Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Irurtzun?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Irurtzun

7 colaboradores

3 cosas que hacer en Irurtzun

Miradores en Irurtzun
Mirador de los Buitres
(2)
Merece la pena la caminata de poco de mas de media hora, para llegar a este mirador de la foz de Arbayún. Se deja el coche en el mismo desvio al mirador de Iso y por un camino bien señalizado se llega a este mirador. El camino llega hasta el mismo cañón y es facil ver volar los buitres a poca distancia.
Senderismo en Irurtzun
Paseo de Dos Hermanas
(2)
Llegando a Ia localidad de Irurtzun, viniendo por la autovía de Leitzaran que une Gipuzkoa con Navarra, atravesamos el paso de estas dos enormes y verticales peñas rocosas: Dos Hermanas o Bi Aizpe. Esta última denominación, en euskera, bien podría ser por la traducción de "Hermanas - Ahizpak", o bien de la palabra "Haitz-pe - Bajo las peñas"dado el paso que se utilizaba antiguamente"bajo las peñas". Conocidas como la "Hermana Mayor (705 m) y la "Hermana Menor" (673 m) y es habitual ver sobrevolar sobre ellas a los buitres. Separándolas, encontramos el cauce del río Larraun y la autovía. Aproximadamente en el año 2011, por votación popular, se decidió acondicionar un paseo que llegara hasta las dos peñas. Un agradable recorrido de 1.350 metros, prácticamente sin pendiente, al borde del río y que finaliza debajo de la autovía. El terreno, a pesar de no estar perfectamente acondicionado, es posible hacerlo con sillas de paseo. Si se va con niños, hay que tener especial atención, ya que no existe barandilla. Durante todo el recorrido, hay colocados bancos.
Iglesias en Irurtzun
Iglesia Nuestra Señora de Iranzu
Preciosa iglesia románica que forma parte del conjunto de la antigua abadía cisterciense de Iranzu y que hoy en día es un monasterio donde viven monjes Teatinos. La iglesia representa el tránsito del románico al gótico, destaca la figura de la virgen de Iranzu. Un lugar muy sencillo, pero bello, repleto de luz natural de color blanco que entra por sus rosetones. Perfecto para desconectar y después dar paseos por las tierras de Iranzu y comer algún plato típico en el bar del mismo Monasterio.