Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
¿Te gusta Isla de Pascua?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué ver en Isla de Pascua

127 colaboradores
Actividades en Isla de Pascua y cerca
Civitatis
113
Civitatis
187
Civitatis
53
Civitatis
53
Civitatis
53
Civitatis
98

44 cosas que hacer en Isla de Pascua

Monumentos Históricos en Isla de Pascua
Moais de la Isla de Pascua
(16)
En uno de mis viajes a Chile, nací allí aunque vivo en España más de la mitad de mi vida, decidí que era hora de conocer la isla. Me molestó mucho el comentario que hizo un periodista sobre ella en una tertulia en la TV ...¡para cuatro moais no vale la pena! Sí, eso dijo. Os puedo asegurar que en la isla saben muy bien lo que quieren y lo que no. Allí te encontrarás con la naturaleza pura, con que la mano del hombre (actual) todavía no ha conseguido destruir ni cambiar la forma de vida de los nativos, que aceptan al "afuerino", pero lo mantienen lejos de sus vidas. Me encantó su forma de vivir que parece primitiva, pero que no lo es. Tienen escuela y la posibilidad de seguir estudiando en el continente, pero esta información la podéis encontrar en wikipedia. Deciros que me encantó la gente, el paisaje, la forma de ser y lo que cuidan que el extranjero no contamine "su " isla. Aquí os dejo algunas de la fotos que saqué. Un saludo. Ana María
1 actividad
De interés cultural en Isla de Pascua
Ahu Tongariki
(13)
Ahu Tongariki es la joya de la corona, la imagen que todos guardamos de Isla de Pascua en nuestra cabeza, por la que hemos soñado toda la vida. No es para menos, ya que estamos hablando del Centro ceremonial más grande, no sólo de la isla, sino de toda la Polinesia, no habiendo nada comparable a uno y otro lado del Océano Pacífico. Ahu Tongariki contuvo el mayor número de moáis en pie en su respectivo altar (ahu) y, a pesar de las guerras entre tribus rapanuis, del desgaste del tiempo y de un feroz tsunami que arrasó con todo en 1960, hoy tenemos la fortuna de poder observarlos de una forma semejante a cómo pudieron estar colocados en su origen. Y es que los japoneses se ocuparon de la restauración post-tsunami, devolviéndolos a su lugar. Son doce moáis exactamente quienes forman fila. El más alto, el que tiene sombrero (pukao) tiene una altura de 14 metros, pero los demás no le andan demasiado a la zaga. Lo más impactante es la diferencia de rasgos en los rostros y en el físico de todos y cada uno de ellos, demostrando la teoría de que en realidad fueron una representación de los ancestros, que al fin y al cabo, se creyó protegerían a la aldea. De hecho bajo sus pies hay huesos, y es que no conviene olvidar que estos centros ceremoniales tenían un carácter eminentemente funerario. Hay otros tres moáis que no han sido reubicados en su altar, pero que muestran cómo fueron encontrados. Durante mi viaje a Isla de Pascua visité Ahu Tongariki al menos en tres ocasiones. Me resistía a marcharme una y otra vez, sucediéndome lo mismo que en Rano Raraku que queda a apenas 5 minutos. La fuerza de la cultura pascuense se sostiene en esa hilera de moáis que rompe todos los esquemas de la comprensión hasta que la propia emoción llega a acariciarte la garganta. Estando solo frente a ellos no pude evitar sentarme al frente y quedarme mirando la escena durante algo más de una hora. Simplemente observando, pensando y, seguro estoy de ello, absorbiendo la energía que desprende el lugar. Quizás porque estaba cumpliendo uno de los sueños de mi vida y porque es un espacio que logra marcar pasa siempre al que lo visita. Las mejores horas para visitar Ahu Tongariki es al amanecer, puesto tras ellos sale el Sol, y a partir de las tres de la tarde cuando no hay obstáculos ni contraluces para realizar fotografías. Además es a la tarde cuando la mayor parte de las excursiones y visitas organizadas se han marchado con la música a otra parte, por lo que puedes disfrutar de este espectáculo en soledad. Ni que decir tiene que combinarlo con Rano Raraku es la mejor opción de todas. Doce moáis nos contemplan y nos cuentan al oído los secretos de esa Isla diminuta y remota llamada Rapa Nui…
Playas en Isla de Pascua
Playa de Anakena
(12)
Es cierto que Isla de Pascua, a pesar de ser parte de Oceanía, no destaca precisamente por sus playas de ensueño. Su orografía volcánica la hace abrupta y, en ocasiones, las corrientes son demasiado fuertes para el baño. Pero hay alguna que otra excepción que se salva, por lo que bañarse en el mar y tomar el Sol en una pequeña playa de postal también es posible. Su nombre es Anakena y tiene una carretera en fenomenal estado que lleva hasta allí. Desde Hanga Roa hay 18 kilómetros y las soluciones de transporte son las agencias privadas, los vehículos de alquiler, el taxi (aprox 12.000 pesos chilenos llevarte y volverte a recoger) o la bicicleta. Un mar de palmeras desemboca en lo que no deja de ser una pequeña cala de arena muy blanca. Popular para los locales y, sobre todo, los turistas, representa una de las mejores posibilidades de descanso y relax que ofrece la isla. Merece la pena, uno allí se siente a gusto, sobre todo porque además de Hanga Roa, la “ciudad”, es el único lugar de Rapa Nui en el que se puede comer. Hay varios chiringuitos o kioskos en los que preparan barbacoas y venden bebidas, aunque a precios pascuenses que no se caracterizan para nada por ser modestos. Aunque no son de los más elevados de la isla, por lo que compensa quedarse a comer y probar los pinchos de pollo o de ternera que preparan junto a un delicioso batido o jugo de frutas. En Anakena las olas no rompen con fuerza, por lo que uno puede darse un baño tranquilamente a solas o con la familia. Las veces que fui a esta playa vi muchos niños que jugaban a sus anchas tanto dentro como fuera. Pero lo mejor de Anakena, lo que le hace especial, es que también es parte de la Historia pascuense y posee una serie de moáis perfectamente conservados como Ahu Nau Nau, altar con siete figuras (cuatro de ellas con sus pukaos o moños correspondientes) perfectamente alineadas (hay un octavo en el suelo). Haberse quedado enterradas en la arena fue su salvación y nuestra suerte de poder disfrutar de algunos de los moáis en mejor estado de la isla. Este rincón de Isla de Pascua es fotogénico a más no poder, sobre todo desde por la mañana hasta aproximadamente las dos o tres de la tarde, cuando el Sol se pone delante. Aunque es cierto que si uno apura hasta el atardecer puede “regalarse” a la vista una preciosa Puesta de Sol. Si se avanzan unos metros desde este altar nos encontramos un moái de seis metros de altura puesto en pie por Thor Heyerdahl y un equipo de 12 hombres a base de fuerza, cuerdas y mucha paciencia, puesto que requirió un esfuerzo de tres semanas. Con ello quisieron demostrar cómo podían haber levantado los moáis en aquellos tiempos. Trasladarlo hasta allí desde Rano Raraku es ya otra historia. Anakena es el lugar ideal para descansar unas horas o pasar un día tumbado tranquilamente, aunque si se va con poco tiempo también es posible disfrutarlo. Ya sólo por las vistas merece la pena una visita. Y puede ser una buena combinación playera con Playa Ovahe, que queda muy cerca pero está peor comunicada (de camino escarpado). Es estilo Anakena pero más aislada, apta para el snorkelling y asegurarse no encontrarse más que un número contado de turistas. Desafortunadamente no pude ir a la misma, aunque he oído hablar bastante bien al respecto.
De interés cultural en Isla de Pascua
Volcan Rano Kau
(10)
Rano Kau significa en lengua rapanui “Volcán extenso” y, precisamente esto es lo que viene a ser, un enorme y rotundo volcán en el extremo de la Isla más próximo a la ciudad de Hanga Roa. Se puede llegar concretando la excursión con una agencia de viajes, en taxi o en vehículo de alquiler, pero si se quiere ahorrar y disfrutar de los paisajes y merecer el premio final recomiendo se haga caminando, pues no es complejo y hacerlo no lleva más de una hora. Y es que en la cima está la recompensa soñada, un cráter quebrado en uno de sus lados por la erosión, que guarda en su interior una composición increíble de lagunas y plantas (sobre todo totora, pero hay muchas más) que emociona nada más verla. Hablamos de casi 2000 metros de diámetro y 250 metros de profundidad, pero en el fondo nos referimos a una de las más bellas panorámicas que se pueden obtener en Isla de Pascua. Desde el extremo suroeste de la isla uno puede apreciar todo el triángulo pascuense y sentir la inmensidad en mitad del Océano. Rano Kau es el ingrediente que la Naturaleza le regala al viajero que sólo cree moáis en la isla. Rapa Nui es mucho más que eso, y podemos palparlo subidos en la cima del cráter disfrutando de imágenes que difícilmente olvidaremos. Pero eso no es todo, Rano Kau podee un pedacito de Historia vital para comprender la isla, sobre todo en el último período de supervivencia de la cultura Rapanui antes de que la mayor parte de sus habitantes fuesen convertidos en esclavos recogiendo Guano en las costas de Perú y, finalmente, desapareciese un saber milenario. Sujeto al mismo borde del cráter quedan restos de Orongo, una aldea ceremonial que gozó de importancia para los designios del Pueblo. En Orongo no vivía nadie durante todo el año salvo en una época, en la que los sabios y jefes de cada aldea se dirigían con los guerreros elegidos para competir hasta el final convertirse en el Tangata Manu o, lo que es lo mismo, El Hombre Pájaro. Desde Orongo partían los guerreros escogidos por su pueblo de cara a un objetivo, ser el primero en traer a su líder el primer huevo del manutara, un gaviotín que anida en los meses de septiembre en el pequeño islote Motu Nui, visible desde arriba. Mientras en la aldea ceremonial permanecían los sabios y jefes de las distintas tribus atentos a lo que iba sucediendo y dando fuerza espiritual a su elegido, los aspirantes a Hombre Pájaro debían llevar a cabo un ejercicio que iba más allá de la fuerza, la habilidad o la velocidad. Una prueba que requería psicología, resistencia y mucha astucia. Había que bajar por los ancantilados que nacen del volcán, ir a nado hasta el islote (salvándose de los hambrientos tiburones) y esperar la llegada del manutara para robarle su huevo, teniendo que pasar varios días viviendo en cuevas inhóspitas. No podían ser impacientes o el pájaro se marcharía velozmente perdiendo toda oportunidad de victoria. El Tangata Manu debía ser precavido, sigiloso y mucho más listo de los demás. Pero también debía ser veloz para arribar a Orongo antes que nadie con su preciado regalo, el que le otorgaría al líder de su pueblo el gobierno de toda la isla durante un año. La única regla era esa, llegar. Y para conseguirlo valía todo… El Tangata Manu, bien recreado en la película Rapa Nui dirigida por Kevin Reynolds, fue la sucesión natural que, probablemente, hizo decrecer la importancia de los moáis hasta hacer desaparecer esta tradición. En el propio Orongo se encontró una de estas figuras construídas en basalto, y no de la piedra del Volcán Rano Raraku como los demás, el cual pesaba cuatro toneladas, el Moái Hoa Hakananai'a. Los ingleses se lo llevaron, como otras muchas cosas, y actualmente se puede visitar en el Museo Británico de Londres. Los lugareños de la isla lo llaman cariñosamente “El amigo robado” y esperan algún día verle regresar al cráter del Rano Kau. Pero Orongo es mucho más que todo eso, arqueológicamente hablando corresponde a la tradicición arquitectónica y artística que tenía que ver con la tradición del Hombre Pájaro. Son cincuenta y tres las viviendas las que se conservan (sólo dos de ellas no han tenido trabajo de restauranción alguno), así como una especie de altar situado en el extremo de la aldea repleto de dibujos y símbolos que se hacía para pedir a los Dioses que la competición se desarrollara lo mejor posible y que el vencedor lo fuera con justicia. Estos petroglifos se encuentran algo dañados por la lluvia, el viento y el paso del tiempo, por lo que se está ideando una forma de protegerlos. Cuando hice la visita en abril de 2012 era el último día que se podía llegar hasta los dibujos tal y como se había hecho siempre. Información práctica: Junto a Rano Raraku éste es el único lugar en el que es posible adquirir la Entrada válida para todos los monumentos pascuenses durante ocho días. Tiene un coste de 30000 pesos (o 60 dólares). Conocer la Aldea de Orongo, al borde del precipicio, es uno de los imprescindibles en Isla de Pascua. Es de esas visitas que me dejaron con la boca abierta…
De interés cultural en Isla de Pascua
Rano Raraku
(7)
Es un cono volcánico con rocas basálticas y cenizas compactadas y fosilizadas. En él se halla la cantera donde se extraian los grandes bloques para esculpir "in situ" las enormes esculturas de los moais. Mientras se asciende por el camino se encuentra gran cantidad de moais a medio terminar, algunos de pie, otros tumbados, otros rotos. Es el camino por donse transportaban las grandes esculturas. Como lo hacian constituye un misterio, aunque parece ser que los hacian rodar sobre troncos, algunos se caian por el camino y alli quedaban. Se ponian de pie al llegar al sitio donde se iban a ubicar. El misterio es como alzaban estas grandes moles hasta ponerlas de pie. Existen varias teorias todas basadas en sistemas de palancas, rudimentarios a la vez que ingeniosos. Los pukaus (tocados o gorros) estaban construidos con un material más liviana, solian ser de espuma de lava rojiza, al pesar poco permitia con más failidad colocarlo en la cabeza del moai. Estos pukaus se construian en Ahu Akivi. Pudimos ver incluso un moai a medio terminar esculpido en la roca. www.rodamons.net www.rodamons.net
De interés cultural en Isla de Pascua
Centro ceremonial de Orongo
(5)
El volcán Rano Kau se encuentra en el camino hacia Orongo. Se trata de un gran cono volcánico de 700 metros de diámetro. En su interior hay una laguna y pequeñas islas pobladas de totora. La totora es una planta o junco que crece alta y al ser impermeble es útil para hacer embarcaiones. También crecen parrones, piñas, plátanos y diversidad de flores tropicales, cuando florecen configuran una bella alfombra multicolor. El volcán se contempla desde lo alto, no está permitido bajar hasta el fondo. Orongo es un complejo ceremonial. Lo primero que se observa son unas pequeñas construcciones hechas con lajas de piedra y unas puertas de acceso diminutas. Nos explicó el guia que estas construcciones servian para alojar a chicas jóvenes elejidas, allí estaban todo un año sin que les tocara el sol, cuanto más blancas eran más hermosas. La panorámica que se contempla desde lo alto es espectacular, un precioso mar y un horizonte único puesto que debio a la situación geografica de la isla se aprecia la curvatura del globo terráqueo. Al pie de esta panorámica aparecen tres pequeños y puntiagudos islotes, Moto Miu, Moto Itu y Moto Kao Kao. Orongo era el centro de la ceremonia del "hombre pájaro". Tangata Manu en Rapa nui. La ceremonia consistía en que una vez al año y en el equinoccio de primavera se reunian los jóvenes para una competición bien singular. A una señal del sacerdote emprendian la alocada carrera de bajar hasta los acantilados, 300 metros de desnivel, una vez allí iban a nado a los islotes para poder recoger un huevo de ave, de fragata (las aves marinas de gran dimensión), una vez recogido el huevo tenian que subir de nuevo por los acantilados hasta el lugar de la ceromonia. Era permitido luchar entre ellos, el primero que llegaba con el huevo entero ganaba la competición y reinaba durante todo aquel año. Por los caminos de acceso se encuentra gran cantidad de petroglifos que hacen las delicias de los estudiosos y de los arqueólogos. www.rodamons. net
Cuevas en Isla de Pascua
Ana Te Pahu (Cueva de los Plátanos)
(4)
Isla de Pascua es también conocida por sus cuevas, no sólo próxima a los acantilados, sino también en su interior. De camino entre Ahu Akivi y Ahu Tepeu, yendo con el vehículo que había alquilado en Hanga Roa, me percaté de una señal que decía Ana Te Pahu. Reconozco que no tenía ni la menor idea de lo que se refería, pero aparqué en el arcén y me bajé a mirar. Era un campo con unas cuantas vacas mirando con curiosidad, como si no hubiesen visto a nadie allí en la vida, pero otro cartel advertía que ya me encontraba junto al lugar que respondía a tan extraño nombre. Dejando las vacas un lado vi un agujero en el suelo con mucha vegetación pero suficiente espacio para pasar. Era una cueva con varias salidas y una luz que se colaba desde uno de los accesos que había desde el techo. La Cueva de los plátanos no requiere una visita mayor a diez o quince minutos. Es una parada intermedia y relativamente interesante desde/hacia la costa, aunque quizás la gruta más visitada e interesante de la isla sea la Caverna de las dos ventanas.
1 actividad
De interés cultural en Isla de Pascua
Tahai
(3)
A que recuerdos de Tahai.... cada día por lo menos unas diez personas llegan hasta Tahai para ver el atardecer. Es el mejor lugar de isla de pascua para ver un buen atardecer. El Complejo Ceremonial de Tahai es un arqueológicos sitio en Rapa Nui ( Isla de Pascua ) en la Polinesia chilena . Restored in 1974 by the late Dr. Restaurado en 1974 por el fallecido Dr. William Mulloy , an American archaeologist , Tahai comprises three principal ahu from north to south: Ko Te Riku (with restored eyes), Tahai, and Vai Ure. William Mulloy , un estadounidense arqueólogo , Tahai comprende tres principales ahu de norte a sur: Ko Te Riku (con los ojos restaurados), Tahai y Vai Ure.
Monumentos Históricos en Isla de Pascua
El Ombligo del Mundo
(4)
KARI KARI, es el ballet cultural de la Isla de Pascua, actúan en el anfiteatro de su sede en la calle Atamu Te Kena de Hanga Roa. También en los principales hoteles de Hanga Roa, l Hotel Hotumatua, Hotel Rapa Nui, Hotel Tiare Pacific. Van alternando sus representaciones una noche en cada hotel. Hanga Roa es una población pequeña y los taxistas conocen perfectamente en que hotel actúan cada noche, así que es aconsejable tomar un taxi y hacer que les lleven. Los taxis en Rapanui son a precio único la carrera para cualquier distancia, un par de “lucas”, viene a ser como un Euro. El ballet Kari Kari es además una academia cultural que enseña a los jóvenes este arte tradicional. Kari Kari es el mejor exponente del folklore de Rapanui habiendo recuperado los movimientos, la música, parte por la tradición oral, parte porque nunca se ha dejado. La indumentaria ancestral es la Hei Huru Huru o corona de plumas es la más típica de Rapa Nui. El baile Hoko es el más antiguo de Rapa Nui, en él hay una mezcla de mímica facial, movimientos de giros y choque de rodillas, movimientos de ojos y manos. El baile Sau Sau, empieza por una sola pareja dando vueltas entre ellos, representa una fiesta y se van incorporando el resto de bailarines y bailarinas del grupo. Otros de los bailes genuinamente de la Isla de Pascua es el Tamuré También ofrecen una serie de bailes tahitianos, éstos más sensuales con movimientos de pelvis y de cadera. El folklore de Rapa Nui es original y se diferencia del tahitiano por los movimientos no tan suaves, son más bravos y sobre todo la música más fuerte y su rítmica diferente. www.rodamons.net
Cuevas en Isla de Pascua
Caverna de las 2 ventanas
(1)
Sin duda es uno de los lugares más bonitos y ocultos de la Isla de Pascua, no hay señales de cómo llegar y si te aventuras solo es probable que nunca la encuentres. La entrada mide no mas de 50 cm de diámetro y está a nivel del suelo, hay que entrar arrastrando los pies primero ya que el suelo dentro es irregular y húmedo. Solía ser usado por los isleños para enviar a los condenados y a los leprosos a morir ya que la única salida (además de la propia entrada que era tapiada con rocas) son 2 acantilados de unos 100 metros hacia el océano y más rocas esperando gustosas a que te caigas. De formación volcánica ahora es un mirador que al estar ahí te recuerda lo pequeños que somos frente a la inmensidad del océano. Caverna de las 2 Ventanas, Rapa Nui, Chile.
Islas en Isla de Pascua
Rapa Nui
(3)
Una tremenda experiencia , en cada rincón una historia por descubrir, gente muy amable y clima muy benigno, aun cuando nos tocaron días de Ads by 50CouponsAd Options Cerrar Tus rincones favoritos tienen un valor incalculable. Compártelos con el mundo. ¿Tienes buenos recuerdos de un sitio que visitaste, un restaurante o un hotel? Añadiendo tus rincones favoritos convertirás ese recuerdo en algo inolvidable y ayudarás a otras personas en sus viajes. Además, este mes podrás conseguir una GoPro Hero4 compartiendo tu rincón favorito de España. Anímate y sube tu experiencia, esta fantástica GoPro puede ser tuya. 3 rincones en borradores Arrastra aquí tus fotos del rincón Compartir mi rincón sin fotos ¿Tienes fotos? Arrastra aquí Tienes 3 experiencias pendientes 2014-08-19 10:09:52 Parque Jorge Alessandri 2011-10-26 16:17:48 Caleta Yani 2011-08-15 16:55:09 Lota lluvia.
Fiestas en Isla de Pascua
Fiesta pascuense
(1)
Tapati Rapa Nui 2008, es la celebración que rescata y conmemora las tradiciones pascuenses y en el que participan isleños y turistas quienes están completamente abocados a este carnaval, lleno de fiestas, juegos, actividades y competencias que rememoran la ceremonia del hombre-pájaro o Tangata Manu.
Aeropuertos en Isla de Pascua
Aeropuerto Internacional Mataveri
(7)
Si hay turismo en Isla de Pascua es gracias al pequeño Aeropuerto Internacional Mataveri situado al sur de Hanga Roa, apenas a 2 kilómetros del centro de éste. Es cierto que sólo vuela una aerolínea como es LAN con tres destinos que lo comunican: Santiago de Chile, Papetee (Tahití) y Lima (Perú), esta última ruta inaugurada en 2012. Pero por ahora es la única manera rápida de recorrer los 4000 kilómetros que, como mínimo, lo separan de los otros destinos. Existe un carguero que ocasionalmente acepta pasajeros tardando una semana desde Valparaíso y que viene a tener los mismos costes que si se tomara el avión, por lo que nadie o casi nadie llega a la isla sin utilizar los servicios de la compañía de bandera chilena. Las cuestiones de transporte terrestre al/desde el pueblo por parte de los turistas que arriban a la isla están solucionadas, ya que éste es un servicio que los hoteles, cabañas, pensiones o incluso el camping, deciden cubrirle de forma gratuita al visitante llegando a recibirle con collares de flores al estilo Hawaii. En el caso de viajar a la isla sin el alojamiento contratado en el propio edificio hay personas que informan de las distintas opciones en una larga mesa, por lo que se puede negociar la estancia allí mismo. Hay presencia incluso de los responsables del único Camping de Isla de Pascua, el Mihinoa, por lo que el transporte a/desde los respectivos alojamientos no son problema alguno para los viajeros. En cuanto al aeropuerto decir que es pequeño pero posee tiendas para comprar regalitos de última hora y cafeterías donde tomarse algo, aunque no de mucha enjundia y siempre más caras que fuera del Aeropuerto, tal y como suele suceder siempre en estos espacios.
Islas en Isla de Pascua
Isla de Pascua
(5)
Si quieres recorrer parte de la historia perdida de la Polinesia y llegar al lugar más apartado del mundo, no puedes dejar de ir a Isla de Pascua. Verás volcanes durmientes, la fábrica de Moais, comer atún y más... Solo tienes que estar dispuesto a disfrutar.
Islas en Isla de Pascua
Costa sul de la Isla de Pascua
(4)
Al otro lado de la costa sur de la isla de Pascua, las aguas azules son increíbles, donde nos encontramos con hermosas rocas volcánicas que forman paisajes muy interesantes. Hay varias hectáreas Ahus (juego de moais), como Ahu Vaihu con sus moais, que se encuentran en el suelo, y Ahu con el mayor número de moais de la isla. El Ahu Tongariki tiene quince moais y es uno de los monumentos más importantes de la isla.
Monumentos Históricos en Isla de Pascua
Ahu Tahai
(5)
Es el complejo más grande e interesante a poca distancia desde Hanga Roa, la principal y única ciudad que hay en Isla de Pascua. Personalmente creo que es el mejor lugar para comenzar a empaparse de la cultura Rapa-Nui y ver los primeros moáis del viaje. Igualmente es el rincón más apropiado para no perderse un solo atardecer, puesto que uno puede obtener esa visión idílica del Sol enterrándose a espaldas de una fila de moáis que se recorta levemente en el horizonte. Ahu Tahai (recordemos Ahu significa “altar”) es un complejo arqueológico en sí mismo con dos plataformas de moáis (una con cinco y otra con uno solo, pero de los más bellos en Rapa Nui), sin olvidarse de otras construcciones en piedra que pudieron tener que ver con la vida en la aldea y con cierta simbología ceremonial. El primer altar, el principal, nos muestra cinco moáis en distintos estados de conservación, estando en mejor estado el de la izquierda y menguando hasta llegar a la derecha, que es apenas un resto de lo que fue en su origen. El mar queda a sus espaldas, como en la mayoría de los moáis de la isla, que se encuentran en la costa, supuestamente mirando de cara a donde estuviera la aldea. El segundo altar posee un espigado moái (Ko Te Riku) con un moño de piedra roja conocido como Pukao y con la particularidad de ser el único de toda la isla que posee ojos. En su origen se cree que todas las cuencas de los ojos de los moáis estaban rellenas de coral, pero sólo a este se le ha repuesto para comprobar cómo quedaba y utilizarlo en escenas de la película dirigida por Kevin Reinolds en 1994 (Rapa Nui). Su mirada se pierde en el cielo, en esas estrellas que por las noches iluminan por sí solas toda esta isla perdida en el Océano Pacífico. Para las fotos lo mejor es ir por la mañana, saltarse las horas centrales del día y regresar sin excusa para la puesta del Sol. Es el mejor regalo con el que culminar un día en Isla de Pascua y dar las gracias por estar presenciando semejante espectáculo. Lo mejor de todo es que queda a 10 minutos caminando desde Hanga Roa. No tiene pérdida y merece mucho la pena.
De interés turístico en Isla de Pascua
Ahu Vaihu
La costa sur de Isla de Pascua es accidentada y solitaria, con acantilados en los que rompen las olas con vehemencia formando cuevas y provocando saltos de espuma de mar de varios metros. Es allí donde se evapora cualquier imagen de serenidad o Paraíso, pero donde la realidad se vuelve aún más impresionante. El adjetivo remoto recobra todo su sentido en lugares como Ahu Vaihu, un altar con ocho moáis derribados y sus respectivos tocados (pukaos) que rodaron en el suelo hasta clavarse definitivamente. Esa es la imagen, sin conservantes ni colorantes, que se encontraron los primeros colonos europeos al llegar a la isla, puesto que ni un solo moái de Rapa Nui quedaba en pie en el Siglo XVIII. Las guerras tribales y el apagón de una tradición milenaria hicieron sucumbir todos estos centros ceremoniales convertidos ahora en señales de una época de la que se sabe muy poco. La escarpada costa sur, utilizada para ir desde Hanga Roa a los 12 moáis de Ahu Tongariki, está repleta de restos de la Rapa Nui de los moáis, siendo Ahu Vaihu uno de los emplazamientos más destacados. Cuerpos de piedra volcados, sombreros rojos de escalas asombrosas que eran más altos incluso que yo, un círculo de piedras de misteriosa explicación… Y el mar bravío de fondo impidiendo que el silencio fuera total. Junto a Ahu Akahanga constituye una de las visitas más interesantes de complejos arqueológicos derribados en la costa sur de la isla.
Cuevas en Isla de Pascua
Cueva de las dos ventanas
(1)
Al tener la isla de Pascua un origen volcánico, existen numerosos túneles de lava bajo la superficie, muy interesantes de visitar. Uno de los más visitados es esta cueva, situada a pocos kilómetros al norte de la capital, Hanga Roa. La entrada es realmente pequeña y no está muy bien señalizada así que tendréis que estar muy atentos para no pasarla de largo. Esta pequeña cueva, a la que es muy recomentable entrar con linterna (me parece peligroso entrar si no se tiene), acaba con dos salidas hacia el mar, a media altura de un acantilado.
Inspírate con las mejores listas de la comunidad

Cosas que visitar y que hacer en Isla de Pascua

Es una isla de Chile ubicada en la Polinesia, en medio del océano Pacífico, y uno de los principales destinos turísticos del país debido a su belleza natural y su misteriosa cultura ancestral. Uno de los puntos más importantes que hay en Isla de Pascua es el Parque Nacional Rapa Nui,
declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1995.

Este parque es uno de los lugares que ver en Isla de Pascua más significativo y alberga grandes atractivos como los moáis que son estatuas y los ahu, pequeños altares construidos con roca volcánica por los antiguos habitantes de la isla. Dentro de las cosas que ver en Isla de Pascua y concretamente en este parque, también están los volcanes Rano Kau, Rano Raraku y Rano Aroi.

El museo más importante que visitar en Isla de Pascua es el Museo Antropológico Padre Sebastián Englert, el cual alberga una gran colección de piezas del legado cultural de la isla. Tiene además fotografías, archivos de música tradicional y el único moái femenino encontrado. Además de éstos, hay otros muchos sitios que ver en Isla de Pascua, los podrás encontrar en la información turística de la ciudad.

Y sobre las cosas que hacer en Isla de Pascua sin duda es bucear. Sus aguas claras permiten ver la diversidad de peces y los arrecifes de coral.