Disfruta más de tus viajes
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
Entrar con Google +
Empezar a colaborar
¿Te gusta Los Raqueros?
Compártelo con el mundo
¿Dónde quieres ir?

Los Raqueros

info
guardar
Guardado

4 opiniones sobre Los Raqueros

9
Ver fotos de Carmen Pérez del Olmo Teira
9 fotos

Una cena de lujo

Esta semana he vuelto a Cantabria, después de casi dos meses sin ver a mi familia. La ocasión merecía una cena especial, y con ese objetivo nos dirigimos a "Los Raqueros", un restaurante estupendo situado en pleno centro de Santander, muy cerca de Puerto Chico.

Antes de nada, conviene aclarar el curioso nombre del local: "Raquero" es la palabra con la que se designaba a los chavalines marginales, en muchos casos huérfanos, que a finales del siglo XIX frecuentaban el puerto de Santander, y que sobrevivían gracias a las monedas que los curiosos les lanzaban al agua para ver cómo se arrojaban a por ellas. Esta palabra, cántabra a más no poder, ha quedado anclada en el vocabulario de la tierruca, y ahora se usa para designar a cualquier chico joven (o no), pillo y maleducado. No habrán sido pocas las veces que mi madre me ha regañado con un "¡Pero qué raquera eres!" =P.

Pero volvamos al tema que nos ocupa: el restaurante. Por suerte, el ambiente del restaurante "Los Raqueros" poco tiene que ver con los pillines que le dan nombre. Se trata de un local elegante, acogedor, con un servicio exquisito y unos platos a la altura.

Como ejemplo, diré el menú que nosotros elegimos esa noche, y del que podréis ver todas las fotos en la galería:

Para picar, pulpo braseado sobre espuma de patata. Sencillamente: ESPECTACULAR. Yo soy una fanática del pulpo, y no pierdo ocasión de comerlo siempre que puedo... pero éste, concretamente, estaba para mojar pan (¡y lo hicimos! esa espuma de patata no podía quedar ahí...)

Los platos principales de cada uno de los comensales fueron "Secreto Ibérico" para el padre, "Alcachofas confitadas" para la madre, "Lubina en salsa de carne" para la hermana menor, y "Taco de atún rojo en salsa agridulce" para una servidora.

Aunque sólo puedo hablar del atún, que fue lo único que tomé, por las caras, gestos y gemidos de mis acompañantes me juego el brazo a que sus platos estaban igual de buenos que el mío. Por mi parte, el atún rojo me encantó; de las cosas más sabrosas que he comido últimamente (viviendo sola en Barcelona, normalmente no puedo permitirme estos lujos... qué se le va a hacer =P): poco hecho, con un ligero aire "japonés" (por el pedazo trozo de wasabi que, sin quererlo, me metí de golpe en la boca, y que me hizo sufrir hasta hacerme saltar las lágrimas, creo que era el efecto pretendido) y sobre todo, muy muy sabroso.

Aunque no puedo decir a cuánto ascendió el precio de la cena con el vino, etcétera (esta vez no pagaba yo), como referencia os diré que las entradas rondaban los 15-17 euros (el pulpo y las alcachofas) y los platos principales, los 20.

En definitiva: una noche redonda: por el estupendo restaurante, y sobre todo por el hecho de ser la invitada, jijiji. ¡La próxima vez que vaya a casa, me aseguraré de repetir!
Carmen Pérez del Olmo Teira
1
Ver fotos de Ivan
1 foto

Nada de lo acordado en el menú: ni parte de los platos, ni en el precio de los raqueros

36 personas acudíamos a una cena en este local que seriá tristemente recordada como la cena del engaño

Cena la cual habíamos acordado previamente con Los Raqueros : cinco entrantes a compartir y de segundos o carne o pesacado, mas vino y el postre a 23,5 euros por persona como adjunto en el menú que nos ofertaron y aceptamos semanas antes.

Sin entrar a valorar la calidad de la comida , pues tiene sus mas y sus menos, señalar que en cada plato de entrante, las raciones eran muy escasas : El primer entrante, los gambones comimos uno o dos por comensal.
Además de los 5 platos de entrantes distintos acordados y que nos darían sólo nos sacaron 4 pues el “tar-tar ahumados con vinagreta” no nos lo llevaron a la mesa, sin saber el motivo. Tampoco sabiamos lo que nos venia a continuación:

El malestar por estar apretados por falta de espacio y mesas fue añadido a la tardanza en la salida de los platos. Ciertamente , tenían el local completo, pero ya tenían reservadas nuestras mesas de antemano y las otras también. Creo, humildemente que con habernos dicho que no podían alojarnos a todos por la falta de espacio hubiera sido suficiente y no mantenernos de esta manera tan incómoda.

Pero nuestra estupefacción máxima fue cuando , terminados los segundos platos nos indican los camareros que los postres son a compartir : uno para cada 4 comensales , cuando por el contrario , habíamos establecido con los dueños al encargar el menú un postre por persona, como en cualquier mesón, restaurante o casa de comidas, donde quiera que sirvan de comer al público. Era una situación tan ilógica.

No termino la cosa ahí: quedamos atónitos al final de tomar el citado postre "compartido", cuando nos llega la , camarera que había dirigido el servicio a nuestras mesas desde el inicio y nos aserta que debíamos abonar 2 euros más por persona , indica que la causa es por habernos excedido con el consumo del vino, cosa que no entendíamos, pues no era cierta. Nos decía, que era una botella de vino de 75 cl a repartir entre cada 4 personas (con lo que no da más que para un vaso y medio de vino por persona aproximadamente).

Y en el menú acordado no se había establecido nada de lo de “1 botella para cada 4 personas”. Pues ya estábamos poniendo todos los dos euros que requerían,( incluso los comensales que no tomaron ninguna copa de vino) y sin saber cuantas botellas habíamos consumido.

En resumen : las raciones de los entrantes habían sido escasísimas , faltaba uno de los 5 platos de entrantes acordados , el postre debíamos compartirlo , cada botella de vino era a compartir entre cuatro algunos fueron educadamente a hablar con la maitre citada a indicarla que todo ello no era lo acordado previamente del menú que encargamos, ni el precio, ni los platos , ni las cantidades. La chica solo nos decía que nos habíamos pasado con el vino , pero que como digo, nada se acordó del vino en el menú ni mucho menos nos pasamos, ya que muchos de nosotros sólo tomaron agua, además mientras veíamos que la comida que sacaban era menos de lo acordado, ellos seguían sacando el vino que dicen nos pasamos y para colmo al final nos cobran más dinero fuera de la oferta del menú.
Creo que es una forma muy desacertada de tratar a unos comensales que acordaron un menú días antes con la dirección.
Ivan

Lugar especial

Es actualmente uno de los mejores restaurantes de Santander. El trato es absolutamente acogedor, desde que entras por la puerta hasta que te despides con un hasta la próxima, porque siempre vuelves.

Es el restaurante ideal para ocasiones especiales. Estupendo para un almuerzo o una cena tranquila saboreando una cocina tradicional pero actual y sobre todo de mucha calidad. Es el sitio clave si quieres impresionar el paladar de los amigos más exigentes.

La carta de vinos es muy variada, con algunas referencias bastante curiosas, y las raciones abundantes.

Sitio indispensable en la gastronomía de Santander.
Juan Antonio González

Excelencia en el servicio

Estuvimos comiendo,al inicio de las fiestas de Santiago.
La primera impresión al conocer a los dos socios, de mano de un gran amigo, fue inmejorable.
El menú que dan al mediodía es de una gran calidad,acompañado de un agradable "caldo",en esa ocasión un vino muy rico.
La comida exquisita.Unos arroces muy sabrosos y con un main course bueeeniiiiiisimo.
Del postre,qué decir!!no te lo puedes perder.
Estoy deseando volver!
Rocco jr
Listo

Información Los Raqueros

Teléfono de Los Raqueros
+34 942 224 391
+34 942 224 391
Dirección de Los Raqueros
Calle de Bonifaz, 22
Calle de Bonifaz, 22
Web de Los Raqueros
santander.salir.com/los_raqueros_bonifaz_22
ver más