Dublín
Experiencias de los viajeros en Molly Malone

Molly Malone

Cómo llegar
Teléfono
Web
Guardar Añadir tu experiencia
Aida Poulain

Nuestra amiga la "tetasfuera"

Mientras caminábamos sin rumbo por la ciudad de Dublín, en busca de un hot chocolate o algo calentito para beber, nos cruzamos con Molly, aquella mujer que vendía pescado a ritmo de "¡¡Mejilles y berberechos vivos!!"

Se trata de una estatua erguída en reconocimiento a una pescatera que, aunque no haya nada que demuestre que existió, el pueblo irlandés la tiene un especial cariño. Se dice que murió en la calle por una fiebre y que por las noches se prostituía.
Existen canciones que hablan de ella y que a día de hoy siguen sonando en vivo en los bares de la zona.

Os preguntaréis el por qué de mi título... Es curioso ver cómo todos l@s hispano-hablantes, pero sobre todo los hombres, se asombran a ver los pechos de la estatua!!! y mientras te estás tomando tu hot chocolate tranquilamente totalmente camuflada como una irlandesa más puedes escuchar: "Jooooooooofhgshjkfgskk con las tetas de la Molly!!!!" Es tan curioso como gracioso....

Está en frente del Trinity College y abre las puertas de la calle Grafton. Es una zona comercial, con muchas tiendas de ropa, zapaterías, restaurantes de comida rápida, pubs etcétera, pero nosotros, las dos cosas que más estamos explotando de esa zona son el centro comercial al lado del parque St Stephen Green y una tiendecita en la que venden café caliente, tés o un chocolate caliente para llevar (to take away) por 1€!! Está genial para calentar un poquito el cuerpo mientras paseas por ahí.
En el centro comercial os podéis coger algo de comer e ir al parque a disfrutar del lunch tirados en las campitas del parque con sus mini laguitos.

A un lado de la pescatera, suele estar un chico que escribe en el suelo con tizas de colores. Comenta un poquito su historia de cómo tuvo su empresa pero por la crisis la ha perdido y ahora se encuentra en la calle...
Y al otro lado, un señor disfrazado de Leprechaun que tienes que andar con un poquito de cuidado porque te estás sacando una foto con la estatua y si se piensa que le has sacado a él te pide dinero...

Ahí al lado está el estanco también, y si os gusta la lectura, una librería que vende libros de segunda mano (creo) a precios muy bajos, o por lo menos ahora.
Yola

Estatua, canción. Historia urbana o l...

Cuenta una leyenda urbana que la más bella de las jóvenes dublinesas del siglo XII, era Molly Malone, una joven vivaracha que vendía pescado con su carreta en la zona elegante, cerca de Grafton Street y Saint Stephen's Green, por el día, y su cuerpo a los estudiantes del Trinity College por la noche.

Molly recorría las calles de la ciudad, rodando su carreta cargada de "berberechos y mejillones vivos", como ella misma cantaba. Se dice que murió joven en las calles de Dublín, algunos dicen que de cólera y otros de fiebre tifoidea.

Cobró tanta relevancia social que se le escribió una canción, la cual se ha convertido en himno oficioso (que no oficial) de la ciudad, y ha obtenido el estatus de himno irlandés. Existen muchísimas versiones, pero parece que se le atribuyen los honores a James Yorkston, que publicaría la canción en la década de 1880, en Londres.

Tiene una estatua homenaje que se encuentra al final de Grafton Street, enfrente del Trinity College. La estatua de Molly y su carro es cariñosamente apodada, de forma coloquial "The tart with the cart" (la golfa con el carro).

Algunos nostálgicos aseguran que su espíritu vaga por las callejuelas de Dublín tarareando la cantinela.
Activar el traductor borracho

Traduce al español las experiencias en otros idiomas

ON
OFF
Philippe Trzebiatowski
ESP
FRA
Margherita Petrillo
ESP
ITA
Comparte tu experiencia Tus opiniones y experiencias sobre Molly Malone ayudarán a otros.
3,71 sobre 5 (7 votos)
MUY BUENO