Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Chichicastenango?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Chichicastenango

41 colaboradores

19 cosas que hacer en Chichicastenango

Mercados en Chichicastenango
Mercado de Chichicastenango
(6)
Chichicastenango es un pueblo de la región de Quiché en Guatemala. Su población son los maya quiché y el idioma se llama quiche también. Su mercado muy animado y famoso tiene lugar los días jueves y domingo, y la gente llega de muy lejos, desde los pueblos alrededor de “Chichi”, para vender su mais, sus frijoles, y comprar una gallina o un poco de carne. Además, se ha convertido en un precioso mercado de artesanía donde podrás comprar todos los regalos que deseas traer de vuelta a tus amigos, a un precio increíble, eso sí se ha de negociar! Los precios por lo general, se pueden dividir por dos, y luego depende lo que uno está dispuesto a pagar para un trabajo artesanal, generalmente de calidad. Los huipiles, que son los trajes típicos de mujer, requieren semanas de trabajo, y se venden para 50 hasta 100 euros, y más si el trabajo está finamente hecho, y los motivos son muy delicados. Cada pueblo tiene su tradición de tejido, y todos son diferentes, pero similares para la gente de un mismo pueblo, lo que permite, antes de que una persona abra la boca, saber de donde viene. Para llegar al mercado, hay buses directos desde Los Encuentros, y Panajachel los días de mercado. Se tarda una horita desde Pana. Después de tantas compras, dirígete a un puesto de comida para degustar unas tortillas calientes, con puré de frijoles y un vaso de horchata. Delicioso!
Cementerios en Chichicastenango
Cementerio De Chichicastenango
(4)
Para mi el color de los cementerios sigue siendo el color del dolor , el negro no lo puedo ver de otra manera ya que implica la perdida de mis seres queridos ¡ irremplazables , sin duda ! . Ya me gustaría verlos como la población indígena de estas tierras Guatemantecas , donde la etnias lo ven en colores , multicolores donde cada color significa quien o a que edad se enterro esa persona , fantástico método asociado al final , al ocaso de la vida . A mi vuelta busque información de estas formas que no, son unicas ya que por Asia - Indonesia ; incluso India , siempre tienen ese otro simbolismo , ante ese inevitable acontecimiento y que diferente de verle , dependiendo de la cultura que se tenga . Pero casi siempre lo he visto reflejado por el color blanco o con ofrendas de las privaciones , que no han tenido en vida y que se incineran con ellos mismos . Lo que no había visto es esta explosión de alegría en un campo santo , aquí los rituales mayas destinan el blanco para los padres , el azul turquesa para las protectoras madres , el rosa para las niñas y el azul celeste para los niños y a los abuelos , nuestros ancestros el amarillo que es el color del sol , del poderoso astro . La verdad que es bonita la idea mas que la nuestra , ya me gustaría verlo en multicolor . Donde las tumbas ya desde lejos están brillantes muy repintadas , donde se funden ritos católicos y sincretismo indígena , una mezcla tan bien arraigada por estas tierras
Iglesias en Chichicastenango
Iglesia de Chichicastenango
(5)
La Iglesia de Santo Tomas no es una iglesia como las demás , es muy especial . Por estar ubicada en el departamento de Quiche , a unos 145 Km de la ciudad de Guatemala . En Chichicastenango , conocida también por " Chichi " , donde la riqueza cultural y folclorica de sus ricos y coloristas trajes , tienen su máxima expresión , junto a sus rituales . Data del 1540 , antes había un templo maya donde hoy esta la iglesia . Nos muestra el esplendor de la arquitectura colonial - hispana , en su interior guarda alguna pieza o retablos del S. XVII , en una sola nave con un coro alto y cúpula colonial , rodeada de champas y de incensarios . Sus 18 escalinatas como los meses solares del calendario maya y donde cada escalón representa cada uno de los 20 días del calendario maya . Nos muestran también que son lugar de ofrendas realizadas por los chamanes , lugar en el que apetece sentarte y mezclarte , este es privilegio del oserbador . En la base se aprecia la zona donde se realiza el fuego por los chamanes . Y de ventas por la proximidad al mercado ¡ que fantástico lugar , donde dejarte llevar , donde se posen tus ojos , siempre merecerá la pena !.... En su interior ,bastante oscuro con grandes losas de piedra vimos caminos de ramas y restos de los rituales indigenas que se estaban consumiendo , impregnado el ambiente por la esencia de los ritos que en ella se hace , santos que no tienen nada que ver con los nuestros , tan vestidos . Donde se fusionan el catolicismo y los ritos del sincretismo indígena, aquí de una forma muy evidente. Tambien se encontró aquí un libro sagrado Maya que narra el origen de la Humanidad , Popol Vuh . Lugar de ceremonias de los indigenas Quiches en lugares así de especiales , y realizando ceremonias donde se piden ayuda a Jesús , a la iglesia catolica y a sus antepasados . Los sacerdotes mayas " los ah kin " grandes astronomos y matematicos , realizaban sus ceremonias basandose en el calendario maya ; en el que coexisten tres medidas que eran : Tzholkil de 260 días - ( calendario sagrado ) - el civil o haab de 365 días ( medicion solar en relaccion a los planetas venus - marte ) - y la cuenta larga ( atraves de su unidad el kin o día solar ) ¡¡ Chichicastenango , donde las tradiciones están tan arraigadas !!
Bosques en Chichicastenango
Pascual Abaj
(1)
Uno no puede irse de Chichicastenango sin ir a ver el Pascual Abaj. Se halla al sur de la ciudad, en lo alto de una colina. No hay ningún problema para encontrarlo porque todos los lugareños conocen y veneran este lugar. Desde la zona de las morerias (talleres de máscaras) sólo hay que seguir un camino arbolado que va cuesta arriba por la colina. El paseo es muy bello, cubierto de pinares, siempre verde. Al llegar arriba, lo primero en verse es una estatua negra, casi informa, ennegrecida por el humo: es Pascual Abaj. Pascual Abaj significa para los mayas "piedra de sacrificio". Es un santuario en honor a Huyup Tak´ah, dios maya de la tierra cuyo nombre significa "llanura montañosa". Se cuenta que este ídolo de piedra, indescriptible, tienen cientos e incluso miles de años. Ha sufrido algunos daños por parte de extranjeros, pero todo el pueblo de Chichicastenango le sigue venerando. Los brujos y brujas del pueblo acuden regularmente a este lugar para ofrecer a la deidad comida, cigarros, coca colas, flores, un pollo... Suelen ir acompañados de una o varias familias que desean algún favor del dios. Es fascinante presenciar una de estas ceremonias, eso sí, siempre desde una distancia prudencial y desde el respeto y el silencio.
De interés cultural en Chichicastenango
Día de Santo Tomás
(2)
El nombre completo de la ciudad de Chichicastenango es Santo Tomás Chichicastenango, un pueblo con una mayoría de indígenas que habla el Quiché. El 93% de la población lo tiene como idioma materno, y solamente un 7% de ellos tiene el español. Pero su religión es la religión católica, desde la época de la conquista española. Ahora está cambiando al evangelismo, pero el patrón de la ciudad sigue siendo Santo Tomás. Lo encuentras a lo largo del año en la pequeña iglesia de Santo Tomás, cerca del mercado de Chichicastenango. La gente viene tanto ahí a rezar que para hacer rituales tradicionales maya, una curiosa mezcla para un lugar de culto católico, pero está tolerado por la iglesia. El 21 de diciembre es el día de Santo Tomás, una de las más grandes fiestas de la ciudad. El santo se saca de la iglesia y se hace una procesión por el pueblo. Las procesiones también son una mezcla entre tradición maya y catolicismo. Las plumas, el humo, la manera de rezar y de llamar al santo, son muy diferentes de regiones más hispanizadas, como la Antigua Guatemala. Luego en frente de la iglesia puedes ver el palo volador, otra tradición del pueblo, un chico que sube a un palo muy alto y se deja caer agarrado por una cuerda.
Museos en Chichicastenango
Museo Regional
Se trata de un museo interesante principalmente por la colección de máscaras ceremoniales que alberga en su interior. Además de ellas podemos encontrar quemadores de incienso, joyería en jade, estatuas... Un buen lugar para acabar el día antes de regresar a Atitlán o a Antigua. No es demasiado grande, pero su precio y la calidad de sus máscaras bien justifican una visita.
Iglesias en Chichicastenango
Iglesia de Santo Tomás
(4)
La iglesia de Santo Tomás no es como todas las iglesias. En ella la vida, el mercado y las flores se confunden con el misterio y el sincretismo religioso. Situada al este de la plaza central de Chichicastenango, fue construida alrededor del año 1540. Aunque está dedicada al culto católico, resulta difícil encontrar algún parecido a lo que entendemos por catolicismo en Occidente. Extrañas y bellísimas ceremonias de marcado carácter maya se celebran en este edificio. Merece la pena estarse un buen rato observándolas, oliendo el incienso, escuchando las oraciones... Después de que nuestros ojos se acostumbren a la oscuridad, veremos las velas en el suelo, la gente arrodillada en torno a ellas entonando oraciones en lenguas oscuras, antiguas. El suelo está cubierto de ramas de pino, de maíz. Hay botellas de licor y también de coca-cola ofrecidas a los santos y a los muertos mayas, enterrados bajo el suelo de esta iglesia. No es extraño que un escalofrío nos recorra... Es el momento de salir al exterior y contemplar su escalera. Llena de vendedores, flores, animales, ceniza... Cumple hoy en día una función similar a las escaleras que antaño conducían a la cúspide de las pirámides mayas. Hay que sentarse en las escaleras, oír a los "chichkajaues" balancear incensarios, sonreír con las milongas de los curanderos... Un lugar mágico, fascinante. Es difícil no evocar sus escaleras sin conmoverse.
De interés cultural en Chichicastenango
El Baile Del Torito
(3)
Este baile surgió aproximadamente en el siglo XVII en la época colonial, su tema principal es la ganadería, narra el drama que se produce en una hacienda y que acaba con la muerte del dueño de la hacienda por el toro más bravo. Para este baile se utilizan unos trajes muy vistosos y con muchos adornos, de lentejuelas, plateados. Se forman dos filas unos enfrente de otros y bailan al compás de una marimba.
Iglesias en Chichicastenango
Capilla del Calvario
(1)
Situada en el lado oeste de la plaza central de Chichicastenango, tiene forma y funciones similares a la iglesia de Santo Tomás. Pero al ser un poco más pequeña resulta bastante menos concurrida por turistas. Es fácil presenciar en ella viejas ceremonias alrededor del fuego, mujeres mayas ofreciendo telas y oraciones a dioses precristianos, algún que otro anciano con la mirada ya en otro mundo...
Catedrales en Chichicastenango
Catedral Santo Tomás
(2)
En las gradas de la iglesia hay un aire con un olor intenso a incienso y a las distintas especias que venden en el mercadillo que empieza a sus pies. Es una iglesia construída sobre una antigua estructura maya. Fue construida en 1540 por los españoles y reconstruida en el siglo XVIII, tiene la fachada de color blanco que contrasta inmensamente con el fuerte colorido del entorno, con los vestidos de los mayas, con el mercadillo...
De interés cultural en Chichicastenango
El palo volador
Es una fiesta que se celebra en el pueblo de Chichicastenango, en el departamento del Quiché. Muchos turistas llegan a Chichi para ver el mercado, los domingos y los jueves, saliendo desde la Antigua Guatemala o desde Panajachel. Pero las fiestas también son muy interesantes, en este pueblo de gran tradición maya. El día del palo volador es el 21 de diciembre, y en Joyabaj el 15 de agosto, pero es un lugar donde llega menos gente. Es un baile prehispánico, que se conservó durante la colonización. Los hombres suben a un gran palo, arrimado por cuerdas, y se dejan caer lentamente, en un movimiento circular. Llevan un traje negro, y un sombrero con plumas de colores. La música que se toca es una música especial. El palo se encuentra en frente de la iglesia de Santo Tomás, es un gran pino de 30 a 40 metros de alto.
Pueblos en Chichicastenango
Chichicastenango
(2)
Situado en la zona del Altiplano guatemalteco, se encuentra a unos 2000 metros de altitud, por lo que el clima suele ser más fresco que en Antigua o el Lago Atitlán. Pertenece al departamento del Quiché, una de las zonas que más sufrió la violencia durante los 36 años de guerra civil que vivió el país. Chichicastenango es famoso y conocido por su mercado, que se celebra todos los jueves y domingos, y que recibe la visita de cientos de turistas atraídos por el colorido de sus puestos y por las gangas que pueden encontrar pero que, sin embargo, abandonan el pueblo esa misma tarde. Pero este pequeño pueblo, rodeado de valles, merece una visita más larga. Llegar a Chichi (como la llaman todos los lugareños) el domingo, como hice yo, no es una buena idea. Es literalmente imposible dar más de 3 pasos seguidos y es también imposible orientarse porque las calles, las paredes, los carteles, TODO, está tapado por los cientos de tenderetes indígenas. El espectáculo es increíble, desde luego, pero también abrumador y agobiante. Es preferible llegar el día anterior, al menos para poder hacer un reconocimiento rápido del terreno. Las calles, el día de mercado, están repletas de puestos de todo tipo. Hacia el norte, alejándote de la Plaza (en todas las ciudades y pueblos de Guatemala hay una plaza o parque central), están los puestos para turistas (máscaras, pañuelos, espejos, camisetas, etc), hacia el sur, rodeando la Plaza, los puestos para los lugareños, donde se vende fruta, verdura, jabón, velas de todos los colores (para las ofrendas), sartenes o trozos de cal (mezclada con agua y molida sirve para reblandecer el maíz y hacer las famosas tortillas). Incluso hay gente con auténticas piaras de cerdos vivos y chillones que, por supuesto, también están a la venta. A un lado de la plaza, cuando consigues divisarla entre tanto puesto, está la Iglesia de Santo Tomás, lugar sagrado para los mayas, a pesar de ser un edificio católico. En realidad, antes de que llegaran los españoles, aquí había un altar de ofrendas y sacrificios mayas, pero los españoles lo destruyeron para construir su templo. Lo único que respetaron fue la escalinata principal de acceso, que es semicircular y tiene 18 escalones, que representan los meses del calendario maya. En estas escaleras es donde los chamanes, sacerdotes mayas y líderes espirituales realizan sus rituales tradicionales. En realidad, cualquier día de la semana puedes encontrarte gente allí quemando incienso y velas, pero el domingo es el día más espectacular, porque como vienen indígenas de todos los puntos de la región, salen incluso cofradías en procesión. La Iglesia Católica parece que ha aceptado y permitido (quizás porque no le ha quedado otro remedio) que los indígenas continúen haciendo sus rituales allí. De hecho, dentro de la iglesia también, en el pasillo central, hay varios tablones de madera en el suelo, cubiertos de velas encendidas, pétalos y frutas y que hacen las funciones de pequeños altares mayas. Allí te puedes encontrar por ejemplo, con que el cura esté dando misa y en uno de esos altarcitos a la vez, una curandera esté haciendo su ritual maya (por cierto, está terminantemente prohibido hacer fotos dentro de la iglesia). Me contaban, cuando estuve allí, que a los mayas no les gusta que los turistas suban por la escalinata principal para acceder a la iglesia. Al lado derecho de la iglesia hay una pequeña rampa con otra puerta por donde también se puede entrar. Pero los turistas no suelen respetar esto, bien por ignorancia o porque directamente les importa un bledo. Walter, un chaval que tiene una agencia de viajes en Chichi (Chichi Turkaj Tours, en la 5ª Av. 5-24), me contaba que los mayas suelen resignarse ante este comportamiento, pero que algunas veces, los chamanes les dan golpes a los turistas con el incensario (suelen ser simples latas agujereadas que rellenan de resina de copal), así como quien no quiere la cosa. Si vais alguna vez, intentad respetarlo, pues para los mayas sus creencias y ritos son absolutamente sagrados. Y además, no cuesta nada. Si el bullicio y trasiego del mercado os llega a agobiar, hay un restaurante, Los Cofrades (6ª calle esquina a 5ª Avenida) que no es nada del otro mundo, pero tiene un balcón en la segunda planta con 4 mesas, desde donde puedes observar todo el ajetreo, pero sin estar metido en él. El Hotel Girón, en la 6ª calle, es un buen sitio para pasar la noche (75 Quetzales=6,5 €). Está muy céntrico, a 5 minutos caminando de la plaza central y al lado de un pequeño restaurante, el Tziguan Tinamit, donde se desayuna estupendamente por poco dinero y con unos camareros atentísimos. A las 4 de la tarde más o menos, los indígenas empiezan a desmontar sus tenderetes y a recoger lo que no han vendido. A las 6 aproximadamente, ya casi no queda ni un turista en el pueblo. Ver cómo desmontan los puestos es casi más interesante que el mercado en sí. Se organiza un ir y venir de gente de un lado a otro de la calle, gritándose cosas como "toma, llévate tú estas tablas" o "déjame un trozo de plástico para cubrir las telas", o "vigílame al niño mientras me cargo a la espalda al otro niño". Vamos, eso es lo que yo imagino que se dicen, porque en Chichi, todo el mundo habla en quiché, así que ir por la calle es como pasear por Moscú, por ejemplo. Chichi es un pueblo casi cien por cien indígena. Chichicastenango tiene una peculiaridad única.Tiene dos sistemas administrativos y religiosos: Hay un alcalde y un cura, elegidos por el Gobierno y la Iglesia Católica, respectivamente y, por otro lado, hay una alcaldía indígena y un líder espiritual, a modo de alcade, elegidos por los propios indígenas y que tienen los mismos poderes que el otro alcalde y el cura. La alcaldía indígena está a la derecha de la Iglesia de Santo Tomás y siempre tiene abierta su puerta. Está situada en un pequeño corredor con arcos donde, en sus paredes, hay un mural que representa el ayer y el hoy más cercano de Guatemala, con dibujos de cruces, tumbas, lobos con sangre en la boca, indígenas que lloran... Que representan la época de la guerra civil. Por otro lado, hay dibujos de palomas, manos en posición de rezo y serpientes (que para los mayas simbolizan la inteligencia y la fuerza), que representan la época de paz actual. Aquí a casi nadie le gusta hablar de aquella época, pero todos llevan en sus rostros una sombra. En todas las familias hay un desaparecido, un torturado o un asesinado. Afortunadamente, Chichicastenango es hoy uno de los pueblos más pacíficos y tranquilos. Yo me enamoré de sus calles, de su gente reservada, de su olor a lluvia y montaña, y a incienso y a resina, de los ojos de los niños que no se atreven a mirar al extranjero fijamente, de las mujeres que echan a correr cuando empieza a llover mientras se protegen la cabeza con sus rebozos, de las miradas de los ancianos, que siempre parece que lloran, de los espíritus que susurran por las noches (que los extranjeros creen que es el sonido del viento), y de cada sonrisa que te regalan. No se puede abandonar Chichi sin visitar el Cementerio y el Cerro de Pascual Abaj. El cementerio es, aparentemente, como cualquier otro cementerio católico. Tiene tumbas y panteones (dependiendo de lo pudiente que fuera el fallecido) pero la diferencia es que todas están pintadas de colores. Y esta es la aportación maya. Los mayas asocian cada día de la semana con un color, así que las tumbas se pintan del color del día en el que el muerto fue enterrado. Pascual Abaj, por su parte, es una piedra sagrada para los mayas. Situada en lo alto de un pequeño cerro, se puede llegar caminando desde el pueblo (unos 20 minutos de paseo). Allí los chamanes realizan todo tipo de ofrendas y rituales de limpieza y purificación. Si tenéis la suerte (como yo) de encontraros con una de estas celebraciones cuando visitéis el lugar, pedid permiso siempre antes de poneros a hacer fotos, pues podéis ofender a los chamanes. Con educación y una sonrisa, nunca suelen decirte que no. Me quedan mil detalles más por contar de este sitio increíble, pero hay cosas que una siempre prefiere guardarse en el corazón.
Bares de Copas en Chichicastenango
Bar "El último adios"
(2)
Me encanta. Cuando llegué al final de la calle que llevaba hacia el Cementerio de la ciudad, buscaba algún sitio donde beber algo y ¿qué encontré? El Bar El Último Adiós, buen nombre teniendo en cuenta lo que tiene al lado.
Fiestas en Chichicastenango
Semana Santa en Chichicastenango
Si están en Guatemala en épocas de la Semana Santa, seguramente les recomendarán ir a Antigua Guatemala, cuyas procesiones son famosas en todo el país. Y en efecto la solemnidad, las imágenes imponentes de la Pasión, las alfombras que adornan las calles son impresionantes. Pero si siguen su viaje por el país durante esta misma semana, les aconsejo pasar por Chichicastenango (Quiché), en general visitado por el bonito mercado que se da en la plaza central los domingos y jueves, y que también tiene sus procesiones y celebraciones de Semana Santa. Ya en tiempos normales y corrientes resulta muy impresionante, incluso para ateos y no-católicos, presenciar una misa en la Iglesia del pueblo, puesto que el cura suele dar parte de su predicación en idioma quiché. Entre inciensos mayas y maderas de otro siglo, uno viaja a otro siglo. Durante la Semana Santa las procesiones, igual de impresionantes que las antigueñas, también tienen algo especial por el hecho de que los Principales indígenas de la comunidad llevan las figuras cristianas en hombros, vestidos de traje típico. Ciertos días también se da una esceneficación de la Vida de Cristo, con actores locales (en general miembros de la parroquia, voluntarios honrados con el papel de Judás, Jesús, Pilates,....). En pocas palabras, las procesiones de Chichi son otra manera de vivir la Semana Santa en Guatemala
De interés cultural en Chichicastenango
Huipiles de Chichicastenango
(1)
Los huipiles, son los tejidos que detentan en blusas, las desciendientes mayas que viven en Guatemala. En Chichicastenango, durante los días de mercado, es cuando más se pueden observar tanto en visitantes locales como en los puestos de esta feria. Los huipiles guatemaltecos representan la cosmovisión maya que se llena de colores y figuras geométricas. Cada uno de estos trabajos toma alrededor de 7 meses en estar terminado y sus valores, aunque altos, valen la pena. No es moda: es una obra de arte.
De interés cultural en Chichicastenango
Máscaras de Madera
(1)
En el mercado de Chichi se detacan dos productos por sobre todos los demás: los huipiles -tejeido textiles que orlan las blusas de las mujeres- y las máscaras de madera que son una de las cosas más bellas y significativas que ver acá. Realizadas en distintos tipos de madera -de eso depende el precio- y en dos tamaños, representan el universo maya y sus dioses, animales, indígenas y españoles que han sido retratados magníficamente de generación en generación.
De interés turístico en Chichicastenango
Floristas de Chichicastenango
(1)
En las escalinatas de la iglesia de Santo Tomás, la principal de Chichicastenango, y en días de mercado, se instalan decenas de turistas con portentosas cámaras para captar a las floristas del poblado que ofrecen sus productos durante todo el día. Impertérritas las mujeres se mantienen en sus labores a pesar del acoso turístico, los feligreses que entran a la iglesia y el humo de los inciensos que se esparcen sin parar a la entrada del templo.
Monumentos Históricos en Chichicastenango
Arco Gucumaz
(1)
El Arco Gucumaz es sin duda alguna el arco más emblemático de Chichicastenango. Oficialmente, este colorido paso accesible para peatones y vehículos, tanto por arriba como por abajo, debe su apariencia actual a la administración que gobernó entre 1986 y 1991. Cruzarlo es totalmente gratuito. "Esta obra se concluyó gracias a la valiosa participación de estudiantes del área urbana de magisterio urbano, paisanos residentes en New York y vecindario en general", reza la placa que cuelga en uno de sus laterales. Digo yo que sea verdad. Ell Arco de Gucumaz no solo agiliza el tráfico de todo tipo de individuos por la ciudad, además es un excelente lugar para divisar horizontes. Es una opción a tener en cuenta para hacerse una idea rápida de parte de la ciudad (desde aquí se divisa parte del mercado si está), o si llega la hora azul y aún no has decidido desde dónde la vas a fotografiar.