. Por lo tanto, si desea celebrar o consolarse, si debe llevar el postre a casa de alguien o simplemente quiere charlar con amigos, sólo tiene que ir y dejarse tentar por los gustos particulares que ofrece. La producción se lleva a cabo en la parte de atrás y el helado se sirve siempre fresco. Tablillas colocadas detrás del mostrador ilustran la elección y es fácil estar indeciso entre pesto de pistacho o la galleta de la abuela (con trozos de galleta dentro), entre el yogurt miel y nuez (¡con miel y nueces!) y Zabajone (cocinado al fuego con la adición de Marsala madurado por 25 años ). Las porciones de conos y copas son proporcionales al precio, las tarrinas pequeñas de "semi-freddo" son deliciosas, el pastel helado es un ejemplo de pastel de fantasía, el panettone relleno en Navidad posee el récord en bondad para el paladar y de maravilla para los ojos.
Restaurantes en Turín
Old Wild West - Area 12
(8)
Cerca de Juventus Stadium, a las afueras del centro comercial Area 12, se encuentra la Steak House Old Wild West, que es parte de una cadena con locales en toda Italia. Aquí se pueden comer hamburguesas grandes con generosas porciones de papas fritas, filetes gruesos y deliciosos postres. Se respira un ambiente del Viejo Oeste. Es una gran alternativa a los bares habituales o a los puestos típicos que se encuentran al salir del estadio.
Cafeterías en Turín
Gelateria Pepino
Ampliamente conocido por todos gracias a El Pinguino, el primer helado en palo del mundo patentado en 1939, la Gelateria Pepino inició su actividad en 1884. En ese año, el heladero napolitano del mismo nombre se estableció en Turín, llevando consigo a su familia y su arte. Aquí abrió un local que se convirtió en un símbolo de la gran pastelería fría. Un cambio de propietario en 1916 dio un nuevo impulso a la heladería, que ganó 4 reconocimientos reales y fue nombrado "Proveedor de la Casa Real." Actualmente, con el cambio generacional en la gestión del negocio, la Gelateria se dedica a la investigación de nuevas especialidades. El local mantiene la gracia del pasado, sentarse en una de sus mesas es una inmersión en la historia, incluyendo los muebles y espejos que han visto el paso de muchos codiciosos.
Restaurantes en Turín
Steamboat
¡No podíamos dejar Turín sin probar una pizza! Nos fijamos en el restaurante Steambot que, como su nombre indica, se asemeja a un barco con ventanas en forma de ojo de buey y con toda su arquitectura de madera. El menú no está muy ligado al mar que hay a su alrededor, sino más bien a Italia, con pizzas muy sabrosas y no demasiado caras que se pueden compartir fácilmente. También se pueden comer otros platos típicos de Italia
Restaurantes en Turín
Spesa alla Spina
(1)
Podríamos traducir literalmente el concepto del negocio, que ofrece sus productos a granel. De hecho, en la Spesa alla Spina, situada en la divertida Via San Tommaso, se puede comprar pasta, arroz, trigo, azúcar y todo tipo de productos al peso: solamente hay que abrir una pequeña válvula que libera los productos en la bolsa. Es perfecto para ahorrar dinero, comer orgánico ¡y llevarse consigo un recuerdo de Turín no demasiado pesado!
Restaurantes en Turín
La Locanda del Sorriso
En Turín, varios restaurantes recomendados por la oficina de turismo han decidido ofrecer a sus clientes el menú gourmet para descubrir la cocina gourmet regional. La Locanda del Sorriso es uno de ellos. Elegimos el conejo, los ñoquis con queso de cabra y un pastel de chocolate, entre otras delicias. El precio es muy asequible. El ambiente y el servicio son impecables, lo que lo convierte en un lugar ideal para una noche de diversión.
Cafeterías en Turín
Caffè San Carlo
(1)
Ubicado en la esquina de ‘Salotto d’Italia", hay dos pequeños escalones y dos pequeñas puertas que permiten el acceso a este café, capaz de sorprender cada vez por el esplendor que lo caracteriza. Fue inaugurado en 1822 y aún conserva su mobiliario original. Su disposición (grande a la entrada, y más concentrada en la parte posterior) fue el escenario de un experimento en 1823, cuando llegó la iluminación a gas ya que fue la primera vez que se instalaba en un lugar público en Italia. Roccaforte del Risorgimento, recibió a D'Azeglio, Cavour, Lamarmora, Rattazzi y Giolitti. Entre su terciopelo rubí, Crispi convenció a la izquierda para intervenir en África y Gramsci tuvo la idea de crear "El Nuevo Orden". Bajo su estuco dorado, Alejandro Dumas probó su primer bicerin. Entre el aspecto suave de las estatuas en las paredes, el Almirante Cigni y el Duque degli Abruzzi concibieron la expedición ártica de 1899 con la Estrella Polar. También pararon personajes culturales como Einaudi, Croce, De Amicis, Casorati, Gobetti, Medardo Rosso y Bontempelli.
Restaurantes en Turín
Imbianchini e Decoratori
(1)
A los pies de la colina de Turín, la trattoria Decoratori e Imbianchini es un oasis de tranquilidad en donde se puede almorzar y cenar en paz. Fundada como Cooperativa di Consumo e Mutua Assistenza, categoría de la cual toma el nombre, el mobiliario es original y data de 1883. Sillas y mesas de madera con aspecto sencillo pero elegante. El local cuenta con un salón superior y un jardín de invierno donde almorzar en invierno o cuando hace mal tiempo, en verano se puede comer al aire libre y se tiene la impresión de estar a kilómetros de distancia del tráfico de la ciudad.
Restaurantes en Turín
Kirin
(6)
La primera vez que comí en un restaurante japonés, llegué a casa más convencido aún de que la cocina italiana no tenía rival. Pero todavía no había estado en Kirin. Este restaurante, incluso para los no aficionados al pescado crudo, es un "must". Hay 2 salas: la primera, en la entrada, es occidental, con grandes mesas, sillas de madera oscura y centros de mesa iluminados; la segunda sala, la que es más íntima, es oriental, o sea, se come sentado en tatami (para solucionar el problema de nosotros los occidentales, no acostumbrados a estar mucho tiempo sentados en el suelo con las piernas cruzadas, han hecho una habitación ligeramente elevada, y en las mesas hay "huecos", de tal manera que si uno se sienta en el suelo es como si sus piernas estuviesen como en una silla). El menú es variado, va desde el clásico sushi al sashimi, del temaki al maki, pasando de tempura o del ramen a las sopas. El personal está vestido con trajes tradicionales, y las camareras son muy amables. Una cena para dos personas, con 2 primeros + 2 segundos + 2 aguas + 1 postre + 1 café + 1 sake + 1 plato de fruta con crema, en la habitación "tatami", ha costado menos de 50 euros en total.
Restaurantes en Turín
Bar Maison
(3)
Un bar para desayunos abundantes, un restaurante para una cena íntima o un almuerzo rápido, un cóctel-bar muy glamuroso con aperitivos que se prolongan hasta altas horas de la noche: todo esto es El Bar Maison, un elegante local en el centro de la ciudad, con vistas a la romántica y semi parisina Plaza de María Teresa, en el corazón de Turín, dedicado a la vida nocturna, al ritual del aperitivo, a la reunión entre amigos. Desde las 7:30 de la mañana hasta altas horas de la noche, en un ambiente alegre e informal pero con "grandes piezas" de diseño, cada momento de convivencia puede ser satisfecho en la "maison", pero es sobre todo en el happy hour del aperitivo que el joven personal del restaurante está en su mejor momento, con una selección de cócteles y de vinos muy buena y un montón de aperitivos y canapés deliciosos. Ideal para un buen comienzo en la noche de Turín.
Restaurantes en Turín
Trattoria della Posta
(2)
No lejos de la estación de Sassi, desde donde sale el camino que lleva a la Basílica de Superga, en la colina de Turín, la Trattoria della Posta ocupa la planta baja de un edificio que recuerda a las casas piamontesas, con fachada en color crema. Abierto a los principios del siglo XIX, cuando la casa fue construida, era la posada adyacente a los establos en donde se albergaban los caballos que se utilizaban para el envío de correo (de ahí su nombre). El restaurante está dividido en tres salones muy acogedores y decorados a la antigua, donde hay mesas para parejas, pero también para grupos. La cocina casera sirve estrictamente platos del Piamonte, incluyendo tallarines y agnolotti con salsa de carne, cocido con una mezcla de salsas y finanziera (para los amantes de los sabores especiales), bunet y melocotones rellenos (en temporada), todos bañados en vinos regionales fuertes. Mención especial merece el queso que se sirve con miel y mostaza. Ideal para comer el domingo, se recomienda reservar.
Entradas
Torino + Piemonte Card
(1)
35
Con descuento
Tours y visitas guiadas
Autobús turístico de Turín
(1)
16
Civitatis
190