MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Cabudare?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Cabudare

8 colaboradores

4 cosas que hacer en Cabudare

Estadios en Cabudare
Estadio Metropolitano
(1)
Siempre me ha gustado el fútbol, pero no como para despepitarme con él, pero por supuesto al estar casada con un fanático del deporte, el conocer todos los estadios de todas la ciudades posibles se covierte en premisa. En Venezuela hemos conocido unos cinco y aún me faltaba el Metropolitano de Cabudare, ese que se ve en Avenida Intercomunal Barquisimeto-Acarigua y que comenzó a construirse en el 2006 para la celebración de La Copa América en Venezuela. Este estadio tiene capacidad para cuarenta y siete mil espectadores y tres estacionamientos para colocar unos cuatrocientos vehículos. Su estructura es amplia, ostentosa y es la sede del equipo Deportivo Lara.
Iglesias en Cabudare
Iglesia de San Juan Bautista
Este templo es patrimonio de la zona de Cabudare en el Estado Lara. Fue construido en 1834 en honor a San Juan Bautista, aun cuando la patrona del pueblo es Nuestra Señora de la Candelaria. Se ubica justo frente a la plaza Bolívar del poblado, y es la típica iglesia de tipo colonial, muy bonita, con todos sus espacios restaurados.
De interés turístico en Cabudare
Puente San Nicolás
Este puente se ubica junto al monumento del mismo nombre en la zona de Cabudare, en el Estado Lara . En este sitio donde hay una placa conmemorativa se indica que Simón Bolívar acampó el 10 de noviembre de 1813 camino a una de las tantas batallas que sostuvo para lograr la libertad de La Gran Colombia. En Venezuela hay una gran cantidad de lugares que indican la gesta heroica independentista y que representan ese pasado que marcó tanto el camino de esta tierra.
De interés cultural en Cabudare
Muñequeras de Agua Viva
A ellas se les puede encontrar reunidas en las tardes en la Biblioteca Pública de Agua Viva. Rescatan cada día una tradición muy bonita de Venezuela, la confección de muñecas de trapo. Una vez una de ellas me contó que la historia de cómo nacieron estas muñequeras fue algo más o menos así: en los poblados muy pobres las niñas que querían muñecas tenían que hacer con trapos viejos las propias para jugar. Por eso estas muñecas no tienen moldes y cada una es diferente a la otra. Yo tengo unas cuantas y mis dos hijas se unieron en este viaje a esa tradición de tener su muñequita de trapo, además que las consiguieron con características muy parecidas a las de ellas, una es hippie y la otra una bailarina de ballet. Cuando vengan a Venezuela y busquen un recuerdo, ese creo que es uno de los ideales, algo para pensar siempre en la historia de las mujeres de los pueblos venezolanos.