MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Costa de Marfil?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Costa de Marfil

20 colaboradores

8 cosas que hacer en Costa de Marfil

Palacios en Yamoussoukro
Cocodrilos sagrados en el palacio presidencial
(3)
No cabe duda de que Yamousukro es una ciudad desconcertante, no sólo cuenta con el aeropuerto más grande de África, uno de los pocos en los que podía aterrizar el otrora famoso y ponderado concorde, sino que también posee el honor de albergar la mayor universidad de la zona Oeste del continente africano, presume igualmente de contar con unas avenidas tan grandes como desangeladas y solitarias y como ya mencionamos en otro artículo es acreedora del Guiness al mayor templo cristiano erigido sobre la faz de la tierra , la basílica de Notre dame de la paix cuyas dimensiones superan a las de san Pedro de Roma. No contento con estos galardones el ya fallecido presidente del país, Houphouét-Boigny, quiso dejar como legado a sus sucesores un descomunal palacio de estilo versallesco al que rodeó de una extensa laguna y unas gigantescas avenidas. El viejo palacio presidencial es una visita que el turista se podría ahorrar perfectamente de no ser por el espectáculo que diariamente ofrecen los cuidadores del palacio a eso de las cinco de la tarde. En ese momento los cientos de cocodrilos que habitan los fosos colindantes acuden solícitos a las llamadas de los guardeses, no es de extrañar pues les espera una suculenta comida compuesta por pollos, pollos vivos eso si…Podéis imaginar el espectáculo… Africa is different…
Iglesias en Yamoussoukro
Basílica de Nuestra Señora de la Paz de Yamusukro
(3)
En las afueras de Yamoussoukro , la joven y desconcertante capital de Costa de Marfil, se alza la mastodóntica iglesia de Nuestra Señora de la Paz, pretendido “alter ego” africano de la Basílica de San Pedro de Roma. Felix Houphouet-Boigny, primer presidente de Costa de Marfil entre los años 1960-1993 llevado por uno de sus excesos populistas encargó al arquitecto libano-marfileño Pierre Fakhoury la construcción de un fastuoso templo con la clara premisa de convertirlo en el recinto sagrado más grandioso de la cristiandad. Para lograr su objetivo, Pierre tomó como modelo la Basílica de San Pedro de Roma y si bien es cierto que Nuestra Señora de la Paz de Yamoussoukro es el templo de mayor superficie de toda la cristiandad con más de 30000 m2 construidos y una cúpula que se eleva a 158 metros de altura, la realidad es que el resultado es, a mi juicio, un auténtico pastiche, una burda y desafortunada copia del modelo original. Son indudables las analogías entre la enorme cúpula que corona Nuestra Señora de la Paz y la que diseñara Miguel Ángel en su día , es obvia la similitud entre las columnas que rodean la parte exterior del templo marfileño y la famosa columnata de Bernini que embellece el templo vaticano, pero ahí acaba el parecido, el conjunto que contemplamos en la planicie africana se muestra ante nuestros ojos frío, sombrío, desproporcionado, su inmensa magnitud nos resulta desoladora. Este edificio alineado con la corriente arquitectónica del nuevo clasicismo está completamente desubicado, ni siquiera el mármol italiano o el vidrio francés empleados en tratar de embellecer y dar calor al interior del templo logran su propósito y el interior de la basílica resulta igualmente frío y desangelado. ¿Cómo es posible que en país donde las carencias de la población son tan acuciantes se haya acometido una obra de esta magnitud, por mucho que su financiación se realizase con capital privado y no estatal? ¿Cómo es posible que la iglesia católica haya aceptado un legado semejante? (recordemos que este templo es propiedad del Vaticano) África, es diferente….
De interés cultural en Abidjan
(Los fanicos) Haciendo la colada en Adjamé
(2)
Nos encontramos “tirados” en mitad de una autovía en el barrio de Adjamé, situado al norte de la prospera Abiyán, auténtico centro económico y cultural de Costa de Marfil. El 4x4 no se ha escacharrado, simplemente se ha quedado sin gasolina y pasará un buen rato antes de que vengan en nuestro auxilio por lo cual lo mejor es apartarse de la carretera y explorar los alrededores. Nos encontramos en un barrio de la periferia, un antiguo pueblo de pescadores que ha sido fagocitado por el brutal crecimiento de Abiyán, la pobreza y la miseria es una constante en estas zonas marginales, tanto es así que los habitantes de estas áreas tan desfavorecidas deben dedicarse a oficios tan extraños como el que desempeñan los llamados fanicos. Esta pobre gente se dedica a lavar a mano, en uno de los brazos del río, la ropa de las personas más pudientes de la ciudad. Para ello se sirven de viejos neumáticos llenos de arena en los que frotan la ropa que les ha sido confiada y en los que depositan la colada formando auténticas montañas con las prendas recién lavadas. Desde una distancia prudencial, pues no queremos incomodar a nadie, contemplamos como centenares de personas, con la mitad del cuerpo sumergido en las aguas del río, ponen todo su empeño en la dura tarea de lavar la ropa de los demás a cambio de un misero sueldo. Es sin duda la cara más amarga del progreso….
De interés cultural en Korhogo
EL PAÍS SENUFO, Los tejedores de Waraniéné
(2)
Nos encontramos en Korhogo, capital del misterioso País Senufo cuyos habitantes son herederos de centenarias tradiciones artesanales que llevan a la práctica con una maestría admirable, única y sorprendente. Tejedores, herreros, pintores, ebanistas y ceramistas componen un universo de artistas que desarrollan su actividad en una sociedad “idílica” dominada por el “Poro”, sociedad secreta iniciática que constituye la base del conocimiento milenario de este pueblo y que, en cierta medida le confiere una gran estabilidad social. Cada poblado está especializado en una disciplina artística en las que por lo general suelen participar directa o indirectamente todos los miembros de la comunidad. Comunidades, por cierto, que parecen vivir en paz y armonía tanto con su entorno natural, las masas boscosas entre las que parecen camuflarse sus poblados apenas perceptibles desde las escasas pistas que cruzan el país, como con las comunidades vecinas con las que mantienen unas excelentes relaciones. Nuestro objetivo es conocer de primera mano la labor de unos afamados tejedores que habitan la aldea de Waraniéné, situada al Oeste del país. A la entrada del poblado se disponen los más de 350 telares que actualmente se encuentran operativos y que son utilizados por más de 500 tejedores y aprendices a los que hemos de sumar la labor de expertas hilanderas que se encargan de bordar y coser las telas con el objetivo de recrear auténticas obras de arte. Los artesanos realizan su labor a la vista de curiosos, turistas y responsables que vigilan la buena marcha de las labores… hombres y niños manejan los rudimentarios telares inmutables antes nuestras escrutadoras y curiosas miradas, mientras, las mujeres, ajenas a los flashes de las cámaras, charlan animadamente entre ellas y dan vida a mantelerías de ensueño, camisas, vestidos y graciosas muñecas de tela. El resultado es expuesto al público y es posible adquirirlo in situ, sin intermediarios, podemos adquirir auténticas maravillas manufacturadas ante nuestras narices a un precio razonable que es previamente establecido por los miembros de la comunidad. Puede que nos encontremos en uno de los pocos lugares de África en los que el regateo no es ley. Todavía conservo una pintoresca mantelería adquirida en Waraniéné que además de traerme unos recuerdos impagables ha resistido el paso del tiempo y ha soportado interminables veladas de una manera realmente asombrosa…..
Pueblos en Korhogo
(4)
Bares de Copas en Abidjan
Embajadas en Abidjan
Ciudadelas en Béoumi
Cote d'ivoire
Aquí os voy a contar mi pequeña experiencia de 2 semanas en Costa de Marfil. Fue un cambio brutal ! La comida, la gente, las calles, las culturas.... Del 18 de octubre asta el 1 de noviembre me fui de vacaciones en Costa de Marfil (África), más precisamente en Abidjan. Fue una experiencia inolvidable, un cambio. Pasar de una civilización tan rica como la nuestra a una que esta saliendo de una guerra civil. Esas playas tan bonitas pero peligrosas a la vez, con olas gigantes, arena marrón anaranjado o blanca y fina, palmeras y frutos exóticos, animales salvajes y colores vivos. Era otra cultura, otra manera de vivir, otra visón del mundo, una tierra indescriptible, se tiene que ver para creer