Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Hermigua?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Hermigua

40 colaboradores

20 cosas que hacer en Hermigua

Reservas Naturales en Hermigua
Parque Nacional Garajonay
(18)
En medio de la isla de La Gomera se encuentra el estupendo Parque Nacional de Garajonay, un bosque milenario que se conserva casi en su estado original. Representa uno de los pocos bosques de laurisilva del mundo, formado de sus maravillosos arboles y ecosistemas. Una vez sumergidos dentro de este fabuloso ambiente se nota el silencio, la humedad y algunas escenas pintorescas que se encuentran solos en las fabulas. Los numerosos senderos señalados nos permiten explorar la riquísima y diversa fauna y flora, y estaremos encantados por la variedad de formas y colores que el ambiente nos ofrece. Por ahí podemos encontrar algún pequeño río, cruzado por algún puentecillo de madera que a lo mejor nos guiará hasta una pequeña ermita. Y sin duda los árboles son los protagonistas de la escena, los cuales parecen moverse dentro de este denso bosque intentando buscar la posición mas cómoda para poderse relajar.
3 actividades
Reservas Naturales en Hermigua
Valle de Hermigua
(4)
Y vamos ahora a dirigirnos al municipio que, según los expertos, tiene el mejor clima del mundo, favorecido por los vientos alisios que permiten que haya un grado de humedad perfecto y un sol y temperatura ideales. Dejando atrás el túnel de la Cumbre si salimos de San Sebastián de La Gomera rumbo a Hermigua, comenzamos un descenso entre curvas que nos llevará directamente al espléndido valle de este municipio o, si tomamos la desviación a la izquierda en el cruce que hay poco después del túnel, podemos dirigirnos a otro lugar no menos hermoso aunque diferente: el caserío de El Cedro, junto a los límites del Parque Nacional de Garajonay, la mayor masa de monte verde de Canarias, del que parte un interesante sendero hacia El Convento, en Hermigua. A ambos lados del valle, donde hoy se suceden una tras otra las fincas de plataneras y, en lugares menos llanos, vides sobre estructuras de cañas que aquí llaman enramadas, multitud de barrios agrupan a las casas de un municipio que concentra casi toda su población aquí. De su margen izquierdo recibe el barranco de Hermigua sus principales afluentes, que proceden de la meseta central. En primer lugar, del barranco de El Cedro, que en su parte baja es denominado Monforte. A partir de aquí, el barranco discurre por el sector derecho de la cuenca y se une, por debajo de la cota de los 200 metros, con el barranco de Liria, conformando un valle de gran riqueza hídrica y una actividad agrícola de gran importancia. Podemos decir que Hermigua es para los amantes de la naturaleza un paraíso, ya que tiene muchos senderos a descubrir y gran variedad de casas y hoteles rurales.
Playas en Hermigua
Playa Santa Catalina
(3)
Después de pasar la gasolinera de Hermigua y unos agradables cafés con terraza, un cruce nos da la opción de seguir a la izquierda, descendiendo hacia los últimos barrios al borde de la carretera general, o bajar a la derecha, hacia la playa. Al norte de la playa está la carretera que lleva a Lepe, en Agulo, y al sur de la misma, a los restos del pescante por donde se embarcaban antes los fardos de plátanos rumbo a Inglaterra. Junto al viejo pescante se ve hoy a vecinos de Hermigua practicando la pesca con caña o gente que sencillamente va a dar un paseo para hacer algo de ejercicio. No nos quisimos arriesgar a pasar porque un cartel nos informaba de peligro de derrumbamientos. Para mí el pescante siempre ha sido una imagen mítica. Cuando era más pequeño me imaginaba las olas batiendo contra él en los días de furia, y cuando supe la historia que os voy a contar, me imaginaba la vida de todos los que pasaron por allí. El auge del cultivo de la platanera a principios del siglo XX motivó que, en 1907, la sociedad la Unión, con un capital de sesenta mil pesetas, promoviera la construcción de un pescante para embarcar y exportar los productos de este frondoso valle. Unos años después, en 1923, y con un capital de trescientas mil pesetas, se levanta otro de 150 metros. El inicio de la actividad del muelle de San Sebastián de La Gomera dejó obsoleto al pescante y su estructura metálica fue desmontada y vendida en 1957. Ya lo que queda es poco más que las bases y cuatro pilares de hormigón que resisten la fuerza del mar como cuatro titanes de piedra. En cuanto a la playa es de puro canto rodado, o como decimos aquí de cayado. Muy abierta al mar y sin protecciones, el agua es muy limpia, pero hay que tener cuidado con las corrientes.
Bosques en Hermigua
El Cedro
(2)
Frondosos bosques eternamente verdes, nieblas cargadas de vital humedad, caminos que parecen sacados de películas de fantasía, árboles centenarios de los que cuelgan musgos como barbas de abuelo, leyendas de brujas y guanches..¡Bienvenidos a Garajonay! Estamos entrando en una máquina del tiempo, ya que la laurisilva que nos rodea es una auténtica reliquia del pasado, porque conservan parte de la flora de los bosques que hace millones de años poblaban el área mediterránea y que ahora casi exclusivamente se encuentra en La Gomera. Desgraciadamente como consecuencia de la acción humana, el monteverde canario ha sufrido un gran retroceso, quedando apenas un 20% de su superficie original. Así que debemos respetar al máximo el entorno y no olvidarnos de disfrutar cada paso que demos dentro del Parque, porque si pasamos un día dentro del gran verdor de la cumbre, aparte de salir de él renovados, oxigenados y revitalizados, nos daremos cuenta de que ese conjunto de árboles, arbustos y helechos no dependen de nosotros, sino muy al contrario, nosotros dependemos de ellos para vivir. Así que cuidemos lo que nos queda y repito, disfrutemos de un paseo por los miles de senderos preparados para tal fin. En cada curva del camino nos espera una sorpresa, como la ermita de la Virgen de Lourdes que mandó a levantar la institutriz inglesa Florence Stephan Parry; y pensemos en todo momento que sobre nosotros tenemos un techo verde de valor incalculable.
Playas en Hermigua
Playa La Caleta
Una de las playas del norte más bellas, y definitivamente la que mejores instalaciones presenta. El Restaurante Macondo, una pequeña capilla en honor a la Vírgen erigida por los pescadores de la zona, un área de picnic y barbacoas, baños y parking hacen de esta playa un lugar ideal para pasar el día. Lejos de las rutas turísticas habituales, es una pequeña joya paisajística y de relax. Se encuentra además en plena ruta de senderismo de la costa norte, con varios senderos recién rehabilitados y cada vez más frecuentados por las impresionantes vistas que regalan al caminante. El Restaurante Macondo tiene una magnífica cocina poco tradicional pero bien surtida para ayudar a pasar el día sin faltar de nada, desde el tradicional "barraquito" (original receta de café con leche, leche condensada, licor 43, piel de limón y canela) hasta inmensos platos de pasta o pescado a la plancha. A escasos 15 minutos de Hermigua, la playa está sin embargo habitualmente vacía, siendo su época de mayor ocupación el mes de Agosto, pero sin llegar nunca a la aglomeración que otros lugares de baño presenta. El entorno es sorprendentemente árido frente a la habitual exuberancia de la región, y podemos observar la belleza de la roca volcánica en las montañas y acantilados. No debe desesperar si parece hacer mal tiempo, ya que los vientos alíseos hacen que las nubes pasen con pasmosa velocidad. Cuidado con la carretera, ya que parte de los tramos admiten a regañadientes el tránsito de dos vehículos, por lo que entre los conductores se tiene que llegar a rápidos acuerdos de cómo y dónde cruzarse. Lo que para los habituales de la zona es una maniobra normal, para los visitantes puede llegar a parecer misión imposible. En tal caso, hacer siempre caso de las indicaciones del otro conductor.
Acantilados en Hermigua
Pescante Hermigua
(2)
Un rincón ideal para el baño y para el disfrute. Especialmente frecuentado en verano, nos muestra su mejor cara durante la primera quincena de Septiembre, cuando las mareas y el sol hacen que el agua tome un atractivo color turquesa. Hay que tener especial cuidado en elegir dónde y cómo bañarse, ya que parece que los visitantes tienen especial cariño por entrar por las zonas más resbaladizas o cercanas a las olas. Es importante seguir los pasos y recomendaciones de la gente del lugar, especialmente en días con mar inestable. El lugar tiene un amplio parking para coches, con un acceso que a veces se estrecha hasta el punto de permitir el paso de un solo coche. En su terraza superior hay un bar/restaurante abierto durante el verano y baños. Junto a las escaleras de acceso a la piscina hay terrazas donde disfrutar del sol y finalmente, pasando por el lado de la piscina se puede acceder a la zona conocida como El Peñón, un área de baño apta para los aventureros. En días escogidos se puede ver a los chicos del lugar saltando desde la terraza del restaurante, a una altura bastante considerable. Los que saltan desde allí afirman que es una experiencia increíble; los que no se han tirado afirman que da demasiado vértigo. El secreto para hacer un buen salto es extender los brazos durante la caída para mantener el cuerpo recto, y finalmente juntarlos al cuerpo al llegar al agua. Equivocarse puede dejar una dolorosa impresión. Es cuestión de probar.
Miradores en Hermigua
Mirador de La Punta
(1)
Desde el Mirador de la Punta, situado en una atalaya a unos kilómetros de Hermigua, se contempla una vista espectacular de desembocadura del valle de Hermigua, apodado "el valle encantado". Es uno de los grandes barrancos que caracterizan el relieve del norte y oeste de La Gomera. El cauce de este barranco está cubierto de plataneras, que llegan prácticamente hasta el mar, donde se emplazan la Playa de Santa Catalina y la ermita homónima. Al final de la playa, protegida por la montaña del Hueco, puede verse la Punta de Hermigua y los pilares de hormigón del antiguo pescante, construido a principios del siglo XX para poder embarcar los plátanos directamente desde el valle (en aquella época no había carreteras y el transporte por tierra resultaba muy costoso). También pueden verse dos pequeños núcleos de población: La Tosca (al borde de la actual carretera) y Pedacito (un caserío en la falda de la montaña del Hueco).
Pueblos en Hermigua
Hermigua
(1)
Hermigua es un pueblo de la costa norte de la Gomera. Es un lugar mucho más pequeño que San Sebastián, pero tiene un valle bastante habitado. En total, son un poco más de 2000 habitantes, que se dedican a cultivar la tierra, y más y más al turismo. Lo que se cultiva principalmente en Hermigua es el plátano, también se hace un poco de vino. El caserío más alto de Hermigua es el Cedro, donde se encuentra el parque nacional de Garajonay, patrimonio mundial de la UNESCO. Hay un peuqeño museo etnográfico también que merece una visita. Te explica el modo de vida del pueblo indígena de la isla, los guanches, antes de la colonización española. El convento de san Pedro, del siglo XVI, vale la pena. La carretera que baja desde San Sebastián es preciosa, con miradores espectaculares. El pueblo y su gente me parecieron muy acogedores. Hay unas cuantas casas rurales si te quieres quedar unos días en el pueblo.
De interés cultural en Hermigua
Exportadora de plátanos
Cuando íbamos bajando por el valle de Hermigua, nos encontramos con esta fábrica, que se dedica a procesar los plátanos antes de mandarlos fuera de la isla. La Gomera es una isla de fuerte economía agraria todavía, se cultiva el plátano, el tomate, la palma… se hacen quesos muy ricos también! Entonces los plátanos que se cultivan en el valle llegan por piñas a la fábrica, luego pasan por una cadena donde quitan los que están demasiado maduros para aguantar el viaje, demasiado pequeños para vender, básicamente los mejores! Nos dejaron llevarnos algunos de los que se iban a tirar, y eran una delicia! Luego los ponen en un gancho para que cuelguen y ocupen menos espacios, y se destinan a la exportación del norte de Europa, y también un poco a la península, llegando por barco a Cádiz o Barcelona.
Iglesias en Hermigua
Nuestra señora de la Encarnación
Es la iglesia central del precioso pueblito de Hermigua, en la costa norte de la Gomera. Antes de esta había una pequeña ermita, hasta el 1611, que se remplazó con el crecimiento del pueblo. La parroquia fue fundada en 1642, pero se derrumbó en 1711. La nueva construcción es de principios del siglo XX, se le encargó al arquitecto Antonio Pintor, que le dio un estilo neogótico. Es el mismo que construyó la iglesia San Marcos de Agulo. En el interior, están todavía las obras de arte de las antiguas iglesias, como una imagen de la Virgen de la Engarnación, que es del siglo XIX, realizada por Fernando Estévez en un estilo clasicista. La virgen da su nombre a la iglesia. También hay una representación de la virgen de los Dolores, del siglo XIX, una de las más ginas de la isla.
De interés turístico en Hermigua
Roques de Hermigua
(1)
Los Roques de Pedro y Petra, de los que cuenta la leyenda popular que eran dos amantes fundidos en un abrazo que un rayo convirtió en piedra y luego separó. Fuimos caminando desde el Convento, cerca de Los Telares, y pasamos por el barrio del Estanquillo, Corralete, Iboalfaro para luego bajar a la carretera principal y volver al Convento. Estos Roques de curiosa formación volcánica, son majestuosos e impresionantes, es un rincón muy fotogenico, y el paseo es muy agradable, adentrándose en los pintorescos barrios del pueblo de Hermigua, siempre acompañado por esta caprichosa formación volcánica desde diferentes perspectivas. No te pierdas este paseo si vas a Hermigua.
Iglesias en Hermigua
Convento de San Pedro Apostol
(1)
No podemos pasar por este pueblo sin entrar en este pequeño pero encantador templo que alberga la mayor parte de la historia de esta parte de la Gomera. Su importancia radica en que fue el principal foco de cultura del norte de la isla y uno de los más importantes centros culturales de La Gomera. Su valía no se limita sólo al aspecto religioso sino a la dimensión cultural que proporcionó, puesto que en él se daban clases elementales de gramática y teología, y se enseñaba a leer y a escribir, explica el escritor. Como podeis ver en las fotos, a la derecha del actual templo hay un edificio que era anteriromente parte del convento, pero que hasta fechas recientes era la escuela. El convento también representa los orígenes del pueblo de Hermigua, pues desde esta zona llamada antiguamente Entreríos, se inició el despegue demográfico y urbanístico del valle.Los orígenes del espacio religioso se remontan a principios del siglo XVI, cuando se erige una pequeña ermita, muy modesta, de caña y barro, al lado del barranco de la Calle, que en torno a 1596 sufre una inundación. Al principio, los frailes vivían de la mendicidad, pero a partir del siglo XVII su patrimonio, y con él el de la iglesia Santo Domingo de Guzmán, comienza a crecer a través de mandas pías, tributos, y cesiones de tierras y molinos. El siglo XIII representa el esplendor del convento y de la iglesia, donde se instauran las imágenes más representativas como son la de Santa Rita y Santo Domingo. En el siglo XIII, el convento dominico entra en decadencia y en 1820 con la desamortización de Mendizábal se ordena su cierre. Desde entonces y hasta los años 40 del siglo XX, la zona entra en una especie de abandono, que vuelve a resurgir gracias al interés de los vecinos a partir de 1943, cuando se ordena parroquia la iglesia Santo Domingo de Guzmán.
Iglesias en Hermigua
Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación
Porque fueron tres las iglesias que desde 1611 se levantaron en este lugar. La primera, una pequeña ermita que se fundó nada más ser colonizado el valle, se derrumbó en el siglo XVII; la segunda aguantó hasta finales del XIX, pero dado su abandono y deterioro tuvo que ser demolida; y la tercera, la actual, que terminó de edificarse a finales de los años 20 del pasado siglo. La suavidad del estilo, ligeramente influenciado por el art decó, puede verse fácilmente al entrar al templo, austero como casi todas las iglesias gomeras, ausente de grandes retablos y adornos, pero con un encanto especial. Las imágenes de la virgen que da nombre al templo, la de la Candelaria o un precioso Crucificado, unas andas de plata de delicada factura y sobre todo la luz que parece envolver a los fieles que acuden a orar a la iglesia, nos invitan a sentarnos en los bancos de madera barnizada para disfrutar de la quietud y la paz del lugar. Pieza fundamental por su belleza y sobre todo originalidad es el medallón que encontramos a la derecha de la puerta de entrada, una Anunciación con todo el color y las suaves formas de la escultura religiosa de principios del siglo XX.
De interés turístico en Hermigua
Piscina natural en Pescante de Hermigua
Puedes hacer deporte nadando en aguas de mar trasparentes y cristalinas de esta gran piscina, y luego tirarte al peñón, una formación natural entre las rocas que forma otra piscina totalmente salvaje. Recomendable 100%100. Es la sensación de bañarse en el mismo océano atlántico. Las columnas del antiguo embarcadero son impresionantes y únicas, nunca había visto algo igual.
Miradores en Hermigua
Mirador de la ermita de San Juan
Esta en el punto donde se puede ver toda la longitud de este fascinante valle de Hermigua. Si te gustan las vistas panorámicas este es el sitio!! Como mirador es un must. La ermita estaba cerrada, pero hay unas instalaciones para hacer fuego, mesas para comer, agua, etc., se puede ir en coche o caminando.
Museos en Hermigua
Galería Ars Septem
(1)
La casa creativa es toda una institución el el municipio de Hermigua, con una tradición de más de 20 años, ha sabido convertirse en el punto de encuentro para viajeros y residentes. En su bar/terraza es posible degustar exquisitas tapas y tartas de elaboración casera que, pueden acompañarse de una surtida variedad de vinos, cócteles y cafés. El servicio es amable y atento en varios idiomas y el entorno inmejorable. La sorpresa la encontramos en la planta baja, allí se esconde una pequeña y encantadora galería de arte, en ella se puede encontrar una muestra del arte local y es tan interesante su contenido como la vista que hay desde sus ventanas. En definitiva, un sueño.
De interés turístico en Hermigua
Telemaco Rent a Bike
(1)
No hay nada como dar una vuelta en bicicleta. Es vigorizante, pones a prueba tu equilibrio y además te sirve para disfrutar del paisaje cómodamente. Si además la bicicleta utilizada tiene trampa, es decir, es una eléctrica que sube las cuestas por ti, pues mejor aún. Ese es el producto estrella de la Tasca Telémaco, las bicicletas eléctricas.
Cataratas en Hermigua
Cascada del Cedro
Es una gran cascada de unos 140 metros de caída que trae el agua del arroyo del Cedro y que va a desembocar a la presa de Los Tilos. Salimos caminando desde el Convento de Hermigua, cerca de Los Telares, caminamos por el fértil barranco de Monforte hasta llegar a la altísima cascada, donde a principio de siglo se aprovechó este salto de agua para crear una central hidroeléctrica. Una vez descansado allí, continuamos subiendo hasta el bosque del Cedro. Es una maravilla ver como el arroyo se convierte en una altisima cascada, un salto espectacular. Fue la caminata más preciosa que hicimos en la Gomera, maravilloso ascender por el fértil barranco de Monforte hasta el bosque del Cedro. Las vistas a Hermigua según se sube, son inmejorables.