Madrid
Experiencias de los viajeros en Museo del Romanticismo

Museo del Romanticismo

Cómo llegar
Teléfono
Web
Guardar Añadir tu experiencia
Macmuseo

Recientemente se ha inaugurado la...

Recientemente se ha inaugurado la remodelación del Museo del Romanticismo, anteriormente llamado Museo Romántico.

Tras más de nueve años cerrado y ocho en obras, nuevamente se han abierto al público sus salas y ya se puede disfrutar de sus fondos.

Una vasta colección de objetos de la época y un nuevo planteamiento museográfico con dos recorridos esenciales, uno ambiental y otro temático, para desembocar en una sala donde nos podemos sentar a leer, charlar o jugar con cuatro de las pantallas interactivas en las que se proponen distintos juegos y preguntas sobre algunos de los temas del museo.

Como final, se puede contemplar una fantástica maqueta del edificio, representando una gran casa de muñecas en la que nos podemos asomar a cada una de las ventanas para ver distintas escenas del interior de la casa y que hace las delicias de los visitantes.
Medinalogo

Escribe un título que resuma tu exper...

Este museo se ha convertido en estos días en un punto de atracción merecida. Después de 9 años de permanecer cerrado al público su apertura ha provocado un auténtico aluvión de visitantes que deben de esperar a que las salas se vayan desalojando para que los empleados del museo puedan dar acceso a las mismas a otros visitantes.

Las obras aplicadas desde hace siete años bajo diseño del arquitecto Ginés Sánchez Hevia según el proyecto museológico de Begoña Torres, directora del museo, lo acondicionaron para transformarlo en luminoso exponente de la proyección civil, la vida doméstica y la intimidad hogareña de la España decimonónica. La apuesta de Begoña Torres se propone el trazado de un nuevo relato "a base de componentes históricos y políticos de contexto para obtener la recreación cultural plena del ambiente romántico en una casa de la alta burguesía, con todo su aparato ornamental y sus espacios de género y rango diferenciados: Desde el infantil al masculino-fumoir, despachos, billar, gabinetes-; el femenino -boudoir, salas de estar, coquetas- y el del servicio, que, en la época, quedaba orillado hacia los áticos o los sótanos".

Entre las mejoras incluidas destaca la reordenación de su circuito interior según un relato que pone en valor los riquísimos fondos ornamentales dispuestos en sus 26 estancias. Los espacios de grandes dimensiones, como el espléndido Salón de Baile -provisto de un piano Pleyel que perteneció a Isabel II, referencia femenina perenne a lo largo de todo el museo- y los comedores, saletas y dormitorios, han sido retapizados con sus lienzos originales cuando ha sido posible o, cuando no, con labores de nueva hechura, explica Torres. Pinturas de Vicente López, Antonio de Esquivel, Federico de Madrazo o Antonio Carnicero, más espléndidas series de dibujos de Leonardo Alenza, así como polícromos óleos del costumbrista Valeriano Bécquer, jalonan sus muros y trazan una narración plástica útil para comprender aquel movimiento vital que alentó a los mejores espíritus de su siglo.

Los fondos bibliográficos del futuro Museo Nacional del Romanticismo son deslumbrantes, con colecciones completas de primeras ediciones de precursores del Romanticismo tan difícilmente localizables en España como las de los alemanes Novalis y E. T. Hoffmann. El museo atesora todo un repertorio de objetos de moda en aquellos años, desde agendas de baile hasta abanicos, así como misales de casamiento, tarjeteros, polveras, pitilleras, cajitas de rapé, nácares y alabastros, además de vajillas. "Cada objeto, dentro del plan, informa de un aspecto de la organización de la vida cotidiana de entonces", dice la directora.

En el mobiliario destacan las marqueterías y ebanisterías, los divanes, damascos, sillerías y una variedad de chimeneas que informan cabalmente del aura íntima que envolvió los hogares de aquella época, moradas de individuos de ambos sexos signadas y escindidas entre el sentimiento apasionado, el progresismo político y el culto al pasado medieval, sublimados por un retador sentido de la libertad.

Todo ello ha pervivido por el primigenio esfuerzo del marqués de Vega-Inclán, prócer visionario que ideara en la segunda década del siglo XX las líneas maestras del turismo español, cuya primera oficina instaló en San Mateo, 13, sede del museo.
Activar el traductor borracho

Traduce al español las experiencias en otros idiomas

ON
OFF
Ciro
ESP
ITA
Comparte tu experiencia Tus opiniones y experiencias sobre Museo del Romanticismo ayudarán a otros.
4,20 sobre 5 (5 votos)
MUY BUENO