Trujillo
Experiencias de los viajeros en Trujillo
--
Cargando...
Serviajera

Turgalium, como la llamaban los roman...

Turgalium, como la llamaban los romanos, o Torgiela, como se llamó durante la dominación musulmana, es una preciosa villa medieval amarronada trepada sobre un promontorio rocoso. Su muralla y la Alcazaba datan del siglo X, aunque la mayoría de sus edificios más impresionantes son del XV y XVI, cuando Trujillo floreció gracias a las riquezas que algunos audaces trujillanos trajeron de la recién descubierta América. Toda Extremadura ha parido hombres aventureros, pero es a Francisco Pizarro, nacido en Trujillo, al que le cabe más que a nadie el título de Conquistador.
Intrépido héroe según algunas crónicas y un completo salvaje según otras, el Conquistador del Perú vino al mundo en 1476, hijo bastardo de la pequeña nobleza de la región. Dueño de una vida llena de glorias y miserias, su figura ha quedado plasmada en la imponente estatua ecuestre que domina la Plaza Mayor. La gran plaza parece un compendio de historia del arte por la variedad de estilos arquitectónicos que la rodean. La iglesia de la Sangre es barroca, la de San Martín, de líneas gótico renacentistas. Los palacios de la Conquista, construidos por la familia de Pizarro, son una muestra del plateresco. La fachada del de los Carvajal y Vargas es del siglo XVII y el de Piedras-Albas tiene influencias florentinas.
Subiendo desde la plaza se llega a la Alcazaba. Su torre depara unas vistas increíbles. Trujillo, a pesar de estar enclavada en la piedra, parece una proa de barco, y el paisaje rural que la rodea, un increíble mar. Será por eso, tal vez, que la ciudad ha sido madre de aventureros.
Jose Antonio Gámez Mangas

Trujillo es una de las poblaciones má...

Trujillo es una de las poblaciones más interesantes para el turista de la provincia de Cáceres. Se encuentra al este de la capital de la provincia sobre una colina granítica que domina la llanura que la circunda.

Este privilegiado emplazamiento ya fue elegido por la tribu celta de los vetones por su valor estratégico militar y fácil defensa por los celtas para el establecimiento de un castro celta al que llamaron “Turaca”.

De la dominación romana queda una necrópolis cercana a la Puerta de Coria. En esa época a Trujillo se le dio el nombre de “Turgalium”.

De los tiempos visigodos no queda apenas información.

Los árabes establecen en la población una de sus principales plazas militares defensivas (siglo X) dándole el nombre de “Torgiela". Se trataba de la tribu berebere de los Nafza.

El primer rey castellano en intentar la conquista de la ciudad fue Alfonso VIII en 1186, lo consiguió, pero años más tarde volvió a manos de los almohades.

El 25 de enero de 1232 es conquistada por el rey Fernando III, El Santo, rey de Castilla, con la ayuda de las Órdenes Militares de Santiago, Calatrava y los Templarios dándole el nombre de Truxellum. Según la leyenda la Virgen de la Victoria tuvo un gran papel a la hora de tomar la población, convirtiéndose en la patrona de Trujillo.

Después de la reconquista de la ciudad se estableció en la población la nobleza gracias a los privilegios que otorgaba el Rey a los caballeros participantes en la reconquista. Algunos de estos linajes fueron los de Altamirano, Bejarano, Chaves, Orellana, Pizarro y Añasco.
Saudade

Éste es un buen destino si nos gustan...

Éste es un buen destino si nos gustan los lugares pequeños y con encanto.

Está situado en la provincia de Cáceres, a este de la capital de la provincia y sobre una colina divisándose desde la población la llanura que la circunda.

Es una pequeña ciudad con un casco histórico hermoso y cuidado, cuando uno se adentra en sus callejuelas se traslada a la época medieval casi sin darse cuenta.

Es un lugar para recorrer a pie, despacio y sin prisas.

Imprescindible contemplar su Plaza Mayor, en la que confluyen las calles más importantes de la villa. En el centro de la misma se encuentra la estatua ecuestre de Francisco Pizarro, conquistador de Perú. Rodeando la plaza se encuentran varios edificios de gran belleza y obligada visita, como la Casa de las Cadenas, el Palacio de los Marqueses de Piedras Albas, el Palacio de la Conquista, la Iglesia de la Sangre...Y una infinidad de casas extremeñas.

En la parte alta se encuentra el castillo del S.X, que permite desde su localización una vista panorámica de Trujillo.

Por sus callejuelas empedradas, sus edificios, su excelente conservación vale la pena acercarse a Trujillo.
Pedrolo

Trujillo es una preciosa ciudad medie...

Trujillo es una preciosa ciudad medieval situada en Cáceres, como a un par de horas de Madrid por la A5. Y sin lugar a dudas es un lugar que merece una parada e incluso un fin de semana por sí mismo. Calles antiguas y empedradas, historia que se respira en cada paso, vistas inigualables y rincones por explorar convierten este sitio en un auténtico espectáculo turístico. Su plaza, su castillo, sus míticos lugares para comer, como La Troya, sus migas, su jamón, su Torta....

Una bella ciudad que merece que te pases por allí y te dejes llevar. Nunca te arrepentirás. Además, está al lado del Parque Nacional de Monfragüe, otra maravilla que no te puedes perder.
Nosotros, de vuelta desde Sevilla, aprovechamos para parar allí, comer algo y retomar fuerzas. Y mereció la pena.
Antonio Miguel Estévez Estévez

Tierra de granito y de conquistadores.

En nuestra ruta de un día de otoño por Extremadura, visitamos Trujillo, cuna de los conquistadores y colonizadores, Pizarro y Orellana.

Donde el urbanismo y la arquitectura de sus calles, plazas, edificios y monumentos, transmiten al viajero el recuerdo de ser una importante ciudad medieval española, donde nacieron ilustres participantes en los acontecimientos históricos de relación entre España y el Nuevo Munto.

Al pasear por la Plaza Mayor y sus alrededores, pudimos disfrutar de su ambiente de bares y tiendas durante un día soleado de otoño.

¡¡Habrá que repetir la visita!!.
Diego Molina

Visita a Trujillo

Buen sitio para pasar el día, ciudad medieval muy bien conservada, con muchos sitios para visitar a 1,40€ por personas, todos ellos con interés de conservación claro esta. Muchos sitios para comer bien, nosotros optamos por La Troya, quien por 15€ quiera una estrella michelin que no vaya, pero para nosotros fue genial.
Juliomñ

Tarde en Trujillo

Recomiendo la subida al Castillo desde la plaza.
Pasear por las calles y descubrir rincones de esta población de la ruta de la Plata.
Sentarse en sus terrazas o comer en sus restaurantes.
Merece la pena parar.
Daniel Hernandez Manzano

Voy a menudo a Trujillo y no me falta...

Voy a menudo a Trujillo y no me falta la cámara, todo allí merece la pena. Al lado de este parque hay unos churritos ricos, ricos, ricos, pero hay que madrugar. Y, como no, hay que ver el castillo y la estatua de Pizarro.
Comparte tu experiencia Tus opiniones y experiencias sobre Trujillo ayudarán a otros.
GUARDADO EN
3,75 sobre 5 (4 votos)
MUY BUENO