MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Sudán?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +
¿Dónde quieres ir?

Qué ver en Sudán

105 colaboradores

39 cosas que hacer en Sudán

De interés cultural en Merowe
Karima
(3)
En la población de Karima, se encuentra la montaña sagrada de Yebel Barkal, con un conjunto de piramides y un inmenso palmeral.
De interés cultural en Merowe
Pyramids of Meroe
En medio del desierto de Bayuda, se alzan las pirámides y mausoleos de los faraones negros de Kush, lugar de increible belleza.
De interés turístico en Wadi Halfa
Tumba en Sudán
(1)
Una tumba mausoleo en el desierto de Sudán. Agua del Nilo para el viajero y la emoción de descubrir algo que no aparece en las guías. Hay que viajar en moto para encontrar rincones tan escondidos. Este es mi mejor regalo a los amigos de Minube.
Ciudades en Wadi Halfa
Wadi Halfa
Wadi Halfa, Sudán. Puerto donde desembarca el atroz ferry que cruza el lago Naser desde Asuán, Egipto. Es actualmente el único modo de viajar en coche o moto entre ambos países y paso obligado en toda la ruta overland en África del Este.
Hospitales en Dongola
Hospital de Dongola
Cuando estábamos en Dongola, en el norte de Sudán, nos encontramos con una gente super hospitalaria que se ofreció a hacernos de guía y nos llevó hasta un pueblecito cercano que está al lado de la Antigua Dongola. Allí pudimos ver cómo es un hospital en este país. Como os podéis imaginar no tiene nada que ver con los hospitales occidentales. El exterior está algo más cuidado que las casas y se diferencia sobre todo por su tamaño. Es de una sola altura y tiene numerosas dependencias. Los suelos, al igual que en el resto de las viviendas son en su mayoría de tierra. Pero lo que llama la atención es el interior. Cuando entré me pareció más un hotel que un hospital, ya que lo único que se ven son esterillas y literas. Como os podéis imaginar no cuentan con casi ningún aparato médico (rayos X, etc.) y por lo tanto tienen muy pocos medios para poder diagnosticar y curar a las personas. Las escasas medicinas que tienen se guardan en unos armarios con los que se intenta mantener unas temperaturas adecuadas. Tampoco hay un ejército de médicos esperando a los pacientes. En concreto cuando fuimos a visitar el hospital tan sólo había un médico y una chica que hacía las funciones de enfermera. Cuando ves este tipo de lugares es cuando te das cuenta de las enormes diferencias que existen entre los países y la suerte que tenemos por poder contar con tantas cosas sin apenas darnos cuenta. Es impresionante ver cómo la gente sufre enfermedades que sabes que en tu país se solucionarían con un simple jarabe o con una inyección.
Monumentos Históricos en Merowe
(3)
De interés cultural en Merowe
Templos en Merowe
Monumentos Históricos en Merowe
Aeropuertos en Khartoum
(1)
Iglesias en Juba
Ríos en Khartoum
Reservas Naturales en Khartoum
Bosques en ad-Dillinj
Paisaje de Rashad
Rashad es uno de los pueblos que te encuentras de camino hacia las montañas Nuba. Es un poblado situado en plena naturaleza y parece que ha sido sacado de la película del Señor de los Anillos, porque todos los alrededores posee un un verde intenso que llama la atención y que constrasta muchísimo con el color marrón oscuro de las casas. A lo lejos se divisan ya las montañas Nuba y te encuentras con pequeña charcas por todas partes, así que el paisaje no podría ser más idílico. Es uno de los paisajes con más colorido que he visto en mi vida, ya que el verde que cubre todo está repleto a su vez de cien mil colores diferentes gracias a las cientos de clases diferentes de flores que crecen en este lugar. Llaman muchísimo la atención, porque ofrecen todo tipo tonalidades, desde los rojos más intensos que he visto en mi vida hasta unos malvas impresionantes. Cuando nosotros llegamos a Rashad era época de lluvias, por eso pudimos contemplar un paisaje tan bello, así que nos tocó soportar alguna de las intensísimas tormentas que caen en este lugar durante esta época. Es muy curioso, porque de repente, las nubes cubren en unos instantes todo el cielo y se pone a llover a cantaros durante horas y horas. En este poblado, es muy habitual ver pequeños huertos, ya que la mayoría de los habitantes se dedican a la agricultura. Además, también hay bastante ganado, sobre todo de vacas y de cabras.
Desiertos en Dongola
Los desiertos del norte de Sudan
(1)
Resulta fascinante pasear al ritmo de los camellos ,en un atardecer sangriento, en un mar de dunas
De interés cultural en Dongola
Gente de Dongola
Dongola es una de las ciuades más grandes del norte de Sudán y en ella habitan varias tribus, pero la más importante en la de los nubios (es normal porque es una ciudad que se encuentra en las orillas del Nilo, el lugar de residencia de estas tribus). Una de las cosas que más sorprende de esta gente es que están acostumbrados a vivir sin apenas recursos. No te haces una idea de las gigantescas oportunidades que tenemos en los países occidentales hasta que conoces la realidad de pueblos como este. Aquí la gente no suele tener unas grandes ambiciones, se conforman normalmente con poder tener algo que comer cada día, y cuando consiguen alguna cosa a mayores (por ejemplo, cuando a los niños les regalas una camiseta o un caramelo) lo ven como un auténtico milagro, algo impresionante. Esto hace que sean personas super agradecidas. Además, sorprende muchísimo que a pesar de que no tienen casi ni para comer, te ofrecen todo lo que hay, compartir para ellos es una obligación y un placer al mismo tiempo. El momento en el que más de cerca pudimos conocer el carácter y la forma de vida de estas personas fue en el hospital. Nos acercamos hasta este lugar dos días y allí encontramos todo tipo de personas. Es un lugar donde se viven sensaciones muy fuertes, porque, ves como va gente con enfermedades relativamente fáciles de curar y nadie puede hacer nada por ellos porque no tienen medios. Como sólo hay un médico para toda la ciudad, la gente tiene que esperar a que el toque el turno y lo hace en el exterior del edificio, donde se han instalado camas y sillas. El médico es el mismo para todos, tanto para los niños como para los ancianos o las embarazadas, y si te quedas aquí puedes ver situaciones bastante duras. Por ejemplo, el niño que aparece en la foto estaba muy malito, creo que tenía malaria, y nadie podía hacer nada, ni la madre ni el médico. Es algo bastante duro. Eso sí, aquí se toman las cosas con una resignación impresionante y saben aceptar todas las desgracias. Es increíble, de verdad, hay que vivirlo. Para llevar mejor estos momentos, la gente que está esperando se dedica a hacer tés para todos y a charlar de todo un poco. Es una experiencia impresionante que jamás olvidaré.
Mercados en Khartoum
Mercado del desierto
En África te pueden pasar cien mil cosas curiosas o atípicas que jamás imaginarías. Una de estas situaciones la vivimos cuando nos dirigíamos desde Dongola hacia Khartum. En el desierto no había carreteras y los pocos caminos que podía haber habían sido tapados por la tormenta de arena con la que nos topamos. En definitiva, íbamos siguiendo la dirección sur sin saber qué es lo que nos íbamos a encontrar hasta llegar al destino. De repente, en medio del desierto te encuentras con un cartel en el que te pone que por fin comienza la carretera que te lleva hasta khartum y te indica que en los próximos 300 kilómetros no hay ni una sola zona en la que se pueda repostar. Es decir, este es el único punto que existe hasta khartum para coger gasolina, comida, etcétera, así que en medio del desierto se ha credo una especie de mercado bastante grande en el que los viajeros pueden adquirir tanto gasolina como todo tipo de productos. En cuanto llegas se te acerca una multitud de personas que se pasan el día esperando a nuevos clientes. Te ofrecen de todo y están encantados de charlar, ya que no tienen otra cosa que hacer. Es un lugar muy curioso, porque nunca te imaginas que vas a encontrar en medio del desierto un mercado, y menos cuando sabes que no es que sea una zona excesivamente transitada. Lo que más se vende en este lugar aparte de la gasolina, son los tés. Están muy buenos y es una buena forma de aprovechar para mantener una conversación con esta gente. Otra de las cosas que compramos nosotros en este mercado fueron unas galletas de plátano. Yo nunca las había visto pero he de reconocer que están muy buenas. Sin duda este tipo de cosas te hacen ver que el sáhara no es un desierto cualquiera, está lleno de magia y de aventura y nunca sabes lo que te vas a encontrar.
De interés turístico en Khartoum
Población de Jartum
En Jartum hay más de cuatro millones de habitantes, así que como os podéis imaginar hay una gran variedad de tribus, de clases, etc. La inmensa mayoría de los habitantes son musulmanes, es complicado encontrar católicos en esta zona de Súdan. La pobreza es la nota dominante de la sociedad en Jartum. Muchos sudaneses que vivían en pequeñas localidades se han ido a vivir a Jartum para intentar mejorar su nivel de vida. Desgraciadamente, cuando llegan a la capital se dan cuenta de que aquí es incluso más complicado que en los pueblos sobrevivir y acaban viviendo en las calles e intentando sobrevivir como pueden. También hay muchísimos refugiados viviendo en la capital. Normalmente los campos de refugiados están situados a las afueras de Jartum. Estas personas tampoco tienen recursos y su situación suele ser bastante dura. La mayor parte de la población hace su vida en la calle, así que desde primera hora de la mañana hay movimiento en todas partes. Se suelen instalar numerosos mercados por las calles que es donde se compran todos los alimentos y en estos lugares el tránsito de personas es continuo. Eso sí, una de las cosas que más impacta es que el ritmo de vida de estas persoans es más lento, me refiero a que pueden estar horas tranquilamente sentados en una calle hablando con otra persona. Esto es normal, ya que muchos no tienen nada que hacer durante todo el día, así que no tienen ningún tipo de prisa. Como en el resto de ciudades musulmanas, aquí es muy habitual ver a las mujeres hacer todo tipo de trabajos mientras que los hombres están sentados tranquilamente a la sombre tomando un té o fumando una cachimba. Al pasear por la calles ves la gran diferencia cultural y de vida que existe entre países como el nuestro y éstos, lo que pasa es que cuando ya llevas un tiempo en África te vas acostumbrado a ver este tipo de situaciones como algo normal.