MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Frías?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Restaurantes en Frías

10 colaboradores

4 lugares donde comer en Frías

Restaurantes en Frías
Restaurante el Chato
(10)
He tenido la suerte de descubrir un lugar tan mágico como lo es la Ciudad de Frías, cuya estética recuerda a los reinos de la antigüedad y la amabilidad y simpatía de sus gentes invitan a la conversación. También he disfrutado de varias comidas y cenas en el restaurante El Chato, y he de decir que su comida es esquisita, pero lo son más los postres realizados por sus cocineras, a quiénes se les coge cariño enseguida, por su humildad. Recomiendo con muchísimo gusto este lugar a cualquier persona que le guste viajar, o simplemente desee comer tranquilamente con su familia.
Restaurantes en Frías
Restaurante Chaparral Puenteromano
(1)
Este sábado lo pasamos genial porque nos hizo muy buen tiempo y comimos genial aunque tuvimos que esperar 15 minutos pues tuvieron un par de autobuses y estaba petado. La comida muy rica aunque solo 6 pudimos comer cordero los otros 8 comieron menú que dijeron estaba muy rico nos dijeron que el cordero era por encargo y claro nosotros no reservamos pero la próxima vez que iremos si que lo encargaremos pues estaba riquísimo.
Restaurantes en Frías
Meson Fridas
(4)
Doy fe de todo el trabajo que hay en Mesón Fridas, todo se hace con cariño y con respecto a los postres deben de pegarse un punto en la boca aquellos que afirman sin saber que los postres son congelados y se equivocan pues todos son caseros, precisamente están hechos por una repostera titulada y si no que se lo digan a ella.
Restaurantes en Frías
Bar-Restaurante Ortiz
(1)
El pueblo es espectacular, su castillo lo que más, por su ubicación sobre una roca y la dispersión de sus calles en torno a el sobre el cerro, un sitio para conocer. Este restaurante es el más famoso de Frías, tampoco hay mucho más para elegir, y la comida es casera además de tener un amable personal. Nos sentamos en la terraza dando a la calle por eso de ver el castillo sobre nuestras cabezas, pero empezó a llover y tras el segundo plato hubo que entrar, menos mal que habían despejado ya alguna mesa. Las vistas desde el comedor también son estupendas.