MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Santa Cruz?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +
¿Dónde quieres ir?

Qué ver en Santa Cruz

6 colaboradores

3 cosas que hacer en Santa Cruz

Lagos en Santa Cruz
Archipiélago del Lago Nicaragua
(3)
El Lago Nicaragua es el lago más grande de Centroamérica y tiene muchos rincones por visitar, desafortunadamente yo solo estuve dos días en Granada y no me dio tiempo para hacer todo. En esta misma isla está el volcán Ometepe y más al sur el Río San Juan y otro archipiélago más grande. No me podía ir sin navegar por las aguas turbias del lago con vista al volcán Mombacho, una vista única que incluye mucha vida silvestre y las pequeñas isletas privadas de millonarios locales. Por falta de información yo tomé el tour en bote y me costó $25 dólares americanos, que se me hizo excesivo para los precios que se manejan en Granada. Después me enteré que había un tour en kayak por solo 16 dólares, lo cuál me pareció mejor. Disfruté la hora en lancha con los paisajes, pero en definitiva me quedé con ganas de más, navegar más sus aguas y con un contacto más directo. Ustedes que saben, si pueden tomen el recorrido en kayak !
De interés turístico en Santa Cruz
El Ojo del Agua
(2)
En las afueras de Moyogalpa, antes de llegar a la playa de Santo Domingo, se encuentra este espacio de relax y tranquilidad. El motivo de que el agua sea así de cristalina es porque esta tratada antes de llegar a la laguna, en su llegada por la ladera del volcán. Además de aparcamiento y restaurantes, se puede relajarse en una de las hamacas y tumbones que rodean la laguna. El precio de la entrada es de $3 por persona.
De interés turístico en Santa Cruz
Fuerte San Pablo
(1)
Este fuerte es muy pequeño y está localizado en una de las isletas del Lago Cocibolca en la Península de Asese. Se puede llegar a él en una de las lanchas que te dan el recorrido por las isletas o en kayak. Después de estar un tiempo en el agua se agradece poder bajarse y caminar por una de las isletas con vista al lago, si tienen tiempo suban a la terraza y piérdanse un poco con los grafittis marcados en las viejas paredes de ladrillos y tan solo imaginen cómo debía ser un ataque de barcos piratas que desolaban las ciudades en aquellos entonces. Por cierto, no olviden comer un mango, se dan por toneladas en estas isletas!