MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Faxaflói?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Faxaflói

117 colaboradores
  • Aire Libre
    10 rincones
  • Monumentos
    11 rincones
  • Paseos
    6 rincones
  • Compras
    7 rincones
Excursiones
Ruta del Círculo de Oro
(14)
66
Tours y visitas guiadas
Tour por los escenarios de Juego de Tronos en Islandia
(3)
106
Tours y visitas guiadas
Transporte entre el aeropuerto y Reikiavik
(5)
23,50
Excursiones
Excursión a Snaefellsnes
(2)
161
Tours y visitas guiadas
Autobús turístico de Reikiavik
(3)
33
Tours y visitas guiadas
Oferta: Círculo de Oro + Aurora boreal
(1)
124
Oferta
Tours y visitas guiadas
Tour de la aurora boreal
53
Tours y visitas guiadas
Avistamiento de ballenas
114
Tours y visitas guiadas
Tour panorámico por Reikiavik
48,50
Los destinos más populares

56 cosas que hacer en Faxaflói

Ciudades en Reykjavik Iceland
Reikiavik
(12)
Había escuchado hablar mucho de Reykjavik, de su vida nocturna, su energía, y de lo fácil que resultaba enamorarse de ella. Bueno, cuando la conocí me pareció que se había exagerado un poco. No es que no me gustara, pero después de visitar Hellsinki o Copenhague, la capital de Islandia no me pareció más que un pueblo grande, eso sí muy cosmopolita e inquieto culturalmente. A sus habitantes parece no importarle este hecho, creo que incluso se sienten orgullosos. Aquellos vapores humeantes que provenían de las fuentes geotérmicas, han sido reconducidos y utilizados para fines modernos y ecológicamente supersostenibles, lo que es digno de la mayor alabanza. Ahora, aquella aldea que empezó a tener su lugar en el mundo a partir de 1750 con la creación de fábricas de textiles y curtido de lana y que en la II Guerra Mundial fue un lugar estratégico en el Hemisferio Norte, muestra hoy un centro histórico compacto, con varias calles comerciales como Laugavegur, otra de artistas de vanguardia. Hay que tener en cuenta que dos terceras partes de los habitantes de Islandia viven aquí, y por tanto es un sitio de bastante ajetreo; a pesar de eso es tranquila, agradable y llena de rincones curiosos, como las casitas hechas con láminas de uralita y acero que se rodean de preciosos jardines, futuristas edificios que contrastan con el viejo parlamento o los restos de antiguos asentamientos vikingos, el puerto viejo con sus restaurantes y bares, la preciosa zona de Laugardalur con su Jardín Botánico o el lago Tjörnin. Simplemente es delicioso el pasear por sus calles, curiosear en sus tiendas y parar de vez en cuando a sentir el latido de la capital más septentrional del mundo.
2 actividades
Iglesias en Reykjavik Iceland
Hallgrímskirkja
(8)
Buena idea tuvieron quienes allá por los años 40 decidieron levantar en lo alto de una colina la iglesia más famosa de Islandia. Primero porque de esta manera sería visible desde toda la ciudad y segundo porque llegaría a convertirse en uno de los símbolos de la misma. De culto luterano, y con un nombre que quiere recordar al poeta islandés Hallgrimur Pétursson, de gran renombre por los himnos y odas que compuso, su silueta es inconfundible y constituye un edificio de culto a nivel internacional arquitectónicamente hablando. Tardó casi 34 años en construirse pero nunca se varió su diseño original, con reminiscencias art decó y al mismo tiempo un racionalismo rectilíneo que luchaba contra las florituras del primer estilo. Para su creación, los arquitectos se inspiraron en las omnipresente columnas de basalto que se pueden encontrar por toda la isla, aunque eso no fue óbice para que la polémica saltara desde que dieron a conocer sus planos. Tan fría por dentro como por fuera, su interior es la luminosidad hecha piedra y al mismo tiempo el minimalismo llevado al límite. Así que con los años se le añadieron elementos que le aportaran calidez y al tiempo fueran útiles, como el gigantesco órgano de 5.275 tubos que quienes tengan esa suerte podrán escuchar tres veces a la semana en verano, o la pila bautismal en cristal de roca. Pero lo que quizá llame más la atención es subir hasta lo alto de la torre de 75 metros y admirar las vistas sobre la capital de Islandia. Frente a la iglesia se levanta un monumento a Leif Eriksson, hijo de Erik el Rojo, explorador vikingo a quien consideran el primer europeo que llegó a América, 500 años antes de Colón. La escultura es un regalo de América por los 1000 años de la fundación del parlamento islandés.
3 actividades
Senderismo en Reykjavik Iceland
Landmannalaugar
(6)
A Landmannalaugar se llega después de haber recorrido más de 30 kilómetros por un paisaje desértico de oscuras tierras volcánicas. Ante nosotros montañas de diferentes colores y tonalidades, incluso "manchadas" por la nieve en algunas ocasiones. En Landmannalaugar se pueden realizar sencillos trekkings por laberintos de lava sobrecogedores, rodeados de fumarolas y altas montañas. Al volver al punto de acampada tomamos un baño en plena naturaleza, al aire libre, en aguas termales. Uno de mis rincones preferidos....
1 actividad
Estatuas en Reykjavik Iceland
Viajero del Sol
(8)
Pasear por la zona de Reikiavik que mira directamente al Atlántico Norte, por el paseo que llaman Saebraut y no acercarse a admirar la elegancia y originalidad de la escultura Sun Voyager, sería un auténtico pecado. La capital de Islandia está llena de estatuas fascinantes y monumentos abstractos que nos hablan de las inquietudes artísticas de los descendientes de los vikingos que poblaron la llamada " Bahía humeante". De entre todas destaca esta escultura "viva" de Árnason cuya forma de esqueleto de barco, atrae como un imán a propios y extraños, cautivándolos y haciendo que reflexionen y recuerden que los descendientes de aquellos fueron unos aventureros sin parangón en la historia de la Humanidad. El frío acero del que está construido parece fundirse ante nuestro ojos como la exquisita mantequilla islandesa y se nos antoja moldeable y cercano. El escenario frente al que se levanta, junto al mar y las montañas nevadas que le sirven como telón de fondo, hacen que no deseemos seguir adelante, sino embarcarnos con aquellos aventureros que confiaron en que había algo más después del horizonte. Y quizá eso es lo que quiso mostrar su autor; más que un barco vikingo, la escultura simboliza la luz y la esperanza, un viaje hacia el sol, hacia la eternidad....
Miradores en Reykjavik Iceland
Mirador del edificio Perlan
(3)
El edificio Perlan pertenece a la compañía Islandesa de energía encargada de aprovechar la energía geotérmica. En la planta baja hay un museo de como empezó y se fue "creando" el pais, las familias que pasaron por la isla y como fue evolucionando. Ofrecen audioguías para esta visita, solo que por desgracia no hay en castellano. La entrada no es gratuita por cierto, pero merece la pena pagar por ver las figuras que están hechas de cera. En el último piso hay un restaurante además del mirador. Dicen que es un restaurante muy bueno, yo comí ahí y no lo recomiendo la verdad, mi experiencia fue mala; tardaron un siglo en traer la comida, cara y no estaba buena como para ese precio. El mirador ofrece vistas a toda la ciudad (a uno de sus lados está el aeropuerto). Precioso sitio para tener una vista general de la ciudad. Para llegar a Perlan se puede usar el bus 18, se coge en la estación de buses, es la segunda parada.
3 actividades
Lagos en Reykjavik Iceland
El lago Tjörn
(4)
En pocos lugares del mundo se puede disfrutar de un lago urbano rebosante, no solo de vida sino también de lugares interesantes y cargados de historia como el lago Tjörnin, en pleno corazón de la coqueta capital de Islandia. Algunos lo consideran simplemente una charca, pero lo cierto, es que este lago natural, formado por la acumulación de agua dulce que se produce durante los deshielos, es hogar de decenas de especies de aves como los patos, gansos u ocas que viven permanentemente en este espacio protegido. Durante el invierno, cuando las aguas se hielan y los expertos patinadores de Reikiavik asaltan su endurecida superficie, una parte del mismo se reserva para sus emplumados habitantes, y se mantiene el agua líquida gracias a las fuentes geotermales que se encuentran en varias de las orillas del lago. A su alrededor, se sitúan algunos de los principales puntos de interés de la ciudad, como el moderno ayuntamiento, la Galería Nacional de Arte, la Casa de la Cultura o la sede del gobierno islandés. Ya sea para tomar unas espléndidas fotos de su orilla, o para disfrutar de las aves que lo pueblan y que no temen acercarse a nosotros para que las alimentemos, este tranquilo y hermoso rincón del centro de la capital islandesa merece una visita calmada y tranquila.
Calles en Reykjavik Iceland
Calle Laugavegur
(5)
Esta es la calle principal de Reikiavik. Fue genial vagar sin un destino específico a lo largo de esta avenida, que es la principal calle comercial de la capital de Islandia. Muy agradable también, los escaparates de las tiendas y lugares diversos que se encuentran en el camino. Nos encontramos con una bicicleta completamente cubierta de lana delante de una tienda de punto. En esta calle también hay una tienda de Dogma, que se especializa en camisetas. Mi marido compró una, y yo me he probado varias, incluida una del grupo Radiohead, pero no me la traje a Italia, porque el corte era para hombres. ¡Recomendado!
Cataratas en Reykjavik Iceland
Caballos islandeses
(5)
Esta foto la tome en una parada, viajando por islandia, cerca de una catarate que como veréis estaba custodiada por estos hermosos caballos. Desde luego es un país impactante, y acada rincón encuentras una instantanea que hacer... Es naturaleza en estado puro!
Salas de Conciertos en Reykjavik Iceland
Harpa
(2)
Desde hace años, y sobre todo últimamente, se ha tomado a Islandia como ejemplo del paso de una sociedad en crisis y bancarrota casi absoluta a modelo de progreso, modernidad y bienestar. Ejemplo y muestra de ello es el Harpa, que fue uno de los primeros edificios y quizá el más relevante que se levantaron tras la recuperación económica del país, por lo que para los nativos es un símbolo de cambio positivo, heraldo de maravillosos y costosos esfuerzos artísticos y económicos. Por eso un islandés siempre defenderá este poco atractivo ( a primera vista) montón de cristal, hormigón y metal, y no descansará hasta que descubramos las bellezas y bondades del que se dice que es el mayor rival en cuanto a diseño y dimensiones de la Opera de Sidney. Cuando entramos nos da la impresión de haber penetrado en una gigantesca y translúcida colmena, e incluso a contraluz, los visitantes que se mueven por las diferentes salas del Harpa parecen ser por unos momentos zánganos o abejas en laborioso movimiento. Su parte inferior tiene varias tiendas que nos muestran el más novedoso diseño islandés, varias cafeterías y restaurantes y salas de exposiciones. Pero sobre todo el cubo destaca por ser escenario de magníficos espectáculos musicales y teatrales. Al final te acaba gustando, porque encuentras que su alma es tan trasparente como sus paredes.
3 actividades
Sitios insólitos en Reykjavik Iceland
Aurora boreal
(2)
Aurora Boreal en Islandia alberge de cabañas de Hellisholar se encuentra en Fljotshlid, fotografías tomadas durante el viaje "Primavera y Auroras Boreales en Islandia" con el grupo de Viaje Tierras Polares del 27 de marzo al 2 de abril de 2013. Hellisholar se encuentra en Fljotshlid, a unos 10 minutos en coche de Hvolsvöllur y aproximadamente a una hora en coche de Reykjavik. Fotografías : http://www.elcoleccionistadeinstantes.com/ Viaje : http://www.tierraspolares.es/ Alberge : http://www.hellisholar.is/
2 actividades
Museos en Reykjavik Iceland
Museo de Islandia
(2)
El espacio que le dedica el Museo Nacional de Islandia a los niños, simplemente me encantó. Con materiales para manipular, ropa de la época de la fundación del país, y un centro de lectura, es un sitio didáctico que con toda seguridad contribuye al desarrollo del sentimiento de pertenencia e identificación de los niños de las nuevas generaciones con su patria. En mi estancia en este museo tuve oportunidad de presenciar la visita de un grupo de escolares que recorrían la sala acompañados por sus profesoras; los niños estaban vestidos como los primeros pobladores de Islandia, algunos como vikingos y otros como pastores, lo que con toda seguridad contribuye a la identidad de los islandeses.
1 actividad
Ayuntamientos en Reykjavik Iceland
Ayuntamiento
(1)
En el ayuntamiento de Reikiavik, y abierta a todos los visitantes, encontramos una gran sala que mira hacia el lago Tjörnin. Bajamos las escaleras que nos sitúan casi al nivel de las aguas para encontrarnos una curiosidad que poca gente conoce. Se trata de un gran mapa-maqueta de Islandia que cubre una superficie de unos 70m2 y que sobre todo después de rodear la isla como hicimos nosotros nos da una idea del relieve abrupto y salvaje de la isla. Realmente es apasionante ver la ruta que habíamos hecho, los lugares visitados, los infinitos remontes y descenso que nuestro coche había recorrido, la estrechez de los fiordos o la altitud de sus múltiples volcanes. 5 años tardaron 8 pares de manos en completar la delicada y minuciosa tarea de dar forma topográfica, en un realista 3D a una isla que hasta entonces parecía plana en los mapas. La dotaron también de ruedas, para que pudiera ser movida en caso de necesitar el espacio que ocupa para algún acto oficial. Vale la pena acercarse hasta el ayuntamiento para ver aunque sólo sea por unos minutos, el camino recorrido o a recorrer en nuestro fabuloso viaje a la Isla de Hielo.
3 actividades
Conciertos en Reykjavik Iceland
Festival Airwaves
(1)
A finales de cada mes de octubre, coincidiendo con el retorno de las auroras boreales, se celebra el Airwaves Festival de Reikiavik. Una vez instalados en la mágica capital, no tardamos en llegar desde el hotel al céntrico Hresso, un animado y acogedor café en una de las principales calles de la ciudad, donde se recogen las pulseritas que te darán acceso a los garitos donde se desarrolla el festival Airwaves. Igualmente aquí se puede conseguir el resto de la información necesaria: Los programas, el plano de la ciudad con la situación de los espacios, maquetas de los nuevos discos, camisetas, etc. Pero sobre todo, apetece tomar allí un aromático cafetón caliente, que te ponen en un gran termo para que tú mismo te lo vayas sirviendo a tu ritmo. Eso sí, rodeado de buena música, ambiente joven, norteño, cosmopolita, moderno y alternativo. Desde luego gente atractiva y divertida por todas partes, sin duda. El ambiente del festival resuena aquí y allá. En unas horas se hará la noche y en los conciertos del Airwaves nos iremos encontrando a esa mezcla de visitantes venidos de todas partes: Islandeses, noruegos, suecos, finlandeses, franceses, ingleses, etc, e incluso norteamericanos y canadienses. Uno tiene la sensación de ser el único representante español dentro de toda esa mezcla de nacionalidades, lo cual es de agradecer en determinadas ocasiones. Desde la tarde, por todo el centro de la ciudad hay decenas de sitios que incluyen música en directo adicional a la programación oficial. Al llegar la noche, la tranquila ciudad bulle en fiesta, diversión, alegría y buena música. Las últimas tendencias musicales tienen cabida en el más acogedor festival que puedas imaginar. Es emocionante de verdad estar allí para vivirlo. Comienza el festival con un fiestón de bienvenida en uno de los museos de la ciudad. Para tan divertida ocasión, el museo ha sido convertido y ambientado como un auténtico aeropuerto. En la entrada las nebulosas, el ruido atronador de los reactores de los aviones y un simpático personal de pista haciendo aspavientosas señales que indican por donde entrar al evento. Las salas del museo han sido convertidas para la ocasión en una verdadera terminal de vuelo, hasta con el arco de seguridad, que aquí siempre pita, para que el ficticio personal, simpático y enrollado, te haga una divertida inspección antes de pasar a la fiesta. Asientos de avión para reposar, carritos con prensa gratuita, guapas azafatas por todas partes que sirven el habitual cátering en bandejas herméticas, y todas las bebidas servidas en botellitas miniatura como en los aviones. ¡Qué delicia de fiesta!: Barra libre y buena música hasta la hora de partir hacia los espacios donde está comenzando el festival: El Tunglid, el Organ, la acogedora y coqueta sala Idno, el gran patio cubierto del Museo de Arte de Reikiavik, etc… Parece mentira la gran presencia islandesa en el festival: Un país tan pequeño genera una sorprendente variedad de grupos de calidad que producen tanta y tan buena música. La densa programación cuenta además con una elevada cantidad de jóvenes bandas. Todo está preparado para un público tan diverso, pero ante todo, con el común denominador de del gusto por la experimentación, lo nuevo y lo creativo. Toda la noche es una fiesta, un ir y venir de gentes que vamos de un lado para otro y que nos cruzamos por las calles para no perdernos ninguno de los conciertos que se hayan ido seleccionado de la programación; porque elegir, hay mucho donde elegir. La pulserita acreditativa te abre las puertas de todos los espacios y de todas las experiencias musicales: Desde los grupos más escandalosamente entregados, hasta la música más intimista, la electrónica, el folk-blues, el hip hop, el tropicalismo, post-rock y hasta el arte experimental. Eso sí, cada feliz subidón musical no dura más de cuarenta minutos, otros sólo veinte minutos; para esto los organizadores islandeses son muy cuidadosos, pues de otro modo no sería posible dar cabida al gran número de músicos y grupos participantes. Al tratarse de una pequeña ciudad y al darse un ambiente festivalero tan acogedor, es fácil toparse por la calle con las estrellas que has visto actuar, o encontrarlos en algún café charlando y conociendo a sus seguidores. Es un placer pasear por la ciudad limpia, sin contaminación y sin apenas tráfico. Llama la atención el que Islandia, y en concreto su capital, goce de tan alto nivel de seguridad. Una de las más grandes salas de conciertos del festival Airwaves es el propio Museo de Arte te Reikiavik. Durante los conciertos las salas de exposición permanecen abiertas sin vigilancia, pero todos los asistentes respetan los espacios y las obras. El guardarropa es una estancia amplia donde cada uno cuelga su prenda de abrigo en una percha. El acceso es libre, no hay ninguna persona encargada de “vigilar”, pero allí nadie toca nada que no sea suyo. Hasta bolsos y mochilas se llegan a ver por allí, sin que se produzca el más mínimo incidente con la seguridad. Alucinante. Ya altas horas de la madrugada, nos entra un poco de hambre, por lo que salimos a tomar una deliciosa pizza al más genuino estilo italiano, o vamos a un chiringuito de perritos calientes junto al puerto. Curioso chiringuito de calle, donde se pueden pagar los perritos calientes con Visa sin el menor inconveniente y donde hasta el propio Bill Clinton vino en cierta ocasión a tomarse uno, como puede verse en alguna de las fotos que decoran el pequeño espacio. Por cierto, en Islandia a penas es necesario cambiar moneda local, pues se puede pagar con tarjeta en todos los sitios, hasta en lugares como éste a la intemperie y con consumiciones de bajo importe. Solo conviene cambiar algunas coronas por si se quiere dejar alguna propina o para algún pequeño capricho. Los perritos y pizzas están deliciosos y a buen precio, y ni el viento helado del mar de Groenlandia, hace que la gente no acuda allí a reponer fuerzas en mitad de la animada noche. El lugar se convierte en sitio de reunión de amigos y, aunque nosotros vamos abrigados hasta las orejas, ¡algunos lugareños se presentan en manga corta o con una simple chaquetilla!. Ellos parecen no sentir ya el frío… La sorpresa de la noche llega cuando, al movernos de un local a otro para asistir a ciertos conciertos, nos encontramos de frente con el “espectáculo de los espectáculos”: ¡¡¡una aurora boreal en plena ciudad!!!; esa serpenteante nebulosa de colores que se mueve armónica en la noche, que llena de magia y misterio el cielo del festival. Rápidamente se corre la voz y numerosos noctámbulos nos congregamos a orillas del lago Tjörn para disfrutar de tamaña maravilla. ¡Menudo regalo, menuda sorpresa! . Aunque nos dan altas horas escuchando buena música en un ambiente estupendo, empezamos a pensar en la retirada, pues al día siguiente nos levantamos relativamente temprano para ir de excursión a alguno de los bellos parajes naturales que rodean la ciudad y que se encuentran a una distancia prudencial como para ir a verlos en el día. El momento cumbre del festival se produce el sábado por la noche cuando se organiza una fiesta en el balneario geotermal Blue Lagoon. Llegas, te pones en bañador y sin el mayor problema te sumerges en las azules, cálidas y humeantes aguas, flotando en un caliente y sulfuroso elemento azul de procedencia marina y cargado de minerales, sobre el fondo negro que ofrece la lava volcánica. Las lagunas están al exterior, la temperatura ambiente ronda los 0 grados, hay hasta nieve y esculturas de hielo alrededor. ¡Debe ser uno de los únicos lugares del mundo donde los salvavidas van con gruesas ropas de abrigo!. La fiesta ha comenzado con buena música; toda gente del festival, incluidos algunos músicos y cantantes, tomamos nuestras copas sumergidos en la deliciosa laguna, mientras escuchamos las últimas tendencias y vemos como el sol se oculta en ese frío pero a la vez cálido atardecer. Son esos momentos en los que uno se dice: “me quedaría aquí para toda la vida (al menos hasta que me echen)”. Después de una estupenda sesión de buena música, y renovados por las bondades que nos brinda esta tierra volcánica, salimos totalmente relajados, con la piel estupenda y con ganas de continuar nuestro periplo nocturno en el festival Airwaves de Reikiavik. Es también uno de esos momentos en los que interiormente te prometes: “el año que viene, si Dios quiere, volveré…”. Es un momento ideal para ir a este festival: Recientemente se vino abajo la economía del país y, los hasta ahora elevados precios de Islandia, han bajado de manera espectacular. Con nuestro estimado euro, ahora se puede disfrutar mucho de la norteña isla. No te lo pienses mucho: Merece la pena de verdad.
De interés cultural en Reykjavik Iceland
Desierto de lava Odadharun
(1)
El desierto de lava y arena de Odadharun es una de las regiones más inaccesibles de Islandia. De origen volcánico se caracteriza por sus colores oscuros como el negro, marrón o el violeta. Es un zona interna que se eleva hasta una altura de 1000 metros. Hacer trekking puede resultar difícil, debido a que los fuertes vientos arrastran la arena, borrando el rastro de los senderos.
Puertos en Reykjavik Iceland
Puerto
(2)
Lo que sí que recomiendo es coger el Tour para ver las ballenas. Nosotros lo hemos cogido con el de la caseta, que está más a la derecha, aunque los precios son los mismos. Por lo que nos han contado varía en que en algunas compañías van con botes rápidos, en otras hay un biólogo que te va explicando sobre lo que ves y en otras los barcos son más lentos pero cerrados.
3 actividades
De interés turístico en Reykjavik Iceland
Escuela de Landakot
Este hermoso edificio, típicamente islandés, parece una iglesia, pero en realidad es una escuela, de ahí que haya una canasta de baloncesto en el patio. Es la única escuela católica de Islandia, pero es independiente desde el año 2005, y da a la iglesia Landakot (única iglesia católica en el país) y su cementerio. Fundada en 1896, es también una de las escuelas más antiguas de Islandia, con 160 estudiantes de entre 5 a 16 años que vienen de 25 países distintos. En pleno centro de Reikiavik, este hermoso conjunto verde y blanco quizás despertará su curiosidad, como despertó la mía. Recomendaría simplemente detenerse a admirarla durante un paseo por la ciudad.
Islas en Reykjavik Iceland
Islas Vestman
Casi se los puede tocar, para pasar horas observándolos.
Iglesias en Reykjavik Iceland
Catedral de Cristo Rey
(2)
La iglesia de Landakot, originalmente llamada Catedral-Basílica de Cristo Rey, debe su origen a dos sacerdotes franceses. Bernard Bernard y Jean-Baptiste Baudoin llegaron a Islandia en el siglo XIX y, en 1864, erigieron una pequeña capilla en un terreno que compraron en Landakot, cerca de Reikiavik. Años más tarde, una iglesia de madera fue construida no muy lejos de ahí. Después de la Primera Guerra Mundial, el arquitecto Samuelsson elaboró ​​los planos para la futura catedral neogótica que se inauguró en 1929. En esa época, era el edificio más alto de la ciudad. Actualmente, aunque superada en tamaño, modernidad e incluso en belleza, sigue siendo la única iglesia católica del país, por lo que, por supuesto, recomiendo visitarla. Ubicada en el barrio de las embajadas de Reikiavik, se distingue desde muy lejos por su campanario cúbico.