MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Aust-Agder?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Aust-Agder

10 colaboradores
Los destinos más populares

4 cosas que hacer en Aust-Agder

Ciudades en Arendal
Arendal
Arendal es una ciudad y municipio en la provincia de Aust-Agder, Noruega. Es el centro administrativo de la provincia, y pertenece a la zona geográfica de Sørlandet.
Pueblos en Risør
(1)
Fiordos en Arendal
Lagos en Myra
Vegarshei
Hoy me gustaría compartir con vosotros un lugar poco conocido por los turistas, pero de una belleza natural sobrecogedora. Es Vegarshei, en Noruega, un pequeño municipio rural del sur del país, rodeado de bosques y lagos. Su centro administrativo es el pequeño pueblo de Myra, un lugar pintoresco, con casitas de madera, flores en las ventanas y gente super amable. Hay algo que me llamó muchísimo la atención, y es que ¡absolutamente todo el mundo era capaz de comunicarse en inglés con nosotros! Hasta las personas mayores... Igualito que aquí en España, ¿verdad? El pueblo en si lo podeis ver en cuatro pasos ya que es básicamente una calle principal, y varias casas desperdigadas en medio del bosque. Lo mejor está más allá, adentrándose entre los senderos, y siguiendo aun más, cuando estos acaban (con su correspondiente mapa y brújula... Si no queréis perderos en medio de un bosque desconocido). Y es que, aunque esta no sea una zona de fiordos... Merece la pena explorar los lagos, ríos, montículos, bosques y claros de este mundo aparte. Nosotros salimos del núcleo urbano hacia el este (nos alojábamos en el extremo este del pueblo), hasta llegar al lago Lille Eksjo, y luego lo bordeamos, hacia el norte para acampar ese mismo día al norte del lago Ekksjo. Es un recorrido que merece muchísimo la pena, al igual que cualquiera de los numerosos senderos que recorren la zona. Durante ese tiempo podréis sorprenderos con los numerosos lagos que encontrareis, y sus altos e imponentes pinos. Y dormir en medio de la nada, en plena naturaleza... Bajo un cielo de estrellas que, al menos yo, nunca había visto tan claro... Por el agua no os preocupeis, porque aunque parezca raro (a mí, que soy español, y de ciudad, me parece rarísimo, porque los ríos de aquí están todos contaminados, al menos los que yo he podido ver...) podréis beber en cualquier momento el agua de aquellos lagos y ríos que, durante todo el camino tendréis cerca. Incluso si teneis suerte encontrareis pequeños frutos silvestres, como fresas, por ejemplo, comestibles. Yo, después de haber bebido durante el día aquella agua, y haber comido algún que otro fruto de esos... (bajo recomendación de los propios guías noruegos, que me lo decían totalmente seguros) pensaba que mis intestinos acabarían vacíos de un momento a otro y que echaría hasta las primeras papillas... Pero no. Por lo visto la recomendación de mis guías era fiable, y mi estómago no sufrió en ningún momento del viaje. Además, el camino se hace incluso mejor después de dejar atrás los senderos, ya que todo el suelo está cubierto por las ramas y conos caídos de las coníferas, y esto convierte el suelo en una especie de alfombra natural muy agradable, en la que te puedes sentar y descansar sin problemas, y sin pensar, como pasa aquí en el sur, que te pincharás con las agujas de los pinos. Eso sí, os recomendaría dos cosas (a mí me pasaron las dos, porque era joven e inexperto jaja y porque hay veces en las que no tengo ni dos dedos de frente). La primera, que si podeis, lleveis botas, o algún calzado impermeable, ya que, seguramente, vuestros pies acabarán metidos en un vado, o cayendo al lago o al río por accidente. Es muy probable. Y la segunda... Es que no durmáis demasiado cerca del agua, y menos si el terreno está inclinado. Primero, porque pasareis frío, y segundo (¡cómo se me pudo ocurrir!) porque podeis amanecer a muchos metros de donde os acostasteis... Y al borde prácticamente del río. A mí me pasó, y tardé un rato en darme cuenta de que me había ido resbalando cuesta abajo durante la noche (suele pasar cuando uno está recién levantado... Hasta que no me bebo el café de por la mañana no soy persona, y no carburo bien mentalmente). Pero no todo es senderismo en Vegarshei, y es que también cuenta con una pista de esquí artificial, y muy cerca podréis contratar actividades acuáticas como paseos en canoa, kayaks, o rafting. Yo tuve la suerte de bajar unos rápidos en kayak por allí cerca, y puedo decir que esas horas están entre las más emocionantes de mi vida (eso me dice que todavía tengo que seguir buscando emociones aún mas fuertes). Solté adrenalina suficiente como para el resto del año. Remas, y la corriente comienza a ir cada vez más rápido... Y tu remas aún más fuerte... Y comienzas a ver pasar las rocas a centímetros de tu cuerpo, te adentras en el agua, sorteas corrientes, todo pasa cada vez más deprisa... Y cuando te das cuenta, has pasado uno de los mejores días de tu vida. Lo recomiendo, sin duda. ¿Qué hay del alojamiento? Pues en mi caso, nos alojamos en el centro que está justo debajo de la estación de esquí, Vegårshei Ski og aktivitetssenter. Es un complejo de edificios de madera que cuenta con una sala multimedia, sauna, una sala común que se suele utilizar como comedor, una cocina bastante grande (éramos nosotros los que cocinábamos, porque reservamos el complejo entero) y numerosas pistas deportivas en el exterior (fútbol, boleybol, baloncesto, etc.) Los cuartos son bastante básicos, sin lujos. Y los baños y duchas son comunes. Uno para chicos y otro para chicas, con sus correspondientes saunas. Las duchas no tienen biombos ni nada entre una y otra... Son un espacio totalmente común, aunque están separadas del resto de la zona de aseo y sauna. En fin, poco a poco iré añadiendo más rincones de Noruega, cerca de Vegarshei también, para que podais haceros una idea de qué hacer y a dónde ir por esa zona. Espero que os haya sido útil y que podais experimentar y descubrir este lugar, que de seguro, se os quedará grabado en la memoria y en el corazón.