Venezuela
Experiencias de los viajeros en Venezuela
Enriqueaguilar

Mi gris viaje a Venezuela

Una vez aceptada mi participación para impartir dos conferencias en Venezuela, estaba listo para acudir a un País que admiraba al menos desde la información que yo tenía u cabe hacer mención que es probable que mi apreciación haya sido solo mala suerte y no sea la realidad, pero cuento como sucedió, y aclaro, puede ser que me equivoque en todo, pero es lo que al momento siento una vez bajando del avión.

Después de un vuelo de madrugada, y llegando a un aeropuerto a mi parecer sucio, gris y triste encontré con malas caras por todos lados, la mayoría te voltean a ver con cara de fastidio, sospecha, enojo y prepotencia, pésimo servicio desde que llegas hasta que sales, pocas excepciones claro, pareciera política nacional, después el primer encuentro con una persona amable y me dice "Busca cambiar dólares, yo le digo con quién" obviamente era ilegal, le dije "no gracias", desde ahí empezó mi realidad de Venezuela, inmediatamente pasé a la línea aerea que me llevaría a la Isla de Margarita "CONVIASA" después de una hora formado, la señorita me dice en tono de megaflojera "No, en un rato más le documentamos la maleta", Sopas, bueno dije vamos a desayunar, y primero pasé a un lugar de venta de refrescos para comprar una coca, me dice "son 11 bolívares", le dije y en "dólares cuanto sería?", me hace una cara de fastidio y enojo con la mano hace una señal de tipo "aquí no" y voltea la mirada para continuar viendo su novela, en todos lados fue así, para sorpresa mía ninguna casa de cambio (estaba ya en la zona de vuelos nacionales), entonces sin desayunar, sin agua, desvelado, cansado procedimos a acomodarnos en el suelo recargados en una pared ante la vista de sujetos que no dejaban de ver mi iPhone, por lo que procedí a abrazar mi maleta y esperar a que el tiempo avanzara, dos horas después me volví a formar y otra chica me atendió, de la misma forma de megaflojera que la anterior, pero por fin registró mi maleta que ya había sido abierta a la llegada al aeropuerto de Caracas y toda revuelta. Bueno, pasamos la revisión nuevamente y entramos a la zona de espera, un verdadero caos, parecía la México Tapo de los ochenta, todos corriendo de un lado a otro, más que el de Bogotá, filas de gente enojada y pues preguntamos a la chica del mostrador de la sala donde me correspondía la salida y después de preguntarle amablemente "disculpe, aquí es para Isla de Margarita" y me dice en tono prepotente "Allá están los de la aerolínea", creo que hubiera sido menos cansado para ella decir "si". Fui con la de la aerolínea y en el mismo tono me dijo "si en una hora embarcamos en la 7, ahí esperé". Esperamos en la sala 7, la gente llegó y llegó, ya eramos un buen, la hora de salida ya había pasado (vuelo retrasado) y se escucha "a los de Porlamar (Pueblo dentro de la Isla) estamos abordando en sala 8", saz y todos a Correr rumbo a la puerta 8, ahí vamos mas de cien pasajeros como tratando de subir a la ruta 7, que show. Bueno ya subimos y las aeromozas igual de gestosas, pero por fin tenía agua que beber, pero parecía cultural el asunto ya que en Colombia no fue así. Salimos del aeropuerto, pero hasta eso parecía desorientado, aceleraba el piloto y después frenaba bruscamente y saz, va a aterrizar un avión y bueno por fin salió rumbo a la Isla, durante el trayecto en el mar miles de puntos blancos en el mar, parecía basura, ojalá que no, pero hasta donde había visto de un aeropuerto sucio, triste y gris.

Llegué a la Isla, enorme y a pasar por el equipaje la primer persona de buen trato, la chica de información turística, me dio unas calcomanías de Venezuela, ahí ya me esperaba alguién con mi nombre que bien, lo saludé y muy amable nos dirigimos a Porlamar en la zona donde iba al hotel, empezamos a platicar, pero quedé maravillado de la experiencia del chofer, era capitán de buques, había estado en Qatar, Cuba, Tunez, etc y me contaba sus hazañas y yo quedaba embobado de lo que platicaba, etc y al final dijo, bueno, también hacemos esto (ser chofer). Llegué al hotel, calor a todo lo que da, varias personas en mostrador y me formé, lo mismo, caras de enfado o enojo por las empleadas del hotel, al parecer la politica de calidad de servicio es inexistente, bien lo decía el chofer, falta mucha atención al turista y visión de negocio, y si se notaba, una Isla llena de oportunidades turísticas que podría competirle a Cancún o Varadero los destinos turísticos, pero no, parecía que había llegado a una mezcla de guayabitos, con Mazatlán (no turístico, la habana vieja y los caminos de sinaloa o nayarit, pero no tan buenos). El hotel mal ubicado y solo una calle separaba al hotel de la playa y que creen, la puerta cerrada todo el día, tenías que tomar un autobus para que te llevara a la playa. Mala ubicación, sin visión. Al llegar al mostrador después de media hora, la chica de recepción me dijo, Nop, pasé con los organizadores del evento al salón de conferencias y listo vamos para allá, entro y decenas de estudiantes que habían llegado y estaban haciendo el registro, por fin me logró colar hasta la mesa del registro en el fondo y muy amablemente pregunto a una chica que se veía de lejos amable "disculpe, sabe donde puedo encontrar a Marisol" (la que me había contactado para impartir las conferencias), y la señorita me volteó a ver con una cara de desprecio que jamás me habían hecho, ni siquiera me contestó, solo volteó me hizo una cara inigualable y siguió escribiendo, saz, quedé frío y decepcionado de mi visita al cual tenía pocas horas de haber llegado. Pues fuí buscando a Marisol y nada, hasta que encontré a un joven del evento de pelo chino de ojos claros muy amable, y ya me llevó a la recepción y después de dos a tres vueltas me dijo, listo ya está su reservación, puede pasar a cuarto y listo me dirigí al cuarto, en donde el control de la televisión nunca funcionó (a pesar que lo cambié dos veces) la comida del hotel era simplona sin chiste e igual en la atención era el mismo caso. Eso si, no podía comprar nada, todo era en Bolívares y no en dólares, zona turística sin dólares, increíble, ni en Cuba siquiera. Al día siguiente vinieron las conferencias, en la mañana un grupo numeroso y con pocas preguntas, aunque recibí buenos comentarios en twitter, realmente esperaba al menos la mitad de los que había recibido en Colombia, donde hubo desfile de toma de foto. Ya en la segunda conferencia, todo mejoró, y ahora si los comentarios en twitter fueron mayores, más preguntas y tomas de foto, de ahí me quedé para ver la conferencia de Alex Barrios, un showman que ya tiene bien pulida su presentación y su empresa que vende capacitación, muy buena presentación. Al final platicamos un poco, muy agradable él y sus acompañantes. Ahora era el turno de regresar, pasó el chofer temprano, para eso mi celular no daba señal, solo intermitente con Digitel. Ya regresamos al aeropuerto y se fue por un camino diferente, entre montaña y cerca de la playa. Una isla con mucho potencial, pero al menos 20 años de retraso comparado con un Mazatlán, Puerto/Nuevo Vallarta y muy lejos de Cancún, sobretodo en infraestructura y atención al turista. Llegué al aeropuerto, fui por mi pase de abordar me lo dieron y ya iba de salida y me dijeron, vaya a a pagar el impuesto de salida, como en Cuba, se me hizo extraño y ya fui a pagar y saz me dicen que dólares no y pregunto en donde está la casa de cambio y me dicen "está cerrada", y "luego como les pago si no aceptan mis dólares?", me dicen vaya al duty y dígale a la encargada que le cambie, voy con ella y me dice, si, pero solo son 7 bolívares por dólar, ok?, le dije, si claro, y me cambió unos cuantos billetes, por fin tenía moneda Venezolana (ya partiendo) y listo pagué y tenía la referencia de cuanto valía el dólar. Llegué a Caracas y busqué a la persona que se supone me buscaría , no estaba y caminé hasta la terminal internacional para sacar pase de abordar ya que en el vuelo de venida a Venezuela me había tocado en medio de asientos, de noche y muy incómodos, no pude dormir nada y quería ver si había ventanilla. Pues entro a la terminal internacional y luego luego una persona de camisa blanca con corbata y un gafete que decía seguridad me interceptó "a dónde va?", le dije voy a Aeroméxico, me dice en viéndome con cara de sospecha "pero eso es en las mañanas", le dije si pero voy por mi pase de abordar, me dice "ok, pase" más adelante llego y no hay módulo de aeroméxico, es decir hasta mañana haríamos la selección del asiento. Fui a cambiar dólares, por fin una casa de cambio, en donde me tardaron 30 minutos en cambiarme 180 dólares y le sacaron fotos y fotos a mi pasaporte y me dieron cerca de 750 y me dijo la chica "es a 4 Bolívares por dólar" quedé frío, casi la mitad de lo que lo había dado en el duty (era el primer robo, el gubernamental, mas la
comisión claro) y salí para tomar un taxi, y me dijeron ve con los de afuera que tienen gafete, todos tienen gafete, bueno salí y uno me dice muy paternal, no te preoupes ya viene el taxi, me subi y me lleva al hotel a escasas 15 cuadras, en una de ellas da 3 vueltas y le digo cuanto es y me dice "son solo 150 bolívares", o sea cerca de 500 pesos Mexicanos (era el robo número dos del día), llegué al hotel "la Parada" y quería pasar y la chica de seguridad mal encarada no me abría hasta que le dije que tenía reservación y con su mal carota me abrió pero viéndome con cara de sospecha, después ya una señora muy amable me atendió mientras el dueño regañaba a todo empleado que pasaba enfrente de él, mientras me explicaba que el Internet (tienen su publicidad principal como "Hotel para viajeros con Internet gratis"), no funcionaba, saz, bueno por fin me llevaron a la habitación un botones mal encarado que trataba la maleta de forma brusca, después de unos cuantos cuartos, llegamos al cuarto y lo vi y me dió claustrofobia, pequeño, sin ventana al exterior, todo cerrado en menos de 3x3 metros. En fin dije "es solo una noche" y salí a ver el entorno de las calles y comer. Todo era sucio, perros por todos lados sin dueño, basura regada y todo gris. Llegué a un restaurant tipo el pollo felíz, pedí un pollo y un refresco, total, igual 150 bolívares, es decir 500 pesos (robo 3) me quedé pensando en la comida de Macomeno o el Rincón Gaucho y dije, "por eso extraño México" ni hablar. Compré un subway para no salir de noche, ya que las miradas a mi iPhone eran incómodas. Regresé a mi habitación y empieza el desfile de "cucarachitas" por el cuarto y el hotel, ahhhhh!!!!, asco total, se supone que es un hotel de lo más adaptable ya que la mayoría de pasajeros de vuelos se quedan ahí, pues teníamos entonces compañía de esos insectos en la noche. En la mañana entro a bañarme con agua fría a las 4:30am y a correr a la salida en donde nos llevaron al aeropuerto, llegué y ya había una fila pronunciada de aeroméxico, después de 1 hora llegué a mostrador y documenté mi maleta y ya estaba con mi boleto de ventanilla y salí sonriendo rumbo a entrar a la zona de salas cuando un sujeto con camisa blanca, con una cintilla que decía seguridad y un gafete (pensé igual que el de ayer), me intercepta y me dice "a dónde va?", le digo a las salas para mi vuelo, me dice amablemente "le apoyo, venga para acá (a una ventanilla), saca una pluma y llega otra persona (de color), con apariencia similar también con gafete y me dice yo le ayudo, le van a dar trato preferencial, e ingenuamente pensé "vaya, por fin alguien amable aquí y claro que les daré propina pensé", al terminar de llenar mi formulario y simulando hablando por radio me dice uno de ellos "son 200 dólares", le dije de que?, y me dice con mirada y en tono amenazante "te vas a poner bravo?", lo miré fijanente al rostro y le dije no, aquí están, me acompañaron hasta la entrada mientras uno de ellos saludaba a un comandante de la policía con traje militar y todo, al parecer para darle su parte (robo número 4) llegué a la puerta de entronque indignado, me registré y no los volví a ver, sentí un alivio porque en la maleta de mano traía mi Mac, mi iPad y mi Nikon.

Pasé por aduana con una sonrisa, no estaba enojado, estaba sonriendo primero por confirmar mi teoría que en Venezuela muchas cosas son un caos, se acerca a un colapso general económico por el absurdo control de divisa, es una bomba que a México perjudicó en los ochenta y noventas y está llena de corrupción desde la llegada hasta la salida, la confianza con la que el Comandante de policía o ejercito saludó a uno de los tipos que me asaltó, me hizo sentir que hice lo correcto, no meterme en problemas en un país que lo que menos me ha demostrado es justicia.

Llegué a la sala de salidas por una coca cola y unos doritos, por ambos 100 pesos. (robo número 5) y un llavero sencillo para mi Mamá (180 pesos). Pocos norteamericanos o Europeos, incluso menos gringos que en Cuba o Colombia. Decepción total.

Por fin tomé mi vuelo a ciudad de México, ahora estoy convencido de que quienes abrieron mi maleta fue en el aeropuerto de Caracas, no los de Aeroméxico, pero bueno, es especulación. Ahora llegando al DF, vamos a ver si falta algo o todo.

La verdad me voy con un sentimiento de decepción en el cual definitivamente no regresaría a Venezuela, a diferencia de Cuba, Colombia y Estados Unidos donde el trato fue muy diferente. En Colombia la frase es "El riesgo es quedarse", en Venezuela debiera de ser "El riesgo es que te asalten?".

Ya llegué a México y las maletas están completas, claro, ahora le tuve que poner candado a todo. Y ahora me tocó semáforo rojo y ni hablar, a revisar mi equipaje en la aduana nuevamente.

Al salir para cambiar mis dólares, me dirigí a pagar el estacionamiento, total son 900 pesos, y le digo y la promoción que dice que por 4 días son 400 pesos y me dice, se puede esperar 3 horas mas y ahora si son los 4 días, me dió risa y dije "me estás diciendo eso en serio?" y me dice la chica si, y dije bueno, ni hablar "no se puede enseñar a un mono a tocar el piano", y dije, solo falta que llegue al coche y tenga algo, y si, un raspón del lado derecho, regresé a casa y por fin ahora si todo ya bien.

Lo mejor:
Los asistentes a la conferencia, haber charlado con ponentes y alumnos, sin lugar a dudas lo mejor. La charla con el chofer capitán de buques.

Lo malo:
La corrupción que desde que llegué hasta que salí, estuvo presente en todo momento.
Javier Pellicer

Venezuela increible

Fredter Rodriguez

VENEZUELA, el mejor RINCON del mundo

Desde una hermosa flor hasta un excéntrico abejorro
Paula1Paula
Heavyeskizofrenico
Comparte tu experiencia Tus opiniones y experiencias sobre Venezuela ayudarán a otros.