Latacunga
Experiencias de los viajeros en Laguna de Quilotoa

Laguna de Quilotoa

Cómo llegar
Teléfono
Web
Guardar Añadir tu experiencia
Paulinette

La Laguna de Quilotoa es un cráter...

La Laguna de Quilotoa es un cráter volcánico con una laguna en el centro, a 18 km de Zumbahua, en los Andes ecuatorianos.
En plena bajada, voy hablando con la gente, una pastora Quichua, unos niños… Sigo bajando por una parte arenosa, será difícil volver a subir, pero menos mal, tengo la intención de dormir abajo.

Me decepciono bastante al llegar abajo, ya que no hay nadie! Dos hombre tienen la casita que sirve de hotel, pero de momento, están ocupados con un grupo de niños consentidos recién llegados de la capital, con gorras americanas y tenis que cuestan un año de sueldo de por ahí, todo decepcionados porque su móvil no tiene señal. Una vez el grupo ido, el gerente me explica que un político corrupto se ha llevado todos los fondos que se destinaban al funcionamiento de la cooperativa y del refugio de abajo, que ahora sobrevive tal y como puede.

Me pregunta de donde vengo, y al ver que estoy armando mi tienda de campaña, me invita a quedarme en uno de los cuartos, “ya que no hay nadie, estarás mucho mejor a dentro”. Me ofrece un agua de panela con té, en la cual hundimos las galletas que me quedan, siempre menos peso que volver a subir a la vuelta. La panela es un pan de azúcar de caña grande y marrón, viene de una caña diferente a la que refinamos para hacer azúcar normal. Se echa el pedazo enorme en agua hirviendo, se deja un momento y se vuelve a sacar para usar más tarde. Tiene un sabor a miel, y se le agrega el té o el café, que se vuelve delicioso.

La bajada está genial, pero la subida muy dura! Se puede volver a subir a caballo si se quiere. Entrada de la laguna 1 dólar, el bus vale 0.5 dólar de Zumbahua, se puede dormir abajo para 7 dólares, arriba para 5 con desayuno y cena!
Fernando Decundo

Hermosos paisajes e increible laguna ...

Es un poco difícil de llegar, yo lo hice de manera individual en un colectivo desde Latacunga y luego un taxi desde Zumbahua.
Es increíble ver aparecer la laguna entra las dos rocas de la entrada. Desde ahí se inicia un descenso de unos 20 minutos hasta la orilla donde se puede rentar un bote, también se puede bajar en mula. Las vistas desde donde uno se pare son hermosas y el color del agua con las distintas tonalidades gracias a las nubes y al sol son increíbles.
Existe la posibilidad de acampar allí mismo en el cráter, pero hay que ir preparado porque no hay nada ahí dentro.
Antes del ingreso si puedes encontrar restaurantes u algún hotel pequeño para pasar la noche.
Vale la pena el viaje para visitarlas. en el camino se pude ver el Cañón del rió toachi que es interesante y en el pueblito de Zumbahua, los fines de semana suelen haber corrida de toros, en las que puede participar el que quiera.
Recomiendo llevar abrigo ya que esta a mas de 3000 mts, suele haber bastante viento y a veces lluvia.
Héctor De Mi Baúl De Blogs

La laguna de Quilotoa, uno de mis...

La laguna de Quilotoa, uno de mis recuerdos y rincones preferidos de viajes. Cuesta llegar, nosotros lo hicimos en autostop después de que te dejara el bus a principio del camino. Allá arriba es de los sitios más alejados de la civilización, y el premio, la Laguna. Os dejo más fotos.
Gustavors

Del sitio supe por casualidad

Llegué a Guayaquil sin saber casi nada de Ecuador, pero abierto (y atento) a aprovechar todas las oportunidades que tuviera para descubrirlo. Al día siguiente, conocí a Anita, ecuatoriana, y a Patrick, belga, quienes partían a Quilotoa. Me contaron de qué se trataba y acepté su invitación a embarcarme con ellos esa misma noche. Ellos llevaban una guía Lonely Planet de Ecuador donde sugerían el lugar, con todas las indicaciones para llegar, pero con tantas alternativas que costó decidirse entre ir directo a Quilotoa, o pasar una noche en Zumbahua o Latacunga, donde debíamos hacer escalas previas. Como llegamos temprano a ambos lugares, decidimos partir de inmediato a Quilotoa.

En Zumbahua nos subimos a una camioneta llena de serranos con sus ropajes típicos, que nos enseñaban a decir algunas palabras en Quichua. Eran muy amables, de risa fácil, y se alegraban de que fuéramos a conocer desde tan lejos. Al llegar, nos instalamos rápido en un hostal en la comunidad de Quilotoa que, pese a algunos problemas de fontanería, estuvo bien. Ya estaba anocheciendo y paseamos en penumbras por el lugar, que ya prometía. Luego, pasamos la noche compartiendo con la dueña del hostal y algunos turistas que andaban en la misma que nosotros.

Al día siguiente, fuimos a primerísima hora a conocer, ya con luz de día, el cráter y la hermosa laguna que lo distingue. Apenas se dejó ver, hubo un momento de silencio y bocas abiertas, y empezamos a caminar hacia abajo totalmente entusiasmados. Nos divertimos mucho sacando fotos desde distintos ángulos a medida que descendíamos. A cada paso que dábamos descubríamos cosas nuevas, paisajes imposibles, era como si el lugar se reinventara constantemente, no parábamos de sorprendernos. Me hubiera gustado tener o darme el tiempo de dar la vuelta completa al cráter, pero nos conformamos con pasear por un sector de él. Tampoco tuve oportunidad de arrendar un kayak que había abajo (aunque con el frío que hacía a esa hora, lo hubiera pensado mucho).

Luego se nos unieron Julia y Kathrin, dos chicas alemanas que alojaban allá, y juntos comenzamos una caminata de 6 horas hacia Chugchilán. Contamos con la ayuda de Anisito Díaz, un habitante del lugar, que nos cargó las cosas en su mula y nos guió en un camino no siempre claro, pero nunca difícil. La caminata fue alucinante, seguimos bordeando el volcán y nos dimos cuenta de lo inmenso que era, el color turquesa de su agua tomaba distintos matices a medida que seguía subiendo el sol. Después tocó bajar y subir una quebrada inmensa para llegar al ameno pueblo de Chugchilán, donde otra aventura comenzaría.

Aunque fueron sólo 24 horas las que estuve en el lugar, nunca me voy a olvidar de semejante paisaje, y de tanta gente amable que conocimos. Quedamos cansadísimos, pero a la vez energizados para seguir aprovechando al máximo la excelente oportunidad que teníamos de recorrer esos lugares tan recónditos para uno que viaja de tan lejos.
Luis Mariño Carrera

El hombre y el Quilotoa.

Somos lo que tratamos de cambiar de nosotros.
El Quilotoa, un lugar donde se escuchan los pensamientos.
Eli Cajamarca

Realmente la experiencia fue única

Fui de misiones ahí, y conocí tanta gente amable, de camino a la laguna desde Zumbahua se hizo como max. 7mnt. Desde arriba es una vista preciosa y es enorme (mucho), todos los misioneros nos decidimos bajar después de tanto pensarlo porque nos dijeron que la bajada cono 15 o 20mnts pero la subida era como 1 HORA mínimo, no lo creíamos pero igual decidimos ver que había abajo....
Bajando fue divertido.. Hay partes de piedras y rocas pero hay otra parte que hay mucha arena y fue como deslizarse en nieve...!!! Ujuuuu..!!! Al final llegamos y era mucho mas lino aun... No hay población alguna ahí abajo pero es tan pero tan grande...... Unos amigos igual misioneros pero de otra ciudad nos invitaron aun bote.. (para dos) así que bueno las muchachas aceptamos y cada una subió a un bote con un chico... El agua es friiiiiiiiiiiiiia...!!! Y aunque queriamos cruzar al otro lado de la laguna no lo hicimos... Esq como dije antes, es taaaaaaaaaan grande........ Llevabamos 15mnts en el agua y apenas y llegamos a la mitad... Fui interesante porque DA MIEDOoooooOO..!!! No hay nadie y eres como una hormiga en el estadio... DE VERDADDD..!!! Y aparte esas aguas son tan tranquilas... No hay peces ni nada........ MUCHO MAS MNIEDO....!!!!!!!!!!!! Nos regresamos ya después de tantas fotos en la laguna ya para SUBIR de REGRESO la montañAAA... Y ahora suban pues a ver si pueden................. Subiamos 20m. Y descansabamos 20 mnt. Esque se hizo tan difícil.... Al menos lo que al bajara era divertido(la arena que parecía nieve) fue orrendo....... En el camino nos encontramos con mas turistas que bajaban, y solo de ver nuestras caras de cansadooooooooooooos, parecía que ya no querían bajar........... Fue tan larga la subida pero muy agradable al fin..... Y mas aun la SATISFACCION que se siente al llegar y saber que hemos hecho un largo y MUY bEllO recorrido y lo logramos por completo sin rendirnos.... Ah y el haber hecho amigos..... Fue FANTASTICO.....
Activar el traductor borracho

Traduce al español las experiencias en otros idiomas

ON
OFF
Marie & Matt
ESP
FRA
Laurent Perugia
ESP
FRA
Joyce Casarini G Fernandes
Pablo Jaramillo
Comparte tu experiencia Tus opiniones y experiencias sobre Laguna de Quilotoa ayudarán a otros.
4,80 sobre 5 (5 votos)
IMPRESCINDIBLE