Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Graus?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Graus

24 colaboradores

12 cosas que hacer en Graus

Plazas en Graus
Plaza Mayor
(5)
El monumento más visitado en Graus es la Basílica de la Virgen de la Peña, pero la Plaza Mayor merece realmente la pena, es una plaza preciosa con soportales, en la plaza destaca la Casa Heredia, el Ayuntamiento y la Casa Bardaxí pero lo más característico son las fachadas policromadas, es realmente preciosa.
Iglesias en Graus
Basílica de la Virgen de la Peña
(5)
Uno de los monumentos más atractivos de este pueblo es la Basílica de la Peña, adosada en ladera de una montaña, es de estilo gótico y en este sitio se levantaba un castillo musulmán. Para acceder hay que subir una rampa que lleva al Púlpito de San Vicente y desde allí se llega a un patio central con una balconada desde la que hay unas vistas muy buenas del río y del pueblo. La iglesia es de una sóla nave y tiene una portada renancentista (1543) muy bonita.
Pueblos en Graus
Graus
(2)
La antigua Graus es siempre un hito en el camino para los amantes del esquí. Las imponentes torres de la Basílica de la Virgen de la Peña –emblema de la villa- parecen custodiar con celo la entrada a las grandes montañas. Desde allí en adelante el Pirineo aragonés y sus espectaculares pistas son la ya cercana y anhelada meta. Sin embargo, vale la pena hacer un alto en el camino y visitar esta villa preciosa. La capital de la Alta Ribagorza, enclavada en la confluencia de los ríos Ésera e Isábena, conserva tesoros escondidos y un antiguo sosiego que se pasea orondo por sus calles y plazuelas. Su entrañable Plaza Mayor porticada, con un Ayuntamiento de singular arquitectura mudéjar del siglo XV, y un pintoresco ‘Barrichós’, o barrio de abajo, que fuera núcleo originario de la villa, con callejuelas estrechas y tortuosas, y un bello puente llamado de tres ojos de medio punto del siglo XII, llenan a la villa de rincones preciosos. En la parte más alta del pueblo se emplaza la iglesia de la Virgen de la Peña, un impresionante templo del siglo XVI con un magnífico claustro. La trepada a pie, empinada, vale la pena. Desde allí arriba el paisaje es impresionante. Graus es la puerta al poco conocido Valle del Isábena, un rincón absolutamente mágico salpicado de entrañables pueblos olvidados en el tiempo.
Monumentos Históricos en Graus
Puente de Abajo
(2)
Este puente tan bonito está situado a la entrada de Graus, viniendo de Barbastro. Veremos una casa muy bonita a mano derecha, y dejando el coche allí, bajamos por un caminito ya ya estamos en el puente. Es un puente medieval del siglo XII que fue edificado sobre otro anterior del tiempo de los romanos. Es totalmente transitable a pie y se encuentra en perfecto estado de conservación, tiene incluso, apartaderos.
Pantanos en Graus
Pantano de Barasona
(5)
El pantano de Barasona está situado entre los municipios de Graus y La Puebla de Castro. Es un lugar idílico en cualquier época del año y donde el visitante puede gozar de muchas actividades al aire libre, o, pasear sin más, como hago yo con mi familia por los alrededores. Fue construido en 1932, inundando el pueblo de Barasona, que le da nombre. Incluso cuando está muy bajo de nivel se puede ver el campanario de la iglesia. Recomendable para todas las edades y en cualquier época del año.
Ayuntamientos en Graus
Ayuntamiento y Oficina de Turismo de Graus
(3)
Uno de los edificios más destacables de la Plaza Mayor de Graus es el Ayuntamiento o Casa de la Villa, de estilo renacentista. En la planta baja alberga también la oficina de información turística de la localidad. De su fachada llama la atención la galería de arcos de medio punto bajo el alero, construida en ladrillo, así como el porche con dos arcos de medio punto que precede la puerta principal de entrada. En el centro de la fachada, entre dos esbeltas puertas que dan acceso a un balcón corrido, se sitúa el escudo de la villa, añadido en el siglo XVIII. La restauración del edificio ha conseguido el Premio de Arquitectura García Mercadal.
Monumentos Históricos en Graus
Casa Heredia
(4)
Situada en plena Plaza Mayor de Graus, junto al Ayuntamiento, la Casa Heredia es una casa-palacio renacentista que ha sido restaurada para albergar la sede del Consejo Comarcal de la Ribagorza, albergando también salas para exposiciones temporales. Lo que más llama la atención de su fachada son las pinturas que la decoran, especialmente en el alero, con pinturas alegóricas de las estaciones del año y de la la bíblica Parábola del Hijo Pródigo, datadas en la primera mitad del siglo XIX. En su interior destaca la gran escalera central, cubierta por un gran tragaluz que ilumina todo el edificio. En la primera planta se conservan los suelos originales, realizados en terracota pintada y formando líneas geométricas.
Monumentos Históricos en Graus
Casa del Barón
(3)
Construida a finales del siglo XVIII sobre los soportales de la plaza Mayor de Graus, la Casa del Barón llama la atención por el colorido de su fachada. Según la leyenda, sus pinturas fueron mandadas realizar por su propietario, el Barón de Abella de la Conca, para contentar a su mujer, de origen andaluz, que no se adaptaba al clima de esta zona. Las pinturas representan alegorías de las ciencias y la música, así como decoraciones florales, falsos balcones y singulares jarrones floreados. Actualmente, la Casa del Barón es un bar-cafetería. Como curiosidad, en esta fotogénica casa se han rodado películas como "Al otro lado del túnel" (de Jaime de Armiñán), o el anuncio de "Pastas Rana".
Estatuas en Graus
Corazón de Jesús
(2)
Culminando la Peña del Morral, sobre la Basílica de Ntra Sra de la Peña, se alza la estatua del Corazón de Jesús, un Cristo Redentor que acoge al visitante con los brazos abiertos. Puede llegarse hasta él siguiendo un empinado sendero que parte de la Basílica. Nosotros no subimos por falta de tiempo, pero desde allí tiene que haber unas vistas espectaculares de la ciudad de Graus y de todo su entorno.
Valles en Graus
Valle del Isábena
(1)
Desde Graus, el camino habitual de los esquiadores busca en línea recta las fantásticas estaciones invernales que rodean a Benasque. El que recorre el Valle del Isábena, llega también a los mismos sitios, pero es más largo y para ir sin prisas, con tiempo para detenerse aquí y allá. Salpicado de hermosas huellas románicas, el valle tiene ese aire bucólico y espiritual tan propio de los valles pirenaicos del Alto Aragón y Cataluña. Antiguas villas donde apenas viven unas pocas personas se suceden; en todas merece la pena detenerse, observar, escuchar. Escuchar, digo bien, no sólo al río que se la pasa cantando y a los pájaros, sino al habla de su gente, que todavía usa un antiguo dialecto, mezcla del castellano regional aragonés con el catalán. El primer pueblo del valle es Capella, donde el Isábena arma alboroto bajo un precioso puente de tres arcos. Pociello le sigue, entreveradas sus pocas casitas con los cultivos del campo. En Lascuarre destaca la gran iglesia del siglo XVI; más allá, Roda de Isábena nos envuelve con su sabor medieval. Su catedral originaria del siglo X, su magnífico claustro y un puente medieval de un arco hablan del tiempo en que el pueblo –que hoy sólo cuenta con 36 habitantes- fuera la capital económica y política de Ribagorza. Sigue el camino, el Isábena siempre a nuestro lado. En La Puebla de Roda, el románico Puente de la Luz lo atraviesa sumándole belleza. Luego la carretera se llena de sombras, va entre espectaculares desfiladeros. El Monasterio de Obarra se esconde bajo el congosto del mismo nombre. Este conjunto de maravillosos edificios cuyos orígenes se remontan a la época visigoda está bastante deteriorado, pero su enclave es tan sugestivo que vale la pena visitarlo. Bonanza, un típico pueblo montañés, rodeado de campos sembrados, anuncia el fin del valle y la entrada al corazón de los Pirineos.
Playas en Graus
Playa de la Embotelladora
Un pantano con orillas poco profundas, con césped a su alrededor donde las familias plantan sus mesas y sillas en la sombra de los arboles. Tiene aseos,bar,cambiadores, contenedores, campo de voleibol y aparcamiento es un lugar muy tranquilo donde pasar la tarde de domingo.
De interés deportivo en Graus
Vía ferrata Peña del Morral
Me encantan cuando hacen ferratas como caminos alternativos para coronar una montaña o ver algún monumento, este es el caso de la ferrata de Graus, accedes por la ferrata, en lugar de subir por las escaleras del camino tradicional, cuando llegas a la parte de arriba te encuentras un gran Cristo blanco. La ferrata en si, es muy fácil, se hace entretenido el recorrido que haces por la cadena. Para completar la actividad, hicimos el rapel, que esta muy bien montado y asegurado.