Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Cork?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Cork

215 colaboradores
Lo más visitado en Cork
Ciudades en Cork
Cork
(7)
Castillos en Blarney
Castillo de Blarney
(9)
De interés cultural en Cork
Cork City Gaol - Museo
(2)
De interés cultural en Cork
Cork English Market
(10)
Puertos en Cobh
Cobh
(6)
Catedrales en Cork
Catedral de San Finbarr
(5)
Lagos en Cork
The Lough
(4)
Iglesias en Cork
Iglesia Santa Ana - Shandon
(2)
Catedrales en Cobh
St. Colman’s Cathedral
(1)
Calles en Cork
Calle st Patrick
(1)
De interés cultural en Midleton
Midleton
(2)
Monumentos Históricos en Cork
University College Cork
(2)
Bares de Copas en Cork
Shelbourne Bar
De interés turístico en Cork
Red Abbey Tower - Torre de la Abadía Roja
Bares de Copas en Cork
Franciscan Well Brewery & Brewpub
(2)
Ciudades en Kinsale
Kinsale
(4)
Castillos en Kinsale
Charles Fort
(1)
Castillos en Blarney
Castillo de Blarney
(9)
Castillos en Kinsale
Charles Fort
(1)
Castillos en Cork
Elizabeth Fort
(3)
Castillos en Cape Clear Island
Bares de Copas en Cork
Shelbourne Bar
Bares de Copas en Cork
Franciscan Well Brewery & Brewpub
(2)
Bares de Copas en Cork
Old Oak
(1)
Bares de Copas en Crosshaven
Cronin's Pub
(1)
Bares de Copas en Cork
Rising sons brewery
(1)
Bares de Copas en Cork
An Bróg Bar
(2)
Bares de Copas en Cork
Sober Lane
Bares de Copas en Cork
L'Atitude 51
Bares de Copas en Cork
Fionnbarra's Pub
Bares de Copas en Baltimore
Bares de Copas en Bantry
Bares de Copas en Cork
Pub sin e
Bares de Copas en Cork
Deep South Bar
(1)

86 cosas que hacer en Cork

Ciudades en Cork
Cork
(7)
Considerado como uno de los mayores puertos naturales del mundo, Cork tiene el aspecto más europeo de todas las ciudades de Irlanda, debido al cosmopolitismo que conlleva la herencia de su antiguo pasado como centro comercial de primera magnitud. Una ciudad agradable y llena de ambiente, con una escena cultural muy animada y en continuo crecimiento. Cork no tiene el aspecto desesperanzado que se ha apoderado mde otras ciudades portuarias, en parte debido a la contagiosa buena disposición de sus habitantes, gente alegre siempre dispuesta a explicar al visitante las razones por las que su ciudad es infinitamente superior a Dublín y a recomendarle un pab donde probar Beamish o Murphy, las dos marcas de cerveza negra locales, superiores aquí a la mismisima Guinness. Toda esta positividad no sufrió merma después de enfrentarse con los ingleses, no así su patrimonio arquitectónico que fue destruido en parte y cuyos supervivientes constituyen un conjunto de fachadas de singular cromatismo y una belleza únicas. El centro está inmerso en una especie de isla formada por dos brazos del río Lee, con una parte completamente llana y otra trepada en una serie de montes con calles muy empinadas. Pero lo realmente importante en Cork es su atmósfera, síntesis del arraigado orgullo de quienes creen vivir en la auténtica capital de Irlanda y de una reciente vitalidad económica. Por las calles se respira la música, la estabilidad de un comercio y una industria en auge y sobre todo una aura de tranquilidad y bullicio que conviven a un tiempo en la maravillosa ciudad de Cork.
Castillos en Blarney
Castillo de Blarney
(9)
Quedé encantado con el castillo, los verdes jardines que lo rodean, así como los variados senderos que atraviesan frondosos bosques cercanos. El castillo sólo conserva su estructura, pero tiene un gran atractivo: el "Blarney Stone", en la cima de un torreón, piedra que, según la tradición, hay que besar para conseguir el don de la elocuencia. Debajo del castillo hay una pequeña cuevecilla a la que se puede acceder, en varios tramos agachados. Totalmente recomendable perderse por sus senderos y conocer de primera mano la tradición más mística de la Irlanda celta.
De interés cultural en Cork
Cork City Gaol - Museo
(2)
A veces tenemos que acercarnos a lugares que nos muestran la visión menos amable de las personas. En esta ocasión, la historia de Cork nos lleva a su antigua cárcel. Antes de llegar allí, en la misma Sunday’s Well Road nos encontramos con la escuela de música de la universidad de Cork (UCC). Deteneos un minuto para disfrutar desde esa altura de la vista de la ciudad. Cuando estás abajo, en el city centre, piensas con facilidad que no es un lugar excesivamente grande. Pero yo me sorprendí cuando pude ver una parte de la distancia que abarca Cork. ¡Realmente es más grande de lo que parece! El recorrido de la cárcel nos lleva por el despacho del director de la prisión y por las celdas del ala oeste. Durante la visita vimos la vida de la cárcel representada a través de numerosas figuras de cera. Desde los funcionarios con cara de pocos amigos vigilando la entrada hasta los prisioneros encerrados. Podemos ver las condiciones en las que vivían y tratar de comprender el funcionamiento del lugar. Para terminar la visita nos llevaron a una sala en la que estaba escenificado un juicio. Allí pusieron un vídeo explicativo de la historia de la cárcel y contaron curiosidades como que, durante la hambruna en Irlanda, muchas personas llegaban a cometer crímenes para que les enviasen a prisión, donde estarían alimentados. Si nunca habéis visto una cárcel por dentro, merece la pena ir, ya que la visita es bastante curiosa y apenas dura una hora.
De interés cultural en Cork
Cork English Market
(10)
The English Market para ha sido mi rincón favorito durante el año que he vivido en la maravillosa Cork. Este mercado es un lugar con un encanto especial para mí, donde se reúne todo lo bueno de Irlanda, su gente, el trato y la comida. Todos los sábados por la mañana me cogía mis bolsitas de tela (cuidan mucho el medio ambiente, me encanta) y me iba a comprar al English Market. Allí puedes encontrar de todo, desde un salmón buenísimo, pan casero, fruta muy barata ¡¡¡y hasta un puesto de aceitunas griegas!!! Pero no es un simple mercado, su estructura y los techos de madera de una de sus entradas dejan al turista con la boca abierta. Las callecitas entre tiendas no tienen orden por lo que le dan un encanto especial al mercado. Además de comprar puedes disfrutar de un buen almuerzo en uno de sus 2 restaurantes, uno de ellos con música de piano en directo. Muchos puestos son atendidos por irlandeses, son gente realmente amable y con un acento precioso, aunque todos digan que es más difícil de entender, la gente de Cork para mí son los más auténticos. El English Market también es un sitio de reunión para los jóvenes extranjeros que quedan para comprar lo necesario para hacer las cenas internacionales, de lo mejor que se puede hacer cuando vives fuera. Esta foto refleja lo que más me gusta del English market, la gente y su color. El tratamiento de la imagen es HDR
Puertos en Cobh
Cobh
(6)
Cobh es el nombre que recibe el puerto marítimo de Cork. La ciudad, sin embargo, fue durante más de medio siglo conocida como Queenstown debido a una visita que hizo la reina Victoria en 1849. Pero, con la consecución de Irlanda como un Estado libre en 1922, Cobh volvió a fijarse como su nombre de forma definitiva. Si vais a la ciudad en tren, nada más salir de la estación veréis una estatua conmemorativa de Anne Moore junto con sus hermanos Anthony y Philip. Ésta irlandesa procedente de Cobh fue la primera inmigrante que llegó a los Estados Unidos a través de la isla de Ellis. Pero el puerto de Cobh no es famoso sólo por esta mujer inmigrante. Aquí hizo su última parada para recoger pasajeros el barco “Titanic.” Cobh está relacionado con otro barco que fue a pique, el “Lusitania.” Tras su hundimiento, los supervivientes llegaron al puerto de Cork y algunos de los fallecidos fueron enterrados en el cementerio al norte de la ciudad. Se puede ver el monumento conmemorativo situado frente al mar. Aquí se ha desarrollado una importantísima tradición marítima y, por tanto, era lógico que se creara en 1720 el Real Club de Yates de Cork, que es el más antiguo club de yates del mundo. Además, allí tiene lugar cada dos años la regata más importante de Irlanda, entre otras regatas que se suceden en Cobh a lo largo de todo el año. En definitiva, el puerto de Cork tiene un gran interés para aquellos interesados en el mundo de la navegación, aunque no debemos olvidar el Sirius Arts Centre ni la St. Colman’s Cathedral.
Catedrales en Cork
Catedral de San Finbarr
(5)
Apartada del bullicioso centro de la ciudad de Cork, pero aupada en una loma desde la que domina toda la ciudad, la Catedral Anglicana de San Finbarr es la iglesia más espectacular de la ciudad, fácilmente reconocible gracias a sus altísimas agujas de 76 metros y la elegancia de sus formas levantadas en estilo neogótico y que esconden un interior victoriano, severo y adusto pero de gran belleza. Es por esto que los visitantes tienden a considerarla más antigua de lo que es, y luego quedan sorprendidos al descubrir que sólo lleva hay desde 1870 y que lo realmente valioso históricamente hablando se esconde bajo ella, donde aún se conservan los cimientos desde los que el obispo Finbarr levantó su abadía allá por el siglo VII. El entorno del edificio es una auténtica delicia, tras pasar la verja que cierra el recinto, entramos en un espacio verde que sugiere sobre todo paz y silencio, de tal manera que aunque esté situada junto a una carretera, una vez traspasamos la gran cancela, lo único que oímos el es trinar de los pájaros. A mano izquierda el terreno está sembrado de grandes lápidas, testimonio de los más de 200 años de enterramientos cristianos que la catedral ha cobijado durante su historia. En un pequeño rincón, un laberinto en el suelo se convierte en un camino único que conduce a un centro. A diferencia de otros laberintos donde existen opciones de dirección para el osado que se rete a terminarlo y donde es imposible ver el final del viaje, éste, con su único camino conduce a un objetivo central que es visible en todas las etapas del viaje... Los visitantes a la Catedral pueden recorrer el laberinto mientras oran, reflexionan sobre un problema, meditan, o simplemente lo siguen sin ninguna intención determinada durante los diez minutos que se tarda en terminarlo. Ya dentro del templo nos asombramos con las más de 1.200 estatuas que adornan paredes y altares, y sobre todo una gigantesca bola de cañón que recuerda el Sitio de Cork del siglo XVII.
Lagos en Cork
The Lough
(4)
The Lough en Cork es uno de los lugares más visitados por sus habitantes para relajarse, divertirse o simplemente pasear. Es uno de mis rincones favoritos de esta maravillosa ciudad. Todas las mañanas y las tardes del año que he vivido allí pasaba por The lough de camino al trabajo o casa. Siempre he llevado mi cámara conmigo debido a mi trabajo, por lo que he podido inmortalizar alguna de las imágenes más bonitas: El atardecer de The Lough. Nunca había visto unos rosas y morados tan intensos en el cielo. Es íncreible ver cómo el cielo se transforma en una preciosa estampa. El lago es un lugar de descanso o actividad para los "corkonians" Puedes ver algunos madrugadores pescando con todos sus enseres, incluso su mini tienda de campaña. Gente paseando a su perro o dando de comer a los numerosos cisnes y demás pájaros que habitan el lago, padres que llevan a sus niños al pequeño parque que hay al fondo, o jóvenes jugando al fútbol o el deporte nacional irlandés, el "hurling". Además al lado del lago se encuentra un bar y restaurante (The Hawthorne Bar & Lakeside Restaurant) en el que puedes disfrutar de los días soleados. En invierno la visión del lago con escarcha en toda la superficie es realmente bonita. Una de las cosas que más me gustaban de pasar por el lago todas las mañanas era el hecho de cruzarme siempre con las mismas personas. Cork es una ciudad pequeña y eso hacía sentirme más en como en casa. Altamente recomendable su visita.
Iglesias en Cork
Iglesia Santa Ana - Shandon
(2)
Ya me había pasado una vez en Estocolmo. Quien me conoce sabe que me gusta visitar iglesias, no por su componente religioso o de fe, sino por el histórico y sobre todo el artístico. Así que en Irlanda, estandarte del catolicismo en Europa, no iba a ser menos. Antes de despedirnos de Cork, y casi por casualidad, apareció ante nuestros ojos una iglesia que desde lo alto observaba el ir y venir de la ciudad. Realmente nos acercábamos a ella por la fama de sus campanas, las famosas Shandon, que pueden visitarse y tocarse, previo pago y que llevan en la torre desde el siglo XVIII, lo que las convierte en unas de las mas antiguas de Irlanda aún en uso. Pero cuando entramos nos llamó aún más la atención la cantidad de banderas del arcoiris que adornaban sus paredes. Así que decidimos investigar. No encontramos una explicación concreta, pero de repente vimos toda una declaración de principios en el tablón de anuncios: "We are committed to taking all people seriously - married and single people, gay and straight, those who have a natural faith and those who struggle with belief." (Nos comprometemos a tomar todas las personas en serio - casados y solteros, gays y heterosexuales, a todos los que tengan una fe natural y quienes luchen con convencimiento y principios por ella.) Ojalá todas las parroquias del mundo tuvieran como mínimo este principio de respeto hacia los demás sin importar su condición. Desgraciadamente no es así.
Catedrales en Cobh
St. Colman’s Cathedral
(1)
Dominando la ciudad de Cobh desde lo alto de una colina, encontramos la St. Colman’s Cathedral. La posición es genuinamente excepcional. La vista desde el puerto hace inevitable la subida de dicha cima. Es decir, a la hora de subir, energías y no os preocupéis, que si hay casas a ese nivel, es porque hay quienes suben y bajan todos los días. Son diez minutos para poneros a prueba. La recompensa, la catedral de Cobh. Se trata de una catedral de estilo gótico cuya construcción tardó alrededor de cincuenta años en terminarse, en 1916 (según la oficina de turismo). El año de finalización depende de a quién le preguntes, aunque está claro que ronda los años 1915 y 1916. El punto más alto de la catedral alcanza los cien metros de altura. El emblema que se encuentra sobre la entrada dice: “Deus Adjutor Meus”, que significa “Dios es mi ayuda.” Cada domingo tiene lugar un recital en el que el experto toca el carillón. El carillón de esta catedral se trata del mayor de Irlanda, con 49 campanas. Recordad, cada domingo a las 16.30. Si decidís pasar la mañana allí y marcharos por la tarde os lo perderéis. ¡Hablo por experiencia! Por último, no olvidéis echar un vistazo al puerto de Cobh desde las alturas. Haced fotos y, ya sabéis, ¡relajaos bajando la cuesta!
Castillos en Cork
CIT Blackrock Castle Observatory
(7)
El Castillo de Blackrock (Blackrock Castle) se encuentra en Cork, la segunda ciudad más importante de Irlanda, tras Dublin. Esta ciudad está situada al sur de la isla. Este castillo es ahora observatorio astronómico, con visitas guiadas a su interior. En su patio se encuetra una cafetería/restaurante donde poder tomar tranquilamente una pinta de Beamish, la cerveza típica de Cork.
Calles en Cork
Calle st Patrick
(1)
La calle de St. Patrick, ¿cómo no caer bajo tu hechizo hermosa calle? Estás en el corazón de la ciudad, eres la arteria principal, el alma de la ciudad portuaria y mercantil, el lugar de encuentro: eres un imprescindible para quien visita Cork. Colocas en una curva a tus edificios antiguos intercalados con tiendas de moda, incluyendo el genial Debenhams, o tiendas más tradicionales. Es un placer cruzarte, descubrirte, conocerte de memoria. En realidad eres un antiguo canal cubierto que desemboca en St Patrick's Bridge, el puente más famoso de la ciudad, con sus tres arcos, que todo el mundo recorre al menos una vez al día.
De interés cultural en Midleton
Midleton
(2)
Midleton es una pequeña ciudad situada entre Cork y Youghal, en el condado de Cork. Es famosa por su destilería de whisky Jameson, muy visitada por turistas fanáticos de esta bebida. También cuenta con una bonita iglesia al más puro estilo irlandés (Holy Rosary). El centro de la ciudad es muy vistoso, lleno de coloridas casonas. Recomendable pasar una agradable tarde de paseo por Midleton.
Monumentos Históricos en Cork
University College Cork
(2)
Tanto para los amantes del el arte y de la historia, como para los amantes del conocimiento, este lugar siempre sorprende a través de sus anécdotas y su historia. Está formado por varios edificios: la capilla, el observatorio de anatomía con su telescopio, la biblioteca, ... Los más observadores podrían ver también las esculturas de ángeles sonrientes, en la entrada del pórtico, contentos de recibir a los visitante a este lugar; pero, al salir, verán la cara triste de éstos... Un momento casi mágico que nos hace a todos desear estudiar en este lugar.
Bares de Copas en Cork
Shelbourne Bar
El Shelbourne es un lugar que no se olvida y al que uno regresa una y otra vez. Uno de esos bares en donde uno prueba todos los cócteles de la casa, todos los bocadillos caseros... Situado en el corazón de la ciudad de Cork, tiene su propio estilo cosmopolita, a la vez tradicional y moderno, con una decoración sencilla y elegante. Sentados en taburetes, alrededor de la barra o instalados en torno a una mesa, uno se siente relajado inmediatamente porque el pub tiene lo que cada quien necesita. Durante el día, reina un ambiente relajado, se puede almorzar sin problema o simplemente tomar una copa, y por la noche se anima tranquilamente según lo que toque: a veces ambiente deportista cuando transmiten un partido, a veces festivo... El Shelbourne gusta a todos.
De interés turístico en Cork
Red Abbey Tower - Torre de la Abadía Roja
Única superviviente del periodo medieval de la ciudad de Cork, la torre de la Abadía Roja, se levanta aún en su sitio como vestigio de la construcción que allá por el siglo XIII se levantó para hospedar a una nutrida comunidad de monjas. Lo más curioso de todo, es que estuvo habitada hasta bien entrado el siglo XVIII, cuando la Reforma la transformo....en una fábrica de azúcar! Y esa fue su perdición, ya que los numerosos hornos para el refinado que tenía en sus dependencias, provocaron un terrible incendio que devoró casi todo el edificio y sólo dejó la torre, aunque en un estado lamentable. Restaurada y considerada Patrimonio Nacional, se dice que la mitad de los fantasmas de Cork residen bajo sus piedras, ya que durante unas excavaciones a finales del siglo pasado, se encontraron, muy cerca de los muros medievales que formaban el convento, multitud de esqueletos humanos de hombres, mujeres y niños. Vale la pena acercarse aunque sea sólo unos minutos a ella para respirar un poco más de la historia de la ciudad de Cork.
Bares de Copas en Cork
Franciscan Well Brewery & Brewpub
(2)
Si la fama de la Guinness ya no tiene nada que hacer en Irlanda quizá una pequeña cerveza podría pronto robarle el protagonismo con su alegría color ámbar, o rubia, o incluso tambien tostada: la Fransciscan Well. Destilada en Cork en una antigua destilería monástica,a la que debe su nombre, esta joven cerveza (creada en 1998) arrasa como el pan caliente.¿ Nuestra preferida? La envejecida en barrica de whisky irlandés ... naturalmente!
Ciudades en Kinsale
Kinsale
(4)
Dar un paseo por la agradable localidad de Kinsale es una de la opciones a tener en cuenta después de una visita a la ciudad de Cork. Se trata de un pueblo a orillas de un puerto y rodeado de pequeñas islas llenas de verdes praderas. En el centro del pueblo, destaca el Main Street, de edificios coloridos, la iglesia de St Multose, y la plaza donde se encuentra el Old Market House, hoy en día palacio de justícia. A 3 km al este de la localidad se encuentra Charles Fort, un fuerte en forma de estrella que se puede visitar. Nosotros no entramos, pero lo que sí que hicimos fue bajar por un camino a su izquierda para hacer una excursión corta, con muy buenas vistas, a orillas del mar, hasta un pequeño puerto para luego volver por el mismo camino.
Castillos en Kinsale
Charles Fort
(1)
Dentro de las peripecias vividas al recorrer irlanda en auto, los mejores lugares o al menos los que mas nos gustaron los encontramos por casualidad o por decirlo de una forma mas simple, gracias a perdernos. Con el tiempo hemos discutido como llegamos a Kinsale y las teorías son varias. Saliendo de Cork la idea era ir para los rings of kerry siendo el camino mas directo la ruta que va de Cork a Kilarney pero en vez de esa ruta tomamos por el sur como para ir a Bantry lugar que quería ir por la famosa canción irlandesa "The star of the county down" Así llegamos a Kinsale, donde está el fuerte Charles y también llegamos a Crookhaven, pero esa es otra historia. Conclusión: Salirse de la ruta establecida a veces te lleva a conocer gente y lugares increíbles.
Inspírate con las mejores listas de la comunidad