Disfruta más de tus viajes
Con la app de minube
Descargar
¿Dónde quieres ir?
Entrar con Google +
Empezar a colaborar
¿Te gusta Gente de Dongola?
Compártelo con el mundo
¿Dónde quieres ir?

Gente de Dongola

info
guardar
Guardado

1 opinión sobre Gente de Dongola

7
Ver fotos de mmozamiz
7 fotos

Dongola es una de las ciuades más gra...

Dongola es una de las ciuades más grandes del norte de Sudán y en ella habitan varias tribus, pero la más importante en la de los nubios (es normal porque es una ciudad que se encuentra en las orillas del Nilo, el lugar de residencia de estas tribus).
Una de las cosas que más sorprende de esta gente es que están acostumbrados a vivir sin apenas recursos. No te haces una idea de las gigantescas oportunidades que tenemos en los países occidentales hasta que conoces la realidad de pueblos como este. Aquí la gente no suele tener unas grandes ambiciones, se conforman normalmente con poder tener algo que comer cada día, y cuando consiguen alguna cosa a mayores (por ejemplo, cuando a los niños les regalas una camiseta o un caramelo) lo ven como un auténtico milagro, algo impresionante. Esto hace que sean personas super agradecidas. Además, sorprende muchísimo que a pesar de que no tienen casi ni para comer, te ofrecen todo lo que hay, compartir para ellos es una obligación y un placer al mismo tiempo.
El momento en el que más de cerca pudimos conocer el carácter y la forma de vida de estas personas fue en el hospital. Nos acercamos hasta este lugar dos días y allí encontramos todo tipo de personas. Es un lugar donde se viven sensaciones muy fuertes, porque, ves como va gente con enfermedades relativamente fáciles de curar y nadie puede hacer nada por ellos porque no tienen medios.
Como sólo hay un médico para toda la ciudad, la gente tiene que esperar a que el toque el turno y lo hace en el exterior del edificio, donde se han instalado camas y sillas. El médico es el mismo para todos, tanto para los niños como para los ancianos o las embarazadas, y si te quedas aquí puedes ver situaciones bastante duras. Por ejemplo, el niño que aparece en la foto estaba muy malito, creo que tenía malaria, y nadie podía hacer nada, ni la madre ni el médico. Es algo bastante duro. Eso sí, aquí se toman las cosas con una resignación impresionante y saben aceptar todas las desgracias. Es increíble, de verdad, hay que vivirlo.
Para llevar mejor estos momentos, la gente que está esperando se dedica a hacer tés para todos y a charlar de todo un poco. Es una experiencia impresionante que jamás olvidaré.
mmozamiz
Listo